Kuczyns­ki re­cha­za in­dul­tar a Fu­ji­mo­ri

La hi­ja del ex­pre­si­den­te re­co­no­ció ayer su de­rro­ta fren­te al can­di­da­to del PPK

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional - CAR­LOS OCAM­PO

Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki ade­lan­tó que no in­dul­ta­rá a Alberto Fu­ji­mo­ri, aun­que sí fir­ma­ría una ley «ge­né­ri­ca» que le per­mi­ta aca­bar de cum­plir la con­de­na en su do­mi­ci­lio. En­tre sus pri­me­ras de­cla­ra­cio­nes des­pués de que el res­pon­sa­ble de la Ofi­ci­na Na­cio­nal de Pro­ce­sos Elec­to­ra­les (ONPE), Ma­riano Cu­cho, anun­cia­ra los re­sul­ta­dos del 100 % del es­cru­ti­nio que lo da­ban por in­du­da­ble ga­na­dor, el lí­der de Pe­rua­nos Por el Kam­bio (PPK) acla­ró que «si el Con­gre­so aprue­ba una ley ge­né­ri­ca, no pue­de ser una ley per­so­nal, pa­ra que gen­te en su con­di­ción cum­pla el fi­nal de su con­de­na en su ca­sa, yo la fir­ma­ré», de­cla­ró a la re­vis­ta Se­ma­na Eco­nó­mi­ca.

Kucyzns­ki ex­pre­só sus du­das so­bre las in­ten­cio­nes de Fuer­za Po­pu­lar (FP), el par­ti­do que li­de­ra Kei­ko Fu­ji­mo­ri, que es ma­yo­ría en el Con­gre­so: «Ellos quie­ren que sal­ga por la puer­ta an­cha», di­jo en re­fe­ren­cia a que pi­den que el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal rec­ti­fi­que y anu­le la con­de­na.

Des­de que la ONPE anun­ció los re­sul­ta­dos del 100 % del es­cru­ti­nio, Kuczyns­ki sin­tién­do­se ya pre­si­den­te elec­to de Pe­rú, in­ten­tó con­tro­lar las ex­pre­sio­nes de ale­gría: «To­ma­mos es­te vir­tual ve­re­dic­to con mu­cha mo­des­tia». Fu­ji­mo­ri, en cam­bio, pa­re­ció en­mu­de­cer: ha­bía que re­vi­sar aún al­gu­nas ac­tas y, aun­que era muy im­pro­ba­ble ya que die­ran la vuel­ta al re­cuen­to, se re­sis­tió du­ran­te ca­si una jor­na­da a reconocer el triun­fo de su ri­val, has­ta que al fin acep­tó «de­mo­crá­ti­ca­men­te» el re­sul­ta­do an­te la pren­sa y le deseó, no sin iro­nía, «mu­cha suer­te a Kuczyns­ki y sus alia­dos de cam­pa­ña».

El pro­ce­so elec­to­ral con­clui­rá cuan­do el Ju­ra­do Na­cio­nal de Elec­cio­nes se pro­nun­cie so­bre las pre­sun­tas irre­gu­la­ri­da­des de­tec­ta­das o de­nun­cia­das en 34 de las más de 77.000 ac­tas, una pro­por­ción que no su­ma ni los 41.684 vo­tos de di­fe­ren­cia en­tre el ex­mi­nis­tro de Eco­no­mía, quien ob­tu­vo el 50,12 % de los vo­tos fren­te al 49,87 % de Fu­ji­mo­ri. Sin em­bar­go, mien­tras no se va­li­de el cien por cien de los vo­tos, la ONPE no pro­cla­ma­rá a Kuczyns­ki.

Tras el inex­pli­ca­ble vuel­co en so­lo una se­ma­na de to­dos los pro­nós­ti­cos, la lí­der de FP pro­me­tió ha­cer «una opo­si­ción res­pon­sa­ble que pen­sa­rá siem­pre en el fu­tu­ro de Pe­rú, te­nien­do co­mo lí­nea ma­triz re­pre­sen­tar el sen­tir de más de 8,5 mi­llo­nes de vo­tan­tes», pe­ro re­cor­dó el «re­sul­ta­do his­tó­ri­co» de las elec­cio­nes de abril, que con­vir­tie­ron a su par­ti­do en el «más gran­de del Pe­rú», con 73 dipu­tados en el Con­gre­so y, por tan­to, la ma­yo­ría ab­so­lu­ta. «El nues­tro es un pro­yec­to na­cio­nal con vi­sión de fu­tu­ro, es­tos cin­co años se sen­ti­rá aún más la pre­sen­cia po­lí­ti­ca de nues­tro par­ti­do», in­di­có.

Un país di­vi­di­do

Quie­nes sí de­ja­ron cons­tan­cia de su ale­gría des­de el pri­mer mo­men­to en las re­des so­cia­les fue­ron los an­ti­fu­ji­mo­ris­tas. Y es que na­die du­da de que, en un país di­vi­di­do por el le­ga­do aún in­flu­yen­te del ex­pre­si­den­te en­car­ce­la­do, no es que Kuczyns­ki ga­na- ra las elec­cio­nes, sino que fue el re­cha­zo al fu­ji­mo­ris­mo lo que lo­gró que las per­die­ra la can­di­da­ta de FP. El co­lec­ti­vo No a Kei­ko, que or­ga­ni­zó va­rias ma­ni­fes­ta­cio­nes en con­tra de can­di­da­ta, lo ce­le­bra­ba en las re­des y ad­ver­tía que ha­bría que «es­tar aler­ta de lo que el Con­gre­so in­ten­te ha­cer».

Se re­fie­ren a la ma­yo­ría ab­so­lu­ta de los de Kei­ko en el Par­la­men­to, que obli­ga­rá al «vir­tual» —co­mo lo de­no­mi­nan aún los me­dios pe­rua­nos— pre­si­den­te elec­to a ten­der puen­tes con el fu­ji­mo­ris­mo. Sa­be­dor de que pa­ra go­ber­nar de­be em­pe­zar por sal­var es­ta po­la­ri­za­ción, Kuczyns­ki se mos­tró dis­pues­to a for­mar un Eje­cu­ti­vo de ba­se am­plia en el que ca­brían des­de sus ri­va­les de FP has­ta el agradecimiento al iz­quier­dis­ta Fren­te Am­plio, que pi­dió el vo­to pa­ra él en la se­gun­da vuel­ta. Sin em­bar­go, las acu­sa­cio­nes de nar­co­trá­fi­co con­tra el fu­ji­mo­ris­mo lan­za­das du­ran­te la cam­pa­ña, que ayer su lí­der se en­car­gó de re­cor­dar, tam­po­co fa­ci­li­ta­rán el diá­lo­go.

Lo peor que po­dría pa­sar es que el Par­la­men­to no dé su con­fian­za al nue­vo Eje­cu­ti­vo. «Si se tum­ban dos Ga­bi­ne­tes, se di­suel­ve el Con­gre­so», re­cor­dó. «Yo pre­fie­ro no te­ner que lle­gar a eso», aña­dió Kuczyns­ki, que ya fue fe­li­ci­ta­do por per­so­na­li­da­des de to­do el mun­do, in­clui­do el pre­si­den­te Ollan­ta Hu­ma­la.

MA­RIA­NA BAZO

Se­gui­do­res de Kuczyns­ki ce­le­bran el triun­fo en Li­ma, fren­te a la se­de de la cam­pa­ña. REUTERS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.