Clin­ton y Wa­rren ali­men­tan el sue­ño de un go­bierno de mu­je­res

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional - MER­CE­DES GA­LLE­GO

Pa­ra lle­gar has­ta don­de es­tá, Hi­llary Clin­ton se ha vis­to obli­ga­da a ser más du­ra que los du­ros y ac­tuar co­mo los hom­bres en un mun­do en que ser mu­jer res­ta­ba pun­tos. Esa eta­pa es his­to­ria. Si al­guien sa­be adap­tar­se a las ne­ce­si­da­des po­lí­ti­cas del mo­men­to es Clin­ton. Ayer en­se­ñó la pun­te­ra de sus ta­co­nes a la or­ga­ni­za­ción de pla­ni­fi­ca­ción fa­mi­liar Plan­ned Pa­rent­hood, ba­jo ase­dio re­pu­bli­cano, a la que pro­me­tió «guar­dar las es­pal­das» si lle­ga a pre­si­den­ta. No sin an­tes ali­men­tar las es­pe­ran­zas de la iz­quier­da de ver a Eli­za­beth Wa­rren con­ver­ti­da en su vi­ce­pre­si­den­ta.

Por su fie­re­za con­tra Wall Street y una ca­rre­ra en con­tra de la ava­ri­cia cor­po­ra­ti­va, la se­na­do­ra de Mas­sa­chu­setts es lo más cer­cano a Ber­nie San­ders que hay en el Se­na­do. La úni­ca que po­dría col­mar las as­pi­ra­cio­nes de los 11 mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses que han vo­ta­do por el so­cia­lis­ta in­de­pen­dien­te. El me­jor pe­rro de ata­que que pue­da en­con­trar en su par­ti­do la can­di­da­ta de­mó­cra­ta. «Es­toy or­gu­llo­sa de te­ner el apo­yo de la se­na­do­ra Wa­rren, una mu­jer que es exac­ta­men­te lo opues­to a Do­nald Trump: ho­nes­ta de­cen­te y pro­fun­da­men­te preo­cu­pa­da por las fa­mi­lias tra­ba­ja­do­ras», tui­teó Clin­ton el jue­ves por la no­che, cuan­do Wa­rren le ex­pre­só su apo­yo.

Una per­so­na ho­nes­ta

Esas son las cua­li­da­des que com­pen­san los dé­fi­cits de la no­mi­na­da pre­si­den­cial, a la que ca­si el 60 % de los es­ta­dou­ni­den­ses con­si­de­ra una per­so­na «des­ho­nes­ta» en la que «no se pue­de con­fiar». En com­pa­ra­ción, el 80 % cree que San­ders es un hom­bre ho­nes­to y, si bien no hay en­cues­tas en es­te sen­ti­do so­bre Wa­rren, es fá­cil pen­sar que dis­fru­ta de ra­tings pa­re­ci­dos a San­ders. Le ga­na en col­mi­llos, por­que la se­na­do­ra le ha en­se­ña­do los dien­tes a Trump con una fie­re­za que el bon­da­do­so sep­tua­ge­na­rio no pa­re­ce te­ner.

San­ders, co­mo Wa­rren, se mues­tra ho­rro­ri­za­do por el ra­cis­mo y la in­to­le­ran­cia del no­mi­na­do re­pu­bli­cano que, co­mo di­jo ayer Clin­ton, «ya no es des­ca­be­lla­do pen­sar que pue­da ser pre­si­den­te de EE.UU». Wa­rren, sin em­bar­go, es la que se en­fren­ta a él por su me­dio pre­fe­ri­do, Twit­ter, y le lla­ma en te­le­vi­sión «pe­se­te­ro pe­que­ño e in­se­gu­ro». Tam­bién es la úni­ca ca­paz de me­dir­se con él en el jue­go de los in­sul­tos po­pu­lis­tas que el mag­na­te ha crea­do pa­ra cal­dear a las ma­sas. A Trump le gus­ta po­ner eti­que­tas pe­ga­di­zas que la gen­te re­cuer­da: ‘Little Mar­co’, ‘Lying Cruz’, ‘Low Energy Bush’, ‘Croo­ked Hi­llary’ y, pa­ra Wa­rren, ‘Po­cahon­tas’, por­que su san­gre an­glo­sa­jo­na es­tá mez­cla­da con an­te­pa­sa­dos che­ro­kee. Co­mo se tra­ta de ser des­pec­ti­vo y col­gar­le un sam­be­ni­to que to­do el mun­do pue­da re­pe­tir, úl­ti­ma­men­te tam­bién la lla­ma ‘Goofy’ (Bo­ba­li­co­na) y di­ce es­tar desean­do que Clin­ton la eli­ja vi­ce­pre­si­den­ta.

Las dos mu­je­res se reunie­ron ayer du­ran­te más de una ho­ra en la ca­sa que alquila en Washington la pre­sun­ta no­mi­na­da de­mó­cra­ta. Wa­rren sa­lió con una son­ri­sa y se es­ca­bu­lló en el co­che que la es­pe­ra­ba sin dar de­cla­ra­cio­nes. Mu­chos creen que en un país que nun­ca ha te­ni­do una pre­si­den­ta o vi­ce­pre­si­den­ta no se­ría in­te­li­gen­te em­pe­zar con dos mu­je­res en la mis­ma pa­pe­le­ta, pe­ro Hi­llary Clin­ton, con­ver­ti­da en ada­lid de las mu­je­res pa­ra es­ta pe­lea, di­ce que no lo des­car­ta. Do­nald Trump, sin em­bar­go, ad­mi­te no es­tar con­si­de­ran­do a nin­gu­na mu­jer u hom­bre his­pano pa­ra ese car­go, por­que se­gún su je­fe de cam­pa­ña, Paul Ma­na­fort, «eso se­ría ha­cer­le la pe­lo­ta a las mi­no­rías».

ALEX WONG AFP

Wa­rren, a su sa­li­da de la ca­sa de Clin­ton en Washington.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.