«No veo a mi hi­jo des­de ha­ce 11 me­ses, a ver si me de­jan sa­lir de una vez»

Se­ne­gal re­tie­ne des­de oc­tu­bre al can­gués Juan Ca­da­bón por un pre­sun­to de­li­to de pes­ca ile­gal

La Voz de Galicia (Lugo) - - Marítima - LUIS CAR­LOS LLE­RA

El ca­pi­tán del bar­co Praia de Are­mi­lla, Juan Jo­sé Ca­da­bón Gutiérrez, ve­cino de Can­gas, se en­cuen­tra de­ses­pe­ra­do en la ha­bi­ta­ción de su ho­tel en Dakar. «Lle­vo on­ce me­ses sin ver a uno de mis hi­jos, de los tres que ten­go», cuen­ta el pa­trón del pes­que­ro, que fue apre­sa­do por la Ma­ri­na de Se­ne­gal el 11 de oc­tu­bre del año pa­sa­do des­pués de va­rios me­ses pes­can­do en Gui­nea Bis­sau. Cuan­do fue sor­pren­di­do por la pa­tru­lle­ra lle­va­ba a bor­do 120 to­ne­la­das de merluza que el bar­co ha­bía cap­tu­ra­do en Bis­sau, el ca­la­de­ro pa­ra el que tie­ne li­cen­cia. «Es­tá­ba­mos pes­can­do en la fran­ja que hay en­tre los dos paí­ses. Cuan­do ya te­nía­mos las bo­de­gas lle­nas nos di­ri­gía­mos al puer­to de Dakar pa­ra des­car­gar allí, co­mo ha­ce­mos en otras oca­sio­nes. Cuan­do na­ve­gá­ba­mos por aguas se­ne­ga­le­sas fui­mos abor­da­dos por una pa­tru­lle­ra», re­la­ta.

Cuan­do fue apre­sa­do, el bar­co te­nía re­co­gi­do el apa­re­jo y el sis­te­ma de com­puer­tas pa­ra el arras­tre. «Era de no­che. Nos hi­cie­ron lu­ces. Su­pe que era una pa­tru­lle­ra. Se pu­sie­ron de cos­ta­do y subie­ron a bor­do cua­tro hom­bres ar­ma­dos. Al ver los apa­re­jos en cu­bier­ta re­co­gi­dos se que­da­ron des­orien­ta­dos. Pe­ro que­rían que fir­ma­se un par­te de in­frac­ción», re­la­ta el ca­pi­tán, de 51 años, con lar­ga ex­pe­rien­cia en mu­chos ca­la­de­ros pes­que­ros des­de Gran Sol a Mal­vi­nas.

En el mo­men­to del abor­da­je el Praia de Area­mi­lla, un bar­co de 35 me­tros de es­lo­ra, na­ve­ga­ba a una ve­lo­ci­dad de en­tre 8 y 10 nu­dos y el ca­pi­tán re­la­tó a los mi­li­ta­res que su po­si­ción ha­bía si­do co­rrec­ta en to­do mo­men­to y que la ca­ja azul co­rro­bo­ra­ría que en nin­gún mo­men­to el bar­co ha­bía pes­ca­do en aguas de Se­ne­gal.

«Me hi­cie­ron su­bir a bor­do de la pa­tru­lle­ra y el co­man­dan­te me di­jo en tono chu­les­co, en cas­te­llano: ‘Sa­be­mos lo que hi­cis­te’. Y me in­sis­tie­ron pa­ra que fir­ma­se que es­ta­ba fae­nan­do ile­gal­men­te. Yo no que­ría fir­mar, pe­ro el ob­ser­va­dor me acon­se­jó que era me­jor que lo hi­cie­se y que pu­sie­se que no es­ta­ba de acuer­do». Así, que, presionado por la pre­sen­cia de los mi­li­ta­res ar­ma­dos, Ca­da­bón op­tó fi­nal­men­te por ru­bri­car el pa­pel.

In­me­dia­ta­men­te des­pués, las au­to­ri­da­des se­ne­ga­le­ses le acu­sa­ron de pes­ca ile­gal. Las cap­tu­ras del bar­co es­tu­vie­ron re­te­ni­das des­de oc­tu­bre a fe­bre­ro. Du­ran­te ese tiem­po, Ca­da­bón re­si­dió en el pes­que­ro pa­ra evi­tar que ro­ba­sen en las bo­de­gas. Lue­go la ar­ma­do­ra pue­do des­car­gar el pes­ca­do y traer­lo a Ga­li­cia. To­da la tri­pu­la­ción, sal­vo el ca­pi­tán, fue lle­va­do a otro bar­co si­mi­lar tam­bién pro­pie­dad de la ar­ma­do­ra Ro­dei­ra­mar, el Praia de Ro­dei­ra. Los mi­li­ta­res se­ne­ga­le­ses se que­da­ron el pa­sa­por­te del ca­pi­tán y no ha po­di­do re­cu­pe­rar­lo. «El abo­ga­do me pi­dió 1.500 eu­ros pa­ra con­se­guir mis pa­pe­les. Pe­ro no me fie y no se los he da­do». El jui­cio por la pre­sun­ta pes­ca ile­gal se ha ido apla­zan­do y fi­nal­men­te se ce­le­bró el pa­sa­do 2 de ju­nio.

Pen­dien­tes de sen­ten­cia

Tras las ce­le­bra­ción del jui­cio, la sen­ten­cia no sal­drá has­ta el 21 de ju­lio «por la coin­ci­den­cia con el Ra­ma­dán», se­ña­la Je­sús Por­te­la, uno de los so­cios de la com­pa­ñía ar­ma­do­ra.

Di­rec­ti­vos de la em­pre­sa, a la que re­cla­man una mul­ta de 760.000 eu­ros, acu­den men­sual­men­te a vi­si­tar­le y con­fían en que le li­be­ren pron­to. Juan Ca­da­bón re­si­de en un ho­tel y pue­de mo­ver­se por la ciu­dad, pe­ro no sa­lir del país has­ta que no le de­vuel­van el pa­sa­por­te. «Soy inocen­te de to­do, y na­die ha pe­di­do cár­cel pa­ra mí, a ver si me de­jan sa­lir de una vez», di­ce es­te lo­bo de mar que ha su­fri­do una de­pre­sión de la que tu­vo que ser tra­ta­do por un psi­có­lo­go.

Juan Ca­da­bón en Can­gas, an­tes de su­frir el cal­va­rio que pa­de­ce des­de oc­tu­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.