Juz­ga­dos de Lu­go y Bar­ce­lo­na pa­sa­ron me­ses ha­cien­do la mis­ma in­ves­ti­ga­ción

El Su­pre­mo or­de­na que sea el juez lu­cen­se el que lle­ve el ca­so, una su­pues­ta es­ta­fa

La Voz de Galicia (Lugo) - - Lugo - XO­SÉ CARREIRA

El Tri­bu­nal Su­pre­mo ha te­ni­do que in­ter­ve­nir pa­ra es­ta­ble­cer a qué juz­ga­do le co­rres­pon­de tra­mi­tar una es­ta­fa que afec­ta a va­rias em­pre­sas y que ocu­pa no so­lo a la po­li­cía es­pa­ño­la sino tam­bién a la por­tu­gue­sa. Los es­ta­fa­do­res se de­di­can a com­prar par­ti­das de pes­ca­do y ma­ris­co con­ge­la­do que des­pués no pa­gan. Ha­cen los pe­di­dos a nom­bre de una em­pre­sa lu­sa, pe­ro es­ta di­ce que no tie­ne ab­so­lu­ta­men­te na­da que ver. En una oca­sión fue mo­vi­li­za­do en camión fri­go­rí­fi­co con la mer­can­cía que fue tras­la­da­da a un pun­to del que lue­go se lle­va­ron los es­ta­fa­do­res. Du­ran­te me­ses, las di­li­gen­cias del ca­so fue­ron tra­mi­ta­das por un juz­ga­do de Lu­go y otro de Bar­ce­lo­na.

En Lu­go, que se se­pa, hay una em­pre­sa afec­ta­da. Le hi­cie­ron un en­car­go de mer­can­cía por im­por­te su­pe­rior a los 13.000 eu­ros y no efec­tua­ron nin­gún pa­go. La po­li­cía lu­cen­se tra­mi­tó la de­nun­cia que pre­sen­tó el re­pre­sen­tan­te de la em­pre­sa per­ju­di­ca­da en el ve­rano del año pa­sa­do, pe­ro no hu­bo nin­gún avan­ce, en­tre otras ra­zo­nes por­que los juz­ga­dos an­du­vie­ron pa­sán­do­se la pe­lo­ta.

El Juz­ga­do de Ins­truc­ción nú­me­ro 9 de Bar­ce­lo­na fue el que lle­vó el ca­so al Su­pre­mo, plan­tean­do una cues­tión de com­pe­ten­cia y se­ña­lan­do que el asun­to que le ha­bían en­via­do le co­rres­pon­de­ría al 3 de Lu­go. En­ton­ces tam­bién tu­vo que pro­nun­ciar­se la fis­ca­lía y es­ta dic­ta­mi­nó que quien pri­me­ro ini­ció las di­li­gen­cias fue Lu­go 3 y, por tan­to, a es­te de­be­ría en­co­men­dar­se la tra­mi­ta­ción de las de las ac­tua­cio­nes.

Bar­ce­lo­na abrió di­li­gen­cias por­que un em­pre­sa­rio de­nun­ció una de las es­ta­fas. Una per­so­na, que di­jo per­te­ne­cer a una em­pre­sa por­tu­gue­sa, se pu­so en con­tac­to con el co­mer­cial de una fir­ma ca­ta­la­na a la que ad­qui­rió pes­ca­dos y ma­ris­cos por un im­por­te pró­xi­mo a los 28.000 eu­ros.

Los ca­ta­la­nes car­ga­ron la mer­can­cía en un camión fri­go­rí­fi­co que la lle­vó a un cen­tro lo­gís­ti­co de Vi­go. Allí fue a re­co­ger­la el com­pra­dor con sus pro­pios me­dios.

La em­pre­sa bar­ce­lo­ne­sa le en­vió la fac­tu­ra a la em­pre­sa por­tu­gue­sa y es­ta con­tes­tó di­cien­do que no ha­bía efec­tua­do nin­gún pe­di­do. La mer­can­til ca­ta­la­na ma­ni­fes­ta­ba en el es­cri­to de de­nun­cia que ha­bía re­ci­bi­do una co­mu­ni­ca­ción de la co­mi­sa­ría lu­cen­se en la que in­for­ma­ba de que es­ta­ba in­ves­ti­gan­do la pre­sun­ta es­ta­fa de mer­can­cías uti­li­zan­do el nom­bre de la em­pre­sa por­tu­gue­sa y que el ca­so ya es­ta­ba co­mu­ni­ca­do al Juz­ga­do de Ins­truc­ción nú­me­ro 3 de Lu­go que es­ta­ba tra­mi­tan­do las di­li­gen­cias pre­vias.

Pos­te­rior­men­te el juz­ga­do de Bar­ce­lo­na acor­dó in­hi­bir­se al de Lu­go, pe­ro po­co des­pués el de la ca­pi­tal lu­cen­se re­cha­zó la in­hi­bi­ción por en­ten­der que los dos de­li­tos no tie­nen nin­gu­na co­ne­xi­dad. En­ton­ces, las ac­tua­cio­nes in­for­mó de que ese te­nía co­no­ci­mien­to de que la pri­me­ra de­nun­cia ha­bía pre­sen­ta­do en Lu­go y que dos juz­ga­dos di­fe­ren­tes es­ta­ban rea­li­zan­do la mis­ma in­ves­ti­ga­ción. Ade­más in­ter­ve­nían po­li­cías de la ca­pi­tal lu­cen­se y de la ca­ta­la­na. Ade­más pi­die­ron co­la­bo­ra­ción a la por­tu­gue­sa.

En Lu­go la em­pre­sa es­ta­fa­da es una de con­ge­la­dos a la que una per­so­na, que di­jo ac­tuar en nom­bre de otra por­tu­gue­sa, com­pró mer­can­cía por 13.000 eu­ros. En­vío un camión pa­ra car­gar­la, se la lle­vó, pe­ro no la pagó.

A los res­pon­sa­bles de la em­pre­sa lu­cen­se les in­for­ma­ron lue­go que per­so­nas que ac­tua­ban en nom­bre de la fir­ma por­tu­gue­sa rea­li­za­ban las es­ta­fas. La em­pre­sa lu­sa les con­fir­mó que no ha­bía rea­li­za­do pe­di­do al­guno.

La po­li­cía pi­dió co­la­bo­ra­ción a la Gar­da Na­cio­nal Re­pu­bli­ca­na por­tu­gue­sa pa­ra es­cla­re­cer va­rias de­nun­cias.

CAR­LOS CAS­TRO

Una de las es­ta­fas fue rea­li­za­da en es­ta em­pre­sa de la ca­pi­tal lu­cen­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.