Asal­to es­tra­té­gi­co a la so­cial­de­mo­cra­cia

Los ex­per­tos con­si­de­ran que el gi­ro ideo­ló­gi­co de Igle­sias es una me­ra ope­ra­ción de ca­mu­fla­je elec­to­ral pa­ra dul­ci­fi­car sus men­sa­jes y no ge­ne­rar re­cha­zo en los so­cia­lis­tas mo­de­ra­dos

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo -

Pa­blo Igle­sias se ha pro­cla­ma­do co­mo el lí­der de la «nue­va so­cial­de­mo­cra­cia» al fren­te de Uni­dos Po­de­mos, que di­fe­ren­cia de la «vie­ja so­cial­de­mo­cra­cia», que re­pre­sen­ta­ría el PSOE. Ex­per­tos con­sul­ta­dos por La Voz con­si­de­ran que es­te gi­ro ideo­ló­gi­co des­de la ex­tre­ma iz­quier­da no es creí­ble, es so­lo una me­ra ope­ra­ción de ca­mu­fla­je elec­to­ral des­ti­na­da a no ge­ne­rar re­cha­zo en los an­ti­guos vo­tan­tes so­cia­lis­tas, a los que quie­re atraer. El pro­ble­ma del PSOE es que mu­chos de sus elec­to­res han de­ja­do de per­ci­bir­lo co­mo un par­ti­do so­cial­de­mó­cra­ta tras los re­cor­tes que hi­zo Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro en ma­yo del 2010.

DA­NIEL URE­ÑA

1 Fuer­te cri­sis de iden­ti­dad. La so­cial­de­mo­cra­cia en Eu­ro­pa pa­sa por una fuer­te cri­sis de iden­ti­dad que le es­tá obli­gan­do a re­plan­tear­se mu­chos de sus prin­ci­pios. La cri­sis eco­nó­mi­ca obli­gó a mu­chos Go­bier­nos so­cial­de­mó­cra­tas eu­ro­peos a apli­car re­cor­tes en el sec­tor pú­bli­co, al­go que iba en con­tra de sus prin­ci­pios y que no fue en­ten­di­do por sus vo­tan­tes y tu­vo su re­fle­jo en las ur­nas. Por ejem­plo, en Fran­cia el pre­si­den­te Ho­llan­de pa­sa las ho­ras más ba­jas a cuen­ta de la re­for­ma la­bo­ral, que ha pro­vo­ca­do la pa­ra­li­za­ción por com­ple­to del país. A es­to hay que unir­le el he­cho de que no ha­ya po­di­do cum­plir con al­gu­nas me­di­das re­co­gi­das en su pro­gra­ma, lo que ha ge­ne­ra­do un gran ma­les­tar en­tre los vo­tan­tes so­cia­lis­tas. En Ita­lia, tam­bién se ha pro­du­ci­do ese de­ba­te en el Par­ti­do De­mo­crá­ti­co, li­de­ra­do por el pri­mer mi­nis­tro, Mat­teo Ren­zi, par­ti­da­rio de apli­car lo que se co­no­ce «so­cio­li­be­ra­lis­mo». En Reino Uni­do, por ejem­plo, el re­co­rri­do es a la in­ver­sa y el Par­ti­do La­bo­ris­ta ha aban­do­na­do la po­si­ción li­be­ral que de­fen­día Tony Blair pa­ra ir a po­si­cio­nes más a la iz­quier­da co­mo las que de­fien­de Je­remy Corbyn. En re­su­men, la so­cial­de­mo­cra­cia pa­sa por un pro­ce­so de re­de­fi­ni­ción que mar­ca­rá su fu­tu­ro pa­ra los pró­xi­mos años.

2 Pa­ra no ge­ne­rar re­cha­zo. Vis­ta la tra­yec­to­ria po­lí­ti­ca de sus di­ri­gen­tes y las me­di­das que pro­po­nen, no con­si­de­ro que sean so­cial­de­mó­cra­tas. Su ori­gen es­tá en la ex­tre­ma iz­quier­da, pe­ro aho­ra pre­ten­den po­si­cio­nar­se co­mo so­cial­de­mó­cra­tas pa­ra no ge­ne­rar re­cha­zo en el per­fil de vo­tan­te so­cia­lis­ta de­sen­can­ta­do con el PSOE y que pue­de sen­tir­se atraí­do por Po­de­mos. His­tó­ri­ca­men­te, el re­pre­sen­tan­te de la so­cial­de­mo­cra­cia en Es­pa­ña ha si­do el PSOE y eso es lo que de­fien­de Pe­dro Sán­chez. Sin em­bar­go, hay un seg­men­to de los vo­tan­tes so­cia­lis­tas que ya no per­ci­ben así al PSOE y ahí es dón­de creo que ra­di­ca par­te de su pro­ble­ma hoy en día. Y eso tie­ne mu­cho que ver con la cri­sis eco­nó­mi­ca y con las me­di­das que se vio obli­ga­do a to­mar Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro en el año 2010 me­tien­do un ti­je­re­ta­zo al gas­to pú­bli­co, con­ge­lan­do las pen­sio­nes y re­du­cien­do el suel­do de los fun­cio­na­rios.

FÉ­LIX OR­TE­GA

1 Pa­pel cen­tral. La so­cial­de­mo­cra­cia tie­ne hoy, más que nun­ca, un co­me­ti­do cen­tral, amor­ti­guar las de­sigual­da­des pro­por­cio­nan­do bie­nes y ser­vi­cios pú­bli­cos uni­ver­sa­les en vir­tud de un sis­te­ma fis­cal pro­gre­si­vo. Sus re­sul­ta­dos han si­do una so­cie­dad de cla­ses me­dias, mo­de­ra­ción po­lí­ti­ca y con­sen­so so­cial. Es­te or­den de co­sas, que ya ve­nía res­que­bra­ján­do­se des­de el pa­sa­do si­glo, en­tra en cri­sis con la ac­tual re­ce­sión eco­nó­mi­ca. Cau­sa­da por el neo­li­be­ra­lis­mo, pa­ra­dó­ji­ca­men­te ha ser­vi­do pa­ra for­ta­le­cer sus po­lí­ti­cas: re­duc­ción del dé­fi­cit y re­cor­tes y pri­va­ti­za­ción de ser­vi­cios pú­bli­cos. Per­de­do­res po­lí­ti­cos: los par­ti­dos so­cial­de­mó­cra­tas, a los que la opi­nión pú­bli­ca atri­bu­ye la res­pon­sa­bi­li­dad de la cri­sis (Gre­cia y Es­pa­ña co­mo ejem­plo).

2 Ca­mu­fla­je elec­to­ra­lis­ta. Po­de­mos ma­ne­ja con maes­tría la si­mu­la­ción y el opor­tu­nis­mo: sus sig­ni­fi­can­tes va­cíos se lo per­mi­ten. Pe­ro sus claves po­lí­ti­cas e ideo­ló­gi­cas son cla­ras: pro­ce­den de tra­di­cio­nes le­ni­nis­tas, enemi­gas de­cla­ra­das de la so­cial­de­mo­cra­cia. Pa­ra de­cir­lo en pa­la­bras de sus fun­da­do­res: un le­ni­nis­mo ama­ble y la «la­ti­noa­me­ri­ca­ni­za­ción» so­cial. Su pre­ten­di­da con­ver­sión en «nue­va» so­cial­de­mo­cra­cia, al tiem­po que ab­sor­be IU, es ca­mu­fla­je elec­to­ra­lis­ta (Po­de­mos se vis­te de Ikea): apa­ren­tar ser el con­ti­nua­dor del «cam­bio» ini­cia­do en su día por el PSOE pa­ra arre­ba­tar­le vo­tos de cen­tro-iz­quier­da En Es­pa­ña la so­cial­de­mo­cra­cia es el PSOE, ¿pe­ro pue­de se­guir re­pre­sen­tán­do­la y apli­cán­do­la? A los pro­ble­mas ge­ne­ra­les de la so­cial­de­mo­cra­cia su­ma otros es­pe­cí­fi­cos: los con­flic­tos in­ter­nos y el des­cré­di­to que arras­tra al me­nos des­de el 2010 ¿Su­pe­rará es­tos úl­ti­mos? El tiem­po po­lí­ti­co no pa­re­ce fa­vo­re­cer­le.

CAR­LOS BA­RRE­RA

1

Cen­tro-iz­quier­da. Sin afán de dar una de­fi­ni­ción aca­dé­mi­ca, la so­cial­de­mo­cra­cia pue­de de­fi­nir­se hoy co­mo una ideo­lo­gía po­lí­ti­ca de cen­tro-iz­quier­da que po­ne én­fa­sis en el re­for­za­mien­to del pa­pel del Es­ta­do en la re­gu­la­ción de los asun­tos pú­bli­cos pa­ra equi­li­brar las de­sigual­da­des de un li­be­ra­lis­mo ca­pi­ta­lis­ta con me­nor con­te­ni­do so­cial y que con­fía más en el li­bre mer­ca­do. En es­te sen­ti­do, se acer­ca al so­cia­lis­mo, pe­ro de­pu­ra­do es­te de sus pri­mi­ge­nias raí­ces mar­xis­tas.

2 Dul­ci­fi­ca­ción de los men­sa­jes. Se es­tá pro­du­cien­do un in­ten­to de apro­pia­ción de la mar­ca so­cial­de­mó­cra­ta por Pa­blo Igle­sias, co­mo par­te de su es­tra­te­gia partidista y de co­mu­ni­ca­ción, que tien­de a la dul­ci­fi­ca­ción de sus men­sa­jes. Por su pa­sa­do re­cien­te y las po­lí­ti­cas que pro­po­ne, re­sul­ta in­con­gruen­te col­gar­le esa eti­que­ta a Po­de­mos. Se tra­ta de una mar­ca que ha per­te­ne­ci­do tra­di­cio­nal­men­te al PSOE . En to­do ca­so, los so­cia­lis­tas tam­bién han ex­pe­ri­men­ta­do un pro­ce­so de cier­ta ra­di­ca­li­za­ción pro­gra­má­ti­ca des­de los tiem­pos de Za­pa­te­ro has­ta la ac­tua­li­dad, aban­do­nan­do en al­gu­nos ejes te­má­ti­cos las pro­pues­tas y po­lí­ti­cas que iden­ti­fi­ca­ron al «so­cia­lis­mo so­cial­de­mó­cra­ta», si así pue­de lla­már­se­le, de Felipe Gon­zá­lez. ¿Es el PSOE hoy un par­ti­do de iz­quier­da o de cen­tro-iz­quier­da? An­da bas­cu­lan­do en­tre am­bas ads­crip­cio­nes.

Da­niel Ure­ña Po­li­tó­lo­go, di­rec­tor de Mas Con­sul­ting La so­cial­de­mo­cra­cia pa­sa por un pro­ce­so de re­de­fi­ni­ción

Fé­lix Or­te­ga Ca­te­drá­ti­co de So­cio­lo­gía Po­de­mos ma­ne­ja con maes­tría la si­mu­la­ción y el opor­tu­nis­mo: sus sig­ni­fi­can­tes va­cíos se lo per­mi­ten

Car­los Ba­rre­ra Pro­fe­sor de Co­mu­ni­ca­ción Elec­to­ral, po­li­tó­lo­go Es in­con­gruen­te col­gar a Po­de­mos la eti­que­ta de so­cial­de­mó­cra­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.