Pa­yet ate­núa las du­das

El cen­tro­cam­pis­ta del West Ham pu­so las go­tas de ta­len­to en­tre los li­tros de su­dor del equi­po an­fi­trión

La Voz de Galicia (Lugo) - - Eurocopa 2016 -

Ni es el más al­to, ni el que más co­rre, ni el que más arras­tra. Pe­ro Pa­yet fue el que más bri­lló en una se­lec­ción fran­ce­sa que reúne mu­cho múscu­lo, mu­chos ki­los y mu­cha ve­lo­ci­dad. Y de­ci­dió el par­ti­do con un gol ex­tra­or­di­na­rio, pro­pio de un de­li­nean­te que re­ci­bió el ba­lón al bor­de del área. Al tiem­po que lo ade­lan­tó ya te­nía en la ca­be­za el lan­za­mien­to que di­bu­jó ha­cia la es­cua­dra. Ina­pe­la­ble.

El 2-1 ate­núa las du­das que se ñe le fue­ron des­pren­dien­do al fút­bol del com­bi­na­do fran­cés. Por­que una co­sa es ven­cer y otra con­ven­cer. Y el com­bi­na­do de Des­champs de­jó so­bre el cés­ped de Saint De­nis más in­cóg­ni­tas que las que des­pe­jó.

Gran pa­sa­dor

Pa­yet ya se hi­zo no­tar en la pri­me­ra par­te, por­que fue el me­jor, con di­fe­ren­cia, a la ho­ra de po­ner el es­fé­ri­co en el área ru­ma­na, ya fue­se en ac­cio­nes a ba­lón pa­ra­do ya en com­bi­na­cio­nes o cen­tros des­de la ban­da. Ade­más, es de los que se ofre­ce, de los que bus­ca y no es­pe­ra.

Fue el úni­co que per­fu­mó el es­for­za­do fút­bol de su se­lec­ción. Por­que Fran­cia no ter­mi­nó de co­ger­le la agu­ja de ma­rear al par­ti­do an­te una se­lec­ción ru­ma­na bien plantada, que pre­sio­nó con de­ter­mi­na­ción y de­mos­tró un me­jor uso co­lec­ti­vo del ba­lón. Eso sí, sin de­ma­sia­da pe­ga­da.

Sin Ben­ze­ma, la res­pon­sa­bi­li­dad de in­ven­tar, de ha­cer al­go dis­tin­to, de rom­per la ato­nía, de in­ter­pre­tar los es­pa­cios, va a re­caer, en gran me­di­da, en Pa­yet. Por­que Fran­cia tie­ne ve­lo­cípe­dos y fon­dis­tas. Arri­ba op­ta por Gi­roud, que es más un tan­que que un ar­tis­ta. Pe­ro no es­ta so­bra­da de pen­sa­do­res y tam­po­co pa­re­ce que Des­champs es­té muy preou­ca­do al res­pec­to. Ha con­fi­gu­ra­do un equi­po or­de­na­do, fa­ja­dor, pro­ba­ble­men­te le­tal si le de­jan es­pa­cios. Y de­mos­tró su con­fian­za en el ta­len­to de Pa­yet por­que lo aguan­tó so­bre el cés­ped has­ta que de­can­tó la con­tien­da, pa­ra que re­ci­bie­se la ova­ción de una gra­da que su­po re­co­no­cer­le los mé­ri­tos en el ex­pe­dien­te inau­gu­ral de la Eu­ro­co­pa.

Del mis­mo mo­do que un grano no ha­ce gra­ne­ro, un par­ti­do no es su­fi­cien­te pa­ra sa­car ex­ce­si­vas con­clu­sio­nes. Sin em­bar­go, to­do apun­ta a que el cen­tro­cam­pis­ta ga­lo pre­sen­tó ya su can­di­da­tu­ra a ser uno de los nom­bres pro­pios que es­cri­bi­rán la his­to­ria de es­te cam­peo­na­to. Es de los ju­ga­do­res que leen los par­ti­dos, tal y co­mo evi­den­ció an­te Ru­ma­nía.

Fran­cia sal­vó el siem­pre di­fí­cil es­co­llo del de­but, el cho­que que más ate­na­za. Lo sal­dó con un triun­fo apu­ra­do que le per­mi­ti­rá afron­tar con mu­cha tran­qui­li­dad las con­tien­das an­te Suiza y Al­ba­nia. Y, sin du­da, Pa­yet tu­vo un al­to por­cen­ta­je de cul­pa en que ese pri­mer en­cuen­tro aca­ba­se ca­yen­do del la­do de los an­fi­trio­nes.

CHARLES PLATIAU REUTERS

Pa­yet de­ci­dió el par­ti­do con un gol ex­tra­or­di­na­rio a fal­ta de cin­co mi­nu­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.