Al­ma de ver­so­la­ri, co­ra­zón de fut­bo­lis­ta

Tie­ne 8 ape­lli­dos vas­cos, le hu­bie­ra gus­ta­do ser poe­ta y es­tu­dió pe­rio­dis­mo, pe­ro en­ca­mi­nó su vi­da al fút­bol

La Voz de Galicia (Lugo) - - Deportes - JO­SÉ M. FER­NÁN­DEZ

Na­ció en De­rio, se for­mó co­mo fut­bo­lis­ta en la can­te­ra del Ath­le­tic de Bilbao, su pa­dre es en­tre­na­dor, al me­nos uno de sus tíos ha ju­ga­do de for­ma pro­fe­sio­nal y tam­bién se ha sen­ta­do en un ban­qui­llo. Ade­más, su abue­lo ma­terno era tío del fa­mo­so ju­ga­dor del Ath­le­tic Kol­do Agui­rre y en­tre sus an­te­pa­sa­dos se en­cuen­tra Juan Ur­qui­zu, ex­ju­ga­dor y exen­tre­na­dor del Ath­le­tic, que con­quis­tó una Li­ga y 3 Co­pas en el ban­qui­llo de San Ma­més. Con esos an­te­ce­den­tes, a Gaiz­ka Ga­ri­tano Agui­rre (De­rio, 1975) el des­tino le te­nía re­ser­va­do un lu­gar so­bre el cés­ped, pri­me­ro, y en el ban­qui­llo, des­pués.

Cla­ro que tam­bién po­dría ha­ber ele­gi­do otro ca­mino. Por­que a Gaiz­ka, que más de una vez ha con­fe­sa­do que las can­cio­nes de Bru­ce Springs­teen han cam­bia­do su vi­da, le hu­bie­ra gus­ta­do ser poe­ta, pe­ro tam­bién po­dría ha­ber en­ca­mi­na­do su vi­da ha­cia el pe­rio­dis­mo, ma­te­ria en la que se li­cen­ció aun­que nun­ca ha ejer­ci­do. Si el pe­rio­dis­mo le sir­vió pa­ra cul­ti­var­se —pre­fie­re no leer na­da de lo que se es­cri­be so­bre él pa­ra evi­tar que las cri­ti­cas le re­fuer­cen en ex­ce­so o le de­bi­li­ten—, la poe­sía es su gran pa­sión. De no ha­ber apos­ta­do por el ba­lón se hu­bie­ra con­ver­ti­do en un ver­so­la­ri, la ver­sión vas­ca del poe­ta po­pu­lar, que com­po­ne y can­ta, ca­si siem­pre de for­ma im­pro­vi­sa­da, y cu­yos en­cuen­tros en­fren­tan a ve­ces a mi­les de per­so­nas. Una ha­bi­li­dad poé­ti­ca que mos­tró des­de el bal­cón del Ayun­ta­mien­to de Éi­bar pa­ra ce­le­brar el as­cen­so del equi­po a Pri­me­ra Di­vi­sión, el 31 de ma­yo del 2014.

Gaiz­ka Ga­ri­tano es hi­jo de Án­gel Ga­ri­tano, co­no­ci­do po­pu­lar­men­te co­mo On­da­rru, y mano de­re­cha du­ran­te 25 años de Jo­sé Ma­nuel Es­nal Ma­né, el en­tre­na­dor que as­cen­dió al Llei­da, Le­van­te y Ala­vés, club con el que dis­pu­tó la fi­nal de la UEFA, y que tam­bién di­ri­gió, en­tre otros, al Es­pan­yol y al Ath­le­tic. Su tío, An­der, un ju­ga­dor de cla­se que desa­rro­lló bue­na par­te de su ca­rre­ra en Bilbao y Za­ra­go­za, tam­bién se lle­gó a sen­tar, de for­ma efí­me­ra, en el ban­qui­llo del con­jun­to ma­ño.

Un buen vas­co

Fut­bo­lis­ta, en­tre­na­dor, ver­so­la­ri y pe­rio­dis­ta, pe­ro por en­ci­ma de to­do vas­co, un buen vas­co en la de­fi­ni­ción de uno de los ma­yo­res éxi­tos de ta­qui­llas del ci­ne es­pa­ñol de los úl­ti­mos años. El nue­vo en­tre­na­dor del De­por­ti­vo tie­ne ocho ape­lli­dos vas­cos: Ga­ri­tano, Agui­rre, Ur­ki­zu, As­la, Zu­bi­ka­rai, Ma­da­ria­ga, Ga­rra­mi­nia y Ar­te­che. «Soy vas­co de los de siem­pre», co­mo el per­so­na­je que en la fa­mo­sa pe­lí­cu­la re­pre­sen­ta Ka­rra Ele­jal­de. Se­rio, tie­ne fa­ma de de­cir las co­sas a la cara y de for­ma cla­ra. Exi­ge es­fuer­zo, qui­zá por­que lo ha vi­vi­do en sus pro­pia per­so­na, en una ca­rre­ra co­mo fut­bo­lis­ta que le per­mi­tió de­bu­tar con ape­nas 18 años en Se­gun­da Di­vi­sión (Bilbao Ath­le­tic), pe­ro que no se­ría has­ta los 30 cuan­do, por fin, se aso­mó du­ran­te me­dio cen­te­nar de par­ti­dos a la Pri­me­ra Di­vi­sión, con la Real So­cie­dad. En el 2009, tras un pe­que­ño cal­va­rio con las le­sio­nes, de­jó de ser fut­bo­lis­ta y co­men­zó a ser en­tre­na­dor. Atrás, una ex­ten­sa ca­rre­ra con pa­ra­da en los cua­tro equi­pos vas­cos que al­gu­na vez han mi­li­ta­do en Pri­me­ra: Ath­le­tic, Ei­bar, Real So­cie­dad y Ala­vés.

Cen­tro­cam­pis­ta de­fen­si­vo de no­ta­ble pre­sen­cia fí­si­ca y ap­to pa­ra sos­te­ner la me­du­lar —su compañero en el Ei­bar Ca­bre­jo lo de­fi­nía co­mo, sal­van­do la dis­tan­cia, «una es­pe­cie de Bus­quets»— , Gaiz­ka Ga­ri­tano nun­ca vi­vió so­bre el cés­ped un as­cen­so. Lo aca­ri­ció es­pe­cial­men­te en la cam­pa­ña 2004-05 cuan­do lle­va­ba el bra­za­le­te de ca­pi­tán del Ei­bar y com­par­tía ves­tua­rio con aquel equi­po en el que bri­lla­ba Da­vid Sil­va (ce­di­do por el Va­len­cia) y en cu­yo ban­qui­llo se sen­ta­ba Men­di­li­bar, pre­ci­sa­men­te el téc­ni­co que le sus­ti­tu­yó el año pa­sa­do cuan­do aban­do­nó el ban­qui­llo ar­me­ro con la se­re­ni­dad y sen­ci­llez que ha ma­ne­ja­do to­da su ca­rre­ra de­por­ti­va: «Un en­tre­na­dor que des­cien­de no tie­ne po­tes­tad pa­ra se­guir». Así se ma­ni­fes­tó en­ton­ces, aun­que pos­te­rior­men­te, su equi­po re­cu­pe­ró la ca­te­go­ría tras el des­cen­so ad­mi­nis­tra­ti­vo del El­che.

Fút­bol y tra­di­ción pa­ra al­guien cu­ya úni­ca ex­pe­rien­cia en el sur se cen­tra en Va­lla­do­lid, du­ran­te ape­nas unos me­ses. Aho­ra vuel­ve al nor­te, cer­ca de uno de los lu­ga­res (Ou­ren­se) en los que ma­du­ró pa­ra co­ger im­pul­so y re­gre­sar a su tie­rra co­mo un re­fe­ren­te del me­dio cam­po tras ha­ber de­ja­do atrás el Bilbao Ath­le­tic, el Llei­da y una pri­me­ra ex­pe­rien­cia en Ei­bar. En­ton­ces, 1999-2001, aún no ha­bía de­bu­ta­do en Pri­me­ra, aun­que, eso sí, se ha­bía en­fun­da­do la ca­mi­se­ta del pri­mer equi­po del Ath­le­tic en un par­ti­do de com­pe­ti­ción eu­ro­pea. En Ou­ren­se, ade­más, des­cu­brió una ciu­dad y unos ami­gos que, co­mo buen vas­co, con­ser­va in­clu­so quin­ce años des­pués. Allá re­gre­sa ca­da ve­rano, co­mo vi­si­ta obli­ga­da que ador­na con al­gu­na char­la fut­bo­lís­ti­ca.

IGNACIO PÉ­REZ EL CO­RREO

Ga­ri­tano can­tan­do «ber­tsos» en el bal­cón del Ayun­ta­mien­to de Éi­bar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.