«La com­pra de Albo no cam­bia na­da, ni en el pro­duc­to, ni en el em­pleo»

Anun­cia, tras po­ner en un banco de Vi­go los 61 mi­llo­nes por la con­ser­ve­ra: «Va­mos a dar un em­pu­jón in­ter­na­cio­nal»

La Voz de Galicia (Lugo) - - Economía - M. SÍO DOPESO

«Da mu­cha pe­na, pe­ro ha si­do una bue­na ope­ra­ción, he­mos te­ni­do mu­cha suer­te». Así de sa­tis­fe­chos se mos­tra­ban ayer, a la sa­li­da de un cén­tri­co ho­tel de cin­co es­tre­llas de Vi­go, los 62 ac­cio­nis­ta de Hi­jos de Car­los Albo. Des­de las 11 de la ma­ña­na has­ta pa­sa­das las dos de la tar­de, uno a uno fir­ma­ron la transac­ción del 100 % de los tí­tu­los de la con­ser­ve­ra a Shang­hai Kei­chuang Deep Sea Fis­he­ries, la pes­que­ra chi­na (es­pe­cia­li­za­da en atún) fi­lial de Shang­hai Fis­he­ries Ge­ne­ral Cor­po­ra­tion, a 1.694,44 eu­ros por ca­da una de las 36.000 ac­cio­nes. Con el ta­lón de 61 mi­llo­nes de eu­ros re­cién de­po­si­ta­do en una ofi­ci­na vi­gue­sa de Aban­ca, Xie Feng, el pre­si­den­te de Shang­hai Kei­chuang y nue­vo due­ño de Albo (se­rá el consejero de­le­ga­do), rom­pe con las eti­que­tas de opa­ci­dad y her­me­tis­mo que en­vuel­ven a la gran ma­yo­ría de las in­ver­sio­nes chi­nas en Es­pa­ña, y ex­pli­ca con de­ta­lle es­ta ope­ra­ción.

—Aho­ra que Albo ya es de su pro­pie­dad, ¿qué les pue­de de­cir a los tra­ba­ja­do­res? ¿Cuál es su men­sa­je hoy? Les gus­ta­rá sa­ber­lo. —Cuan­do es­tu­vi­mos des­pi­dién­do­nos de los an­ti­guos due­ños de la con­ser­ve­ra, ha­ce un ra­to, ape­nas unos po­cos mi­nu­tos, les agra­de­ci­mos la opor­tu­ni­dad que nos ha­bían ofre­ci­do pa­ra ser des­de hoy los pro­pie­ta­rios de Albo. ¿Qué va a su­po­ner eso? En res­pues­ta a su pre­gun­ta, no ha­brá cam­bios de re­cur­sos hu­ma­nos. Los equi­pos de ges­tión y pro­duc­ción de Albo no se han to­ca­do, ni se han cam­bia­do.

—¿Ga­ran­ti­za to­do el em­pleo (hay 229 tra­ba­ja­do­res)? —Us­ted, a tra­vés de su me­dio, pue­de trans­mi­tir tran­qui­li­dad y ab­so­lu­ta con­fian­za en que, así co­mo to­do el sis­te­ma de ges­tión y pro­duc­ción se va a man­te­ner, to­dos los tra­ba­ja­do­res van a per­ma­ne­cer en su pues­to, tal y co­mo ha ocu­rri­do has­ta aho­ra.

—¿Y el con­su­mi­dor? ¿Va a per­ci­bir en al­go que Albo es aho­ra de una mul­ti­na­cio­nal chi­na? —Se lo ex­pli­co de for­ma sin­te­ti­za­da: hay tres co­sas en las que no va a ha­ber cam­bios con nues- tra lle­ga­da. La pri­me­ra es la ca­li­dad del pro­duc­to Albo. La gran mar­ca y su gran pres­ti­gio en el mer­ca­do no cam­bian. En se­gun­do lu­gar, la for­ma de pro­duc­ción, y de ha­cer mer­ca­do y már­ke­ting tam­po­co su­fri­rán va­ria­ción al­gu­na. Son de­ce­nas de años de una cul­tu­ra de pro­duc­ción , y eso no se mo­di­fi­ca. Y, en ter­cer lu­gar, el ca­pi­tal hu­mano que exis­te tam­po­co va a cam­biar.

—¿Y qué es lo que sí va a cam­biar, ade­más de la ti­tu­la­ri­dad de la em­pre­sa? —Te­ne­mos un re­to, es nues­tro gran desafío: Albo ha si­do y es una con­ser­ve­ra muy só­li­da en Es­pa­ña, pe­ro le fal­ta un em­pu­jón y un des­plie­gue ha­cia el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal, que es lo que pre­ten­de­mos ha­cer. Esa ca­li­dad de mar­ca pre­mium que tie­ne en Es­pa­ña tie­ne que ser mu­cho más co­no­ci­da fue­ra. Y tie­ne que ser muy bien acep­ta­do en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal. —¿Cuál es el plan de ne­go­cio de Shang­hai Kei­chuang en Ga­li­cia? Han des­em­bol­sa­do 60,9 mi­llo­nes en la com­pra. ¿Cuán­to pre­vén in­ver­tir, y en que pla­zos, pa­ra esa ofen­si­va in­ter­na­cio­nal? —Aca­ba­mos de ad­qui­rir la com­pa­ñía y de for­ma­li­zar el in­ter­cam­bio de ac­cio­na­ria­do. Aho­ra en­tra­mos en una fa­se de tran­si­ción. Nues­tra prio­ri­dad en es­ta pri­me­ra eta­pa en la con­ser­ve­ra es la es­ta­bi­li­dad y la con­so­li­da­ción del pro­duc­to en el mer­ca­do es­pa­ñol. Es­ta es­ta­bi­li­dad nos per­mi­ti­rá te­ner las con­di­cio­nes que ne­ce­si­ta­mos pa­ra ha­cer una bue­na pla­ni­fi­ca­ción pos­te­rior ha­cia la ex­pan­sión in­ter­na­cio­nal. El ne­go­cio es­tá cal­cu­la­do pe­ro, de mo­men­to, no po­de­mos avan­zar esas ci­fras.

—No cam­bia la mar­ca Albo, ni la ima­gen, ni los pro­duc­tos, pe­ro ¿cam­bia el nom­bre de la em­pre­sa o la se­de so­cial? —No, no se cam­bia na­da. La úni­ca di­fe­ren­cia es que los pro­pie­ta­rios so­mos otros. —Hay más con­ser­ve­ras en ven­ta, y Shang­hai Kei­chuang es­tu­dió otras po­si­bi­li­da­des an­tes. ¿Por qué qui­sie­ron Albo? —Albo es una mar­ca muy acre­di­ta­da y de pres­ti­gio. Por eso nos fi­ja­mos, por ese ba­ga­je y esa cre­di­bi­li­dad his­tó­ri­ca. Pe­ro, ade­más, so­mos una com­pa­ñía es­pe­cia­li­za­da en la pes­ca de atún, por lo tan­to es­ta es­tra­te­gia de unión que aca­ba­mos de ce­rrar es, en reali­dad, una con­so­li­da­ción de fuer­za pa­ra nues­tra com­pa­ñía. —¿Han iden­ti­fi­ca­do otros ob­je­ti­vos den­tro o fue­ra del sec­tor pa­ra in­ver­tir en Ga­li­cia? —Va­mos a con­cen­trar­nos en ha­cer una nue­va Albo con los ob­je­ti­vos de in­ter­na­cio­na­li­za­ción y cre­ci­mien­to que te­ne­mos, por­que esa es nues­tra es­tra­te­gia in­me­dia­ta. So­mos una com­pa­ñía es­pe­cia­li­za­da y cen­tra­da so­lo en es­ta lí­nea de ne­go­cio. Des­de lue­go, no es­ta­mos pen­sa­do en es­te mo­men­to en cual­quier otra es­pe­cia­li­dad que no sea la nues­tra. —Hoy [por ayer] ha ce­sa­do el con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción de Albo en pleno. ¿Quién va a es­tar al fren­te de la con­ser­ve­ra a par­tir de aho­ra? —Co­mo nue­vos pro­pie­ta­rios, sí que va­mos a ha­cer una rees­truc­tu­ra­ción del con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción, co­mo es ló­gi­co. Es­to no quie­re de­cir que el nú­cleo de la ges­tión y de la al­ta di­rec­ción va a cam­biar en re­la­ción a lo que ha exis­ti­do has­ta aho­ra, pe­ro sí en la par­te más al­ta de la or­ga­ni­za­ción. El consejero de­le­ga­do de la con­ser­ve­ra se­ré yo en per­so­na.

—¿Eso su­po­ne que va a te­ner una pre­sen­cia ac­ti­va en la com­pa­ñía, y en Ga­li­cia? ¿Asis­ti­rá per­so­nal­men­te a los con­se­jos? —Efec­ti­va­men­te, por eso mi pró­xi­ma entrevista con su me­dio es­pe­ro que sea ya en es­pa­ñol [se ex­pre­sa so­lo en chino].

«To­dos los tra­ba­ja­do­res van a per­ma­ne­cer en su pues­to, tal y co­mo has­ta aho­ra»

«Nues­tra prio­ri­dad en es­ta pri­me­ra eta­pa es con­so­li­dar lo que ya hay, y des­pués cre­cer»

M. MORALEJO

Xie Feng, ayer a me­dio­día en un ho­tel de Vi­go, ya con­ver­ti­do en nue­vo due­ño de Albo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.