El la­bo­ra­to­rio de la ope­ra­ción Lei­cea­ga

El PS­deG con­vier­te el 26J en la sala de en­sa­yos de las au­to­nó­mi­cas de oto­ño y ocu­pa con su as­pi­ran­te a la Xun­ta el va­cío de po­der crea­do por la di­mi­sión de Bes­tei­ro

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo - DO­MIN­GOS SAMPEDRO

El so­cia­lis­ta pi­de pa­ra Ga­li­cia com­pe­ten­cias en trá­fi­co, po­li­cía e ins­pec­ción la­bo­ral

En so­lo seis me­ses, que es lo que se­pa­ra al 26J del 20D, las dos cam­pa­ñas con­se­cu­ti­vas de ge­ne­ra­les, pue­de cam­biar com­ple­ta­men­te la vi­da de un par­ti­do. Le ocu­rrió al PS­deG-PSOE, que en ese cor­to tre­cho que­dó des­ca­be­za­do de­bi­do al ro­sa­rio de impu­tacio­nes ju­di­cia­les que pre­ci­pi­tó la di­mi­sión de Bes­tei­ro, al tiem­po que mos­tró su frac­tu­ra in­ter­na en dos blo­ques con la ce­le­bra­ción de unas elec­cio­nes pri­ma­rias que ca­ta­pul­ta­ron a Fer­nán­dez Lei­cea­ga co­mo can­di­da­to a la Xun­ta. El eco­no­mis­ta com­pos­te­lano re­ci­be aho­ra su bau­tis­mo de fue­go en una cam­pa­ña so­bre­ve­ni­da, con­ce­bi­da co­mo un trai­ning per­so­nal y co­mo la sala de en­sa­yos de lo que se­rán las au­to­nó­mi­cas de oto­ño.

Fue a par­tir de la cri­sis que se abrió en el PS­deG con la pér­di­da tem­po­ral de la Dipu­tación de Lugo y la pos­te­rior impu­tación ju­di­cial de Bes­tei­ro, ha­ce ca­si un año, cuan­do el par­ti­do ini­ció su rum­bo errá­ti­co y per­dió la ca­pa­ci­dad de mar­car la agen­da po­lí­ti­ca con su dis­cur­so. Las co­sas se agra­va­ron en vís­pe­ras de Se­ma­na San­ta con la di­mi­sión de Bes­tei­ro, pues des­de en­ton­ces ni la ges­to­ra di­ri­gi­da por Pi­lar Can­ce­la ni la gi­ra ha­cia nin­gu­na par­te que em­pren­dió Abel Ca­ba­lle­ro lo­gra­ron ta­po­nar esa gran grie­ta por la que se es­cu­rrió el li­de­raz­go del so­cia­lis­mo ga­lle­go.

Si al­go lo­gra­ron las elec­cio­nes pri­ma­rias de ma­yo fue rom­per con la ato­nía de los úl­ti­mos me­ses al ac­ti­var a las ba­ses del PS­deG. Al me­nos a los 6.700 mi­li­tan­tes (más del 65 % de su cen­so) que acu­die­ron a las ur­nas ins­ta­la­das en las agru­pa­cio­nes pa­ra es­co­ger a un can­di­da­to.

La ele­va­da par­ti­ci­pa­ción per­mi­tió que Lei­cea­ga em­pe­za­ra a desem­pe­ñar su nue­vo rol con un gra­do de le­gi­ti­mi­dad muy al­to, lo que le per­mi­ti­rá asu­mir al­gu­nas ta­reas al fren­te del par­ti­do más allá de lo que se­ría un me­ro car­tel elec­to­ral. La fuer­te opo­si­ción in­ter­na que tu­vo Bes­tei­ro tras su impu­tación ju­di­cial, jun­to a la de­bi­li­dad mos­tra­da día tras día por una ges­to­ra ti­mo­ra­ta a cu­ya pre­si­den­ta le lle­ga­ron a pe­dir la di­mi­sión des­de Vi­go, in­ha­bi­li­ta­ron al PS­deG pa­ra coor­di­nar a su gru­po par­la­men­ta­rio e im­pi­die­ron que se con­cen­tra­ra en lo esen­cial: en de­fi­nir su es­tra­te­gia y su rum­bo po­lí­ti­co.

Es al­go que se vio en la an­te­rior cam­pa­ña del 20D, cu­ya coor­di­na­ción de fac­to re­ca­yó en cua­tro cha­va­les tan vo­lun­ta­rio­sos co­mo inex­per­tos de Xu­ven­tu­des So­cia­lis­tas —y me­nos mal que es­ta­ban ellos—, un mé­to­do de tra­ba­jo que alar­ma­ría a equi­pos de coor­di­na­ción de otras épo­cas, co­mo los que for­mó Emi­lio Pé­rez Tou­ri­ño con An­tón Lou­ro o con Ri­car­do Va­re­la.

Lei­cea­ga de­ci­dió rom­per con esa de­ri­va en la ca­rre­ra del 26J, don­de se com­bi­na la pro­li­fe­ra­ción de ac­tos —una me­dia de cua­tro dia­rios— con la ar­ti­cu­la­ción de un nue­vo dis­cur­so po­lí­ti­co, cla­ro y cohe­ren­te. En eso con­sis­te la ope­ra­ción Lei­cea­ga, en ocu­par el va­cío. Hoy lo ha­rá, por ejem­plo, con ac­tos en Cu­lle­re­do, Ca­rral, Fene, Ce­dei­ra y Ortigueira. Y ayer lo hi­zo im­po­nien­do doc­tri­na con un de­cá­lo­go de pro­pues­tas al fu­tu­ro Go­bierno del Es­ta­do que de­jan tras­lu­cir un ver­da­de­ro pro­gra­ma pa­ra Ga­li­cia. In­clu­ye pun­tos co­mo la re­vi­sión del mo­de­lo de fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca, el tras­pa­so de la ins­pec­ción la­bo­ral, de trá­fi­co o de la po­li­cía au­to­nó­mi­ca, el cum­pli­mien­to de pla­zos pa­ra el AVE ga­lle­go o sen­dos pa­que­tes pa­ra me­jo­rar la ac­ti­vi­dad pes­que­ra o la agro­ga­na­de­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.