Una par­ti­da en la que na­die quie­re ju­gar co­mo fa­vo­ri­to

Las ne­go­cia­cio­nes fue­ron tan du­ras que has­ta se sor­teó el or­den pa­ra in­ter­ve­nir en el mi­nu­to de oro

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo - MA­RÍA CEDRÓN

Jus­to el mis­mo día en que Es­pa­ña de­bu­ta en la Eu­ro­co­pa, los ca­be­zas de lis­ta de los cua­tro prin­ci­pa­les par­ti­dos ju­ga­rán la úni­ca ba­za que les per­mi­ti­rá, en pa­la­bras del sociólogo y coor­di­na­dor del más­ter de comunicación po­lí­ti­ca de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid Luis Gar­cía To­jar, «ha­blar de po­lí­ti­ca en la te­le­vi­sión en un mar­co po­lí­ti­co». De ahí que no fue­ra fá­cil, co­mo ex­pli­ca el di­rec­tor de la Aca­de­mia de Te­le­vi­sión, Ma­nuel Cam­po Vidal, po­ner de acuer­do a los cua­tro par­ti­dos: «Fue com­ple­jo por­que ha­bía que con­ci­liar los in­tere­ses de cua­tro y no so­lo de dos; tam­bién por­que se acep­tó mi pro­pues­ta de que hu­bie­ra tres mo­de­ra­do­res (uno por ca­da gru­po de te­le­vi­sión). Eso, ló­gi­ca­men­te, ha com­pli­ca­do las co­sas».

Tras va­rias reunio­nes lo­gra­ron, aña­de, «per­fi­lar un acuer­do prác­ti­ca­men­te por con­sen­so», por­que hu­bo fle­cos don­de tu­vie­ron que re­cu­rrir al sor­teo. El or­den pa­ra in­ter­ve­nir en el mi­nu­to de oro que pon­drá el bro­che al de­ba­te es un ejem­plo. La for­tu­na es la que ha di­cho que sea Pa­blo Igle­sias el pri­me­ro en in­ter­ve­nir, se­gui­do de Al­bert Rivera, Ma­riano Ra­joy y, por úl­ti­mo, Pe­dro Sán­chez.

Lo que di­gan du­ran­te ese mi­nu­to de oro se­rá es­pe­cial­men­te im­por­tan­te pa­ra lo­grar los ob­je­ti­vos que se ha mar­ca­do ca­da uno con sus res­pec­ti­vos ase­so­res du­ran­te los días pre­vios al de­ba­te. Por eso, co­mo ex­pli­ca Iván Re­don­do, de la con­sul­to­ra de po­lí­ti­ca Re­don­do y Aso­cia­dos, de­ben re­cu­rrir a un len­gua­je sen­ci­llo y di­rec­to, te­nien­do muy cla­ro cuál es el ob­je­ti­vo que quie­ren lo­grar: «Es fun­da­men­tal que del mis­mo mo­do que de­ben em­pe­zar el de­ba­te con fuer­za, tam­bién lo ter­mi­nen con ella».

No ha­brá tiem­pos mar­ca­dos

Otra de las par­ti­cu­la­ri­da­des de es­te de­ba­te son los tres mo­de­ra­do­res en­car­ga­dos de equi­li­brar los tiem­pos de in­ter­ven­ción en los di­fe­ren­tes blo­ques, por­que es­tos no es­tán prees­ta­ble­ci­dos. Ayer los pre­sen­ta­do­res ce­le­bra­ron una reu­nión pa­ra re­pa­sar la pro­gra­ma­ción. Ana Blan­co se­rá la en­car­ga­da de rea­li­zar la pre­sen­ta­ción del en­cuen­tro; Vi­cen­te Va­llés de­be­rá ex­pli­car la di­ná­mi­ca del pro­gra­ma y Pe­dro Pi­que­ras lan­za­rá la pri­me­ra pre­gun­ta que da­rá pa­so a ca­da blo­que.

Los par­ti­dos no quie­ren de­jar na­da al al­bur por­que, co­mo ha no­ta­do Cam­po Vidal du­ran­te los días pre­vios, «hay mu­cha ten­sión y en reali­dad na­die cree en las en­cues­tas que se pu­bli­can. Por eso, el de­ba­te pue­de ser es­pe­cial­men­te in­flu­yen­te, más que otras ve­ces». No opi­na muy dis­tin­to de Luis Gar­cía To­jar en ese sen­ti­do. El sociólogo cuen­ta ade­más que «el de­ba­te es el mo­men­to de­ci­si­vo de la cam­pa­ña».

Re­don­do cree que na­die quie­re ir al jue­go de ma­ña­na co­mo fa­vo­ri­to por­que el que lo ha­ga ten­drá mu­cho más com­pli­ca­do lo­grar el ob­je­ti­vo de ga­nar­se a un pú­bli­co que es­pe­ra mu­cho más de lo que pue­dan de­cir o ha­cer que del res­to de can­di­da­tos . Su ejem­plo: «Ra­joy es el que par­te de la ex­pec­ta­ti­va más ba­ja, cual­quier co­sa que ha­ga bien lo re­co­no­ce­rán. No le ha­ce fal­ta lle­gar al diez, le bas­ta con un diez. Por con­tra, Pa­blo Igle­sias de­be­rá es­tar bri­llan­te pa­ra po­der su­pe­rar la in­ter­ven­ción que reali­zó en el an­te­rior cam­pa­ña». Los ner­vios so­bre­vue­lan ya el pla­tó. Nin­guno quie­re ter­ce­ra vuel­ta.

PA­CO CAM­POS

Los mo­de­ra­do­res mos­tra­ron el pla­tó del de­ba­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.