Cuan­do la po­lí­ti­ca es el gran ar­te de la es­tu­pi­dez

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinion - Ro­ber­to L. Blan­co Val­dés

¿Qué tie­nen en co­mún Da­vid Ca­me­ron, Ar­tur Mas y Pe­dro Sán­chez? Es fá­cil: que los tres ejem­pli­fi­can a la per­fec­ción la ter­ce­ra de las le­yes de la es­tu­pi­dez hu­ma­na for­mu­la­das por Ci­po­lla, el gran his­to­ria­dor eco­nó­mi­co ita­liano. Se­gún ella, «una per­so­na es­tú­pi­da es una per­so­na que cau­sa un da­ño a otra per­so­na o gru­po de per­so­nas sin lo­grar nin­gu­na ven­ta­ja pa­ra sí o, pa­ra col­mo, su­frien­do él mis­mo una pér­di­da».

Da­vid Ca­me­ron con­vo­có en el 2014 un re­fe­ren­do so­bre la in­de­pen­den­cia de Es­co­cia del que na­die ob­tu­vo be­ne­fi­cios, pe­ro que a pun­to es­tu­vo de pro­vo­car un te­rre­mo­to. Tan­to que el pro­pio Ca­me­ron y mu­chos otros po­lí­ti­cos que lo ha­bían cri­ti­ca­do por tan te­me­ra­ria ini­cia­ti­va de­bie­ron ame­na­zar con que el Reino Uni­do su­fri­ría una ca­tás­tro­fe si los es­co­ce­ses lo de­ja­ban. No con­ten­to, sin em­bar­go, con ha­ber pues­to a su país al bor­de del abis­mo, Ca­me­ron con­vo­có por su cuen­ta otro re­fe­ren­do pa­ra el pró­xi­mo día 23, aho­ra so­bre la sa­li­da del Reino Uni­do de la UE, en el que los son­deos vuel­ven a dar co­mo ga­na­do­ra a la po­si­ción con­tra la que Ca­me­ron com­ba­te. Lo que ha obli­ga­do de nue­vo al pri­mer mi­nis­tro a anun­ciar to­do ti­po de des­gra­cias si triun­fa un bre­xit que ja­más se hu­bie­ra plan­tea­do de no ha­ber adop­ta­do él mis­mo una de­ci­sión de una irres­pon­sa­bi­li­dad des­co­mu­nal. Si hay bre­xit, la ca­be­za de Ca­me­ron ro­da­rá an­tes que nin­gu­na.

Ar­tur Mas fue el pri­mer res­pon­sa­ble de con­du­cir a Ca­ta­lu­ña al des­pe­ña­de­ro en que hoy es­tá: un país po­lí­ti­ca­men­te des­go­ber­na­do y so­cial­men­te ro­to y des­qui­cia­do. Por esa lo­cu­ra ob­tu­vo Mas un pre­mio de to­dos co­no­ci­do: ser de­fe­nes­tra­do por su pro­pio par­ti­do des­pués de que lo de­ja­ra he­cho unos zo­rros. Por eso Mas ejem­pli­fi­ca me­jor aún que Ca­me­ron, si ca­be, esa se­gun­da ley so­bre la es­tu­pi­dez hu­ma­na, por vir­tud de la cual uno pro­vo­ca un da­ño gra­ve a mu­chos da­ñán­do­se a sí mis­mo.

To­do apun­ta a que ese se­rá tam­bién el ca­so de Pe­dro Sán­chez tras las pró­xi­mas elec­cio­nes ge­ne­ra­les. Si se pro­du­ce el sor­pas­so que anun­cian to­das las en­cues­tas, el lí­der so­cia­lis­ta ha­brá cul­mi­na­do una fae­na ver­da­de­ra­men­te ma­gis­tral: aca­bar con su ca­rre­ra po­lí­ti­ca an­tes de em­pe­zar­la de ver­dad, tras ha­ber con­du­ci­do a su par­ti­do a un desas­tre for­mi­da­ble, que lo co­lo­ca en el ca­mino de aca­bar co­mo el PSI en Ita­lia o el Pa­sok grie­go. Sán­chez ha si­do co­mo el San­tia­go Na­sar de la Cró­ni­ca de una muer­te anun­cia­da: el úni­co es­pa­ñol que no sa­bía lo que to­dos los de­más veía­mos cla­ro co­mo el agua: que iba di­rec­to al ma­ta­de­ro. Aun­que mien­tras que al po­bre San­tia­go na­die lo avi­só de su des­tino, Sán­chez ha si­do ad­ver­ti­do has­ta el can­san­cio de lo que se le ve­nía en­ci­ma.

Pe­se a ello, Sán­chez in­sis­te en una po­lí­ti­ca que ca­li­fi­ca­ba me­jor que na­die Grou­cho Marx: la con­sis­ten­te en «bus­car pro­ble­mas, en­con­trar­los, ha­cer un diag­nós­ti­co fal­so y apli­car des­pués los re­me­dios equi­vo­ca­dos». Co­mo Ca­me­ron. Co­mo Mas. Y co­mo tan­tos otros que, an­tes que ellos, han lle­va­do a mi­llo­nes de per­so­nas a un nau­fra­gio se­gu­ro mien­tras lar­ga­ban to­do el tra­po con­ven­ci­dos de na­ve­gar ha­cia la is­la del te­so­ro. El col­mo de la es­tu­pi­dez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.