Al­ter­na­ti­vas

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinion - Luis Fe­rrer i Bal­se­bre

Ha­ce unas se­ma­nas pre­sen­cié en Vía V có­mo dos ciu­da­da­nos pro­ce­dían a un sui­ci­dio te­le­vi­si­vo in­gi­rien­do un bo­te de me­di­ci­nas ho­meo­pá­ti­cas en el pla­tó. Y no mu­rie­ron. Que­rían de­mos­trar la inocui­dad de los com­pues­tos ho­meo­pá­ti­cos. En cier­to mo­do lo con­si­guie­ron, pe­ro hay ma­ti­ces.

Ha­ce años que Clau­de Levy-Strauss des­cri­bió la es­truc­tu­ra an­tro­po­ló­gi­ca ne­ce­sa­ria pa­ra la cu­ra; se ne­ce­si­tan tres ele­men­tos inex­cu­sa­bles: un cha­mán que po­sea una teo­ría acer­ca de la en­fer­me­dad y un cor­pus te­ra­péu­ti­co cohe­ren­te con esa ex­pli­ca­ción, un en­fer­mo con­ven­ci­do y con­fia­do en que di­cho he­chi­ce­ro sa­be y pue­de cu­rar­le, y un gru­po hu­mano que cer­ti­fi­que que, efec­ti­va­men­te, el en­fer­mo ha si­do sa­na­do por ese cu­ra­dor.

Las me­di­ci­nas al­ter­na­ti­vas son más fre­cuen­ta­das de lo que pen­sa­mos y es la cla­se me­dia y al­ta la que más lo ha­ce. No es una cues­tión de ig­no­ran­cia acer­ca de la va­li­dez cien­tí­fi­ca de sus tra­ta­mien­tos, sino de des­con­fian­za en la con­ven­cio­nal.

La gen­te des­con­fía de la me­di­ci­na ofi­cial y lo ha­ce por ra­zo­nes cla­ras. La apa­ri­ción de en­fer­me­da­des nue­vas ti­po fi­bro­mial­gia, el sín­dro­me de fa­ti­ga cró­ni­ca y mu­chas más, nos ha co­gi­do a la me­di­ci­na con el pie cam­bia­do; no so­mos ca­pa­ces de en­ten­der su ori­gen y por tan­to no sa­be­mos tra­tar­las. La me­di­ci­na ha re­le­ga­do al en­fer­mo a un con­jun­to de sín­to­mas sin bio­gra­fía hu­ma­na de­trás, se ha dis­tan­cia­do del en­fer­mo, al que a ve­ces so­lo ve a tra­vés de una pan­ta­lla de plas­ma. Los mé­di­cos nos he­mos con­ver­ti­do en unos ex­ce­len­tes téc­ni­cos pe­ro sin dis­po­ni­bi­li­dad, con unos tiem­pos mí­ni­mos pa­ra ver al en­fer­mo, con lo que es im­po­si­ble al­can­zar la in­ti­mi­dad y la con­fian­za ne­ce­sa­rias pa­ra en­ta­blar una re­la­ción ca­paz de fa­ci­li­tar la cu­ra, co­mo des­ve­ló Levy-Strauss.

Las me­di­ci­nas al­ter­na­ti­vas brin­dan la po­si­bi­li­dad de po­der com­ba­tir es­te ti­po de pro­ble­mas con la he­rra­mien­ta más efi­caz de cual­quier me­di­ci­na: la re­la­ción con el pa­cien­te. Sean cohe­ren­tes con sus prin­ci­pios ex­pli­ca­ti­vos o no, las me­di­ci­nas al­ter­na­ti­vas re­quie­ren de una con­fian­za en el he­chi­ce­ro que las ha­ce efi­ca­ces a la ho­ra de pro­mo­ver la au­to­cu­ra­ción que re­quie­ren pa­to­lo­gías de esas don­de lo psí­qui­co y lo so­má­ti­co van en­tre­la­za­dos; al mis­mo tiem­po, quie­nes las dis­pen­san dis­po­nen de un tiem­po pri­vi­le­gia­do pa­ra cul­ti­var la re­la­ción y re­for­zar la con­fian­za del pa­cien­te.

Por otro la­do, los efec­tos se­cun­da­rios que pro­du­ce la me­di­ci­na con­ven­cio­nal, no so­lo con los tra­ta­mien­tos sino so­bre to­do con las ex­plo­ra­cio­nes y la ia­tro­ge­nia que pro­du­ce tan­ta in­for­ma­ción mé­di­ca, en la que a ve­ces las opi­nio­nes ex­per­tas son cam­bian­tes, cuan­do no con­tra­dic­to­rias —el pes­ca­do azul, el sol, la car­ne de cer­do, et­cé­te­ra—. To­do ello ali­men­ta la pro­li­fe­ra­ción de una so­cie­dad me­di­ca­li­za­da en la que la hi­po­con­dría y la des­con­fian­za lle­van a que se ha­ga una ca­rí­si­ma me­di­ci­na de­fen­si­va por par­te del pro­fe­sio­nal.

En eso es­ta­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.