¿Se­rá por el pre­cio de la luz?

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinion -

Tras años de echar la cul­pa de la fal­ta de com­pe­ti­ti­vi­dad de la gran in­dus­tria en Es­pa­ña al pre­cio de la elec­tri­ci­dad, no ca­be sino pre­gun­tar­se su pa­pel real en la de­ci­sión de Al­coa de po­ner en ven­ta sus ins­ta­la­cio­nes en Es­pa­ña. Sor­pren­de a es­tos efec­tos que la de­ci­sión se ha­ya to­ma­do cuan­do el pre­cio del mer­ca­do ma­yo­ris­ta de elec­tri­ci­dad es­tá por los sue­los, acu­mu­lan­do una caí­da del 38 % en lo que va de año res­pec­to del mis­mo pe­río­do del año an­te­rior. Sor­pren­de igual­men­te que, se­gún pu­bli­ca Eu­ros­tat, los pre­cios de la elec­tri­ci­dad de los gran­des con­su­mi­do­res in­dus­tria­les, al con­tra­rio que los do­més­ti­cos, son en Es­pa­ña in­fe­rio­res a los de la me­dia de la Unión Eu­ro­pea (y a los que se pa­gan en Ale­ma­nia, Reino Uni­do o Ita­lia). El pro­ble­ma, en mi opi­nión, no es el pre­cio de la elec­tri­ci­dad en sí, sino su cons­truc­ción. Si se ana­li­zan las di­fe­ren­tes fuen­tes de pro­duc­ción en lo que lle­va­mos de año, se ve que su con­tri­bu­ción es muy si­mi­lar a la del mis­mo pe­río­do del año an­te­rior, con la úni­ca sal­ve­dad re­le­van­te del car­bón, que ha caí­do del 15 % de la pro­duc­ción a tan so­lo el 8 %, de­jan­do un hue­co que ha cu­bier­to la hi­dro­eléc­tri­ca, que ha subido del 14 al 21 %. ¿Có­mo es po­si­ble que un cam­bio del 7 % en la ces­ta de cen­tra­les ha­ya oca­sio­na­do un des­plo­me del 38 % en los pre­cios?

La res­pues­ta es sen­ci­lla: co­mo ve­nía de­nun­cian­do la ex­tin­ta Co­mi­sión Na­cio­nal de Ener­gía des­de el 2008, la bre­cha en­tre los cos­tes de pro­du­cir ener­gía eléc­tri­ca y los pre­cios que pa­ga­mos los con­su­mi­do­res es ca­da vez ma­yor.

En lu­gar de cen­trar­se en abor­dar es­ta no­ta­ble in­efi­cien­cia del mer­ca­do, los in­dus­tria­les elec­tro­in­ten­si­vos y los Go­bier­nos lle­van años pac­tan­do par­ches que per­mi­tie­ran re­du­cir la fac­tu­ra. Sur­gie­ron así la fa­mo­sa in­te­rrum­pi­bi­li­dad, un des­cuen­to por de­jar­se cor­tar la luz si el sis­te­ma eléc­tri­co se que­da­ba sin ca­pa­ci­dad de abas­te­cer la de­man­da —in­ne­ce­sa­rio des­de al me­nos el 2011, da­da la so­bre­ca­pa­ci­dad de cen­tra­les exis­ten­te— o la de­ci­sión de exi­mir a la in­dus­tria de la prác­ti­ca to­ta­li­dad de pa­gos por la red, re­no­va­bles y otros cos­tes re­gu­la­dos.

Nó­te­se la di­fe­ren­cia con me­di­das igual­men­te pro­tec­cio­nis­tas en Ale­ma­nia, don­de la gran in­dus­tria es­tá exi­mi­da de pa­gar las pri­mas a las re­no­va­bles; pe­ro, en lu­gar de ha­cer­lo con opa­ci­dad to­tal y au­sen­cia de me­to­do­lo­gía al­gu­na, co­mo en Es­pa­ña, fi­gu­ra di­rec­ta­men­te en la ley.

El ries­go es cla­ro: se de­pen­de del Go­bierno de turno (o, peor, de la po­si­ble de­cla­ra­ción de ile­ga­li­dad por par­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea de las ayu­das de Es­ta­do per­ci­bi­das, lo que obli­ga­ría a de­vol­ver sus im­por­tes) pa­ra la com­pe­ti­ti­vi­dad de una im­por­tan­te ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca en el país.

De aque­llos pol­vos, es­tos lo­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.