Puig­de­mont re­di­se­ña­rá la agen­da so­be­ra­nis­ta tras el ve­to de la CUP

El pre­si­den­te ca­ta­lán da un pa­so atrás y po­ne el acen­to en un re­fe­ren­do pac­ta­do

La Voz de Galicia (Lugo) - - España - CRIS­TIAN REINO

Un te­rre­mo­to ha sa­cu­di­do es­ta se­ma­na Ca­ta­lu­ña. El ve­to de la CUP a los pre­su­pues­tos de la Ge­ne­ra­li­tat ha di­na­mi­ta­do el pac­to en­tre Junts pel Sí y los an­ti­ca­pi­ta­lis­tas y ha de­ja­do pa­tas arri­ba la un­dé­ci­ma le­gis­la­tu­ra, la que na­ció con el en­car­go de si­tuar a Ca­ta­lu­ña a las puer­tas de la in­de­pen­den­cia. A la es­pe­ra de la cues­tión de con­fian­za a la que se so­me­te­rá Car­les Puig­de­mont en la se­gun­da quin­ce­na de sep­tiem­bre, tras una nue­va Dia­da de al­to vol­ta­je, el pro­ce­so so­be­ra­nis­ta que­da en el ai­re, pues la ma­yo­ría in­de­pen­den­tis­ta ya no ca­mi­na jun­ta. En la Cámara ca­ta­la­na hay 72 dipu­tados (so­bre 135) que que­rrían la secesión, pe­ro no han con­se­gui­do man­te­ner la uni­dad de ac­ción. En su pri­mer in­ten­to, el in­de­pen­den­tis­mo ha fra­ca­sa­do.

Aho­ra, Car­les Puig­de­mont bus­ca una se­gun­da opor­tu­ni­dad. A tra­vés de una ma­nio­bra tác­ti­ca, el pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat ha si­do ca­paz de sa­lir más o me­nos ai­ro­so de la que su­po­nía su pri­me­ra gran de­rro­ta po­lí­ti­ca, ya que nun­ca has­ta la fe­cha la Cámara ca­ta­la­na ha­bía tum­ba­do unos pre­su­pues­tos. El di­ri­gen­te au­to­nó­mi­co ha ga­na­do cua­tro me­ses, en los que se re­sol­ve­rán al­gu­nos de los ele­men­tos cla­ve que in­ci­den en el pro­ce­so ca­ta­lán: la re­fun­da­ción de Con­ver­gèn­cia y las elec­cio­nes ge­ne­ra­les. Puig­de­mont es­tá tra­tan­do de to­mar las rien­das y de qui­tar­se el sam­be­ni­to de que es un pre­si­den­te in­te­ri­no. «Si su­pera la cues­tión de con­fian­za, ya na­die po­drá ne­gar­le la le­gi­ti­mi­dad en el car­go», se­ña­lan fuen­tes de Eje­cu­ti­vo ca­ta­lán.

El exal­cal­de de Gerona es­cu- dri­ña ade­más la ma­ne­ra de rein­ven­tar el pro­ce­so y adap­tar­lo a las nue­vas cir­cuns­tan­cias. Es­te re­di­se­ño po­dría pa­sar por tres ejes: pla­zos, ob­je­ti­vos y so­cios. En cuan­to a los pla­zos, ca­da vez pa­re­ce más com­pli­ca­do cum­plir con el pro­pó­si­to de una le­gis­la­tu­ra de 18 me­ses. Si el pro­ce­so ne­ce­si­ta un re­set, es­te pa­sa por alar­gar el man­da­to, que en sep­tiem­bre ya es­ta­ría en el ecua­dor. En cuan­to a las me­tas, co­bra fuer­za la idea de vol­ver a si­tuar el de­re­cho a de­ci­dir en el cen­tro de la es­tra­te­gia, una vez que se ha com­pro­ba­do que la in­de­pen­den­cia uni­la­te­ral no es cues­tión de dos días.

Acer­car­se a Co­lau y PSC

Es­te re­gre­so a la de­fen­sa del re­fe­ren­do, en el que Con­ver­gèn­cia siem­pre se ha sen­ti­do más có­mo­da, pue­de ir acom­pa­ña­do de la bús­que­da de nue­vos so­cios, en es­te ca­so un acer­ca­mien­to al en­torno de Po­de­mos y Ada Co­lau.

Puig­de­mont se­ña­ló el jue­ves pa­sa­do que hay que es­pe­rar al re­sul­ta­do del 26J y que no hay que des­car­tar la po­si­bi­li­dad de ce­le­brar un re­fe­ren­do pac­ta­do y acor­da­do con Ma­drid. Nin­gu­na encuesta va­ti­ci­na una vic­to­ria de Po­de­mos en las ge­ne­ra­les (úni­co par­ti­do na­cio­nal que de­fien­de la con­sul­ta), pe­ro una su­ma de los mo­ra­dos y el PSOE (op­ción por la que apues­ta la can­di­da­ta del PSC, Me­rit­xell Ba­tet) po­dría for­mar Go­bierno, lo que abri­ría nue­vos es­ce­na­rios en la po­lí­ti­ca ca­ta­la­na.

La otra op­ción que tie­ne es vol­ver a se­du­cir a la CUP, aun­que no lo quie­ran los círcu­los más con­ser­va­do­res de CDC, que es­tos días res­pi­ran ali­via­dos al sa­ber que ya no de­pen­den de un gru­po que, por ejem­plo, am­pa­ra a los vio­len­tos del ba­rrio de Gra­cia.

Pe­ro si en el nue­vo pro­ce­so, el úni­co ob­je­ti­vo es la secesión, Puig­de­mont so­lo po­drá ne­go­ciar la cues­tión de con­fian­za con los an­ti­ca­pi­ta­lis­tas. Que ya le han di­cho que se pue­de con­tar con ellos, si es pa­ra dar pa­sos inequí­vo­cos de rup­tu­ra y pa­ra con­vo­car un re­fe­ren­do de ma­ne­ra uni­la­te­ral .

Pe­ro la CUP ha de­ja­do al Go­bierno to­ca­do y po­dría hun­dir­lo en sep­tiem­bre. Tam­bién es­ta for­ma­ción po­dría par­tir­se en dos, pues ya ha en­tra­do en la lis­ta de víc­ti­mas po­lí­ti­cas por cul­pa del pro­ce­so ca­ta­lán, co­mo CiU, Unió, CDC, el PSC o ICV, que han su­fri­do cri­sis in­ter­nas y ya no son lo que eran ha­ce tres años.

Puig­de­mont vuel­ve al rock. El pre­si­den­te re­vi­vió el vier­nes los tiem­pos con su ban­da de rock al su­bir al es­ce­na­rio y to­car la gui­ta­rra con Sopa de Cabra en el ani­ver­sa­rio de un pro­gra­ma de la emi­so­ra RAC 1. EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.