El avión so­lar cul­mi­na en Nue­va York su tra­ve­sía por EE.UU.

So­bre­vo­ló de no­che la Es­ta­tua de la Li­ber­tad an­tes del ate­rri­za­je, tras una eta­pa que lo acer­ca al ob­je­ti­vo de dar la vuel­ta al mun­do

La Voz de Galicia (Lugo) - - Sociedad - R. R. GAR­CÍA

So­bre­vo­ló Man­hat­tan, el puer­to y, fi­nal­men­te, la Es­ta­tua de la Li­ber­tad, es­pe­cial­men­te ilu­mi­na­da pa­ra la oca­sión, an­tes de ate­rri­zar en el ae­ro­puer­to J. F. Ken­nedy jus­to un mi­nu­to an­tes de la ho­ra pre­vis­ta, las cua­tro de la ma­dru­ga­da del sá­ba­do en Nue­va York. El So­lar im­pul­se, el avión so­lar que es­tá dan­do la vuel­ta al mun­do pa­ra de­mos­trar que es po­si­ble un fu­tu­ro con ener­gías al­ter­na­ti­vas, com­ple­tó así su úl­ti­ma eta­pa en Es­ta­dos Uni­dos, la que lo lle­vó des­de Lehig Va­lley, en Pen­sil­va­nia, a la ciu­dad de los ras­ca­cie­los. El pi­lo­to sui­zo An­dré Borsch­berg, fue el en­car­ga­do en es­ta oca­sión de lle­var los man­dos, ya que se tur­na con el aven­tu­re­ro Ber­trand Pic­card. Am­bos son los pro­mo­to­res de un pro­yec­to al que aún le que­da por de­lan­te un enor­me re­to: cru­zar el Atlán­ti­co sin es­ca­las has­ta lle­gar a un pun­to que aún no se ha de­ter­mi­na­do. Po­dría ser el sur de Es­pa­ña o el nor­te de Áfri­ca.

Mien­tras tan­to, Borsch­berg dis­fru­ta de su éxi­to. «Es ab­so­lu­ta­men­te in­creí­ble, ter­mi­nar la tra­ve­sía en es­ta es­ta­tua, sím­bo­lo de la li­ber­tad de ini­cia­ti­va y de la li­ber­tad de in­no­var, su­po­ne un mo­men­to muy im­por­tan­te pa­ra mí», di­jo, tras com­ple­tar cua­tro ho­ras de vue­lo. Fue­ron sus pri­me­ras de­cla­ra­cio­nes, aun­que lue­go, en su Twitter, se ex­ten­dió pa­ra po­ner en va­lor la ini­cia­ti­va que es­tán lle­van­do a ca­bo tan­to él co­mo su so­cio. «La in­dus­tria de la avia­ción —es­cri­bió— nos di­jo que So­lar im­pul­se era un pro­yec­to im­po­si­ble, así que de­ci­di­mos cons­truir nues­tro pro­pio equi­po y desa­rro­llar nues­tras pro­pias so­lu­cio­nes». Su sue­ño se con­vir­tió en una ae­ro­na­ve que pe­sa po­co más que un co­che, pe­ro que tie­ne la en­ver­ga­du­ra de un Boeing 747.

17.000 pa­ne­les solares

Es la di­men­sión ne­ce­sa­ria pa­ra que en sus alas se pue­dan ins­ta­lar 17.000 pa­ne­les solares que brin­dan ener­gía eléc­tri­ca a sus motores. Las ba­te­rías in­clu­so tie­nen ca­pa­ci­dad de re­car­gar­se pa­ra po­der vo­lar de no­che. Si na­da se tuer­ce, el avión da­rá la vuel­ta al mun­do, has­ta lle­gar a su pun­to de sa­li­da en Abu Da­bi, sin emi­tir ni un so­lo gra­mo de dió­xi­do de car­bono a la at­mós­fe­ra. De­mos­trar que es po­si­ble e in­cen­ti­var el desa­rro­llo de tec­no­lo­gías lim­pias que per­mi­tan pres­cin­dir de los com­bus­ti­bles fó­si­les es el ver­da­de­ro ob­je­ti­vo del pro­yec­to.

Has­ta el mo­men­to, el ma­yor con­tra­tiem­po tu­vo lu­gar du­ran­te su tra­ve­sía más di­fí­cil, un re­co­rri­do de 4.000 mi­llas por el océano Pa­cí­fi­co en­tre Na­go­ya (Ja­pón) y Es­ta­dos Uni­dos. Las al­tas tem­pe­ra­tu­ras tro­pi­ca­les da­ña­ron las ba­te­rías del avión y la tri­pu­la­ción se vio obli­ga­da a de­te­ner el via­je. Fue­ron ne­ce­sa­rios va­rios me­ses pa­ra re­pa­rar el pro­ble­ma.

JEAN REVILLARD /

El «So­lar im­pul­se», en el mo­men­to en que so­bre­vo­ló la Es­ta­tua de la Li­ber­tad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.