El ta­len­to ga­lle­go triun­fa en la em­pre­sa di­gi­tal

Los nue­vos em­pren­de­do­res im­pul­san ne­go­cios de rá­pi­do cre­ci­mien­to a es­ca­la in­ter­na­cio­nal

La Voz de Galicia (Lugo) - - Economia - M. SÍO DOPESO

La ma­yo­ría no pa­san de los 40 años, trans­mi­ten una ima­gen cui­da­do­sa­men­te des­ali­ña­da, ha­blan en pú­bli­co con flui­dez, do­mi­nan el in­glés sin los com­ple­jos de su ge­ne­ra­ción pre­ce­den­te, y ba­jo sus za­pa­tos no hay for­ma de que crez­can las raí­ces. Via­jan y tra­ba­jan al mis­mo tiem­po. Esa es la ven­ta­ja de vi­vir con la ofi­ci­na a cues­tas. Así son los nue­vos em­pren­de­do­res que triun­fan en el mun­do de la em­pre­sa di­gi­tal. Y Ga­li­cia pue­de pre­su­mir de ser el ori­gen de cin­co de los más in­flu­yen­tes em­pren­de­do­res de la nue­va em­pre­sa del si­glo XXI, jó­ve­nes que es­tán al fren­te de so­cie­da­des que se ca­rac­te­ri­zan por su rá­pi­da ca­pa­ci­dad de cre­ci­mien­to.

«Los pla­zos pue­den pa­re­cer rá­pi­dos pe­ro hay mu­cho sa­cri­fi­cio de­trás. He­mos con­se­gui­do un pro­duc­to que en­ca­ja en el mer­ca­do, ge­ne­ra em­pleo y una eco­no­mía de­trás», afir­ma el co­ru­ñés Alfredo Ou­ro (1974), vi­ce­pre­si­den­te de Ti­me Out Group, la guía de ocio de ma­yor di­fu­sión en el mun­do, que ope­ra en 107 ciu­da­des de 39 paí­ses, con una au­dien­cia glo­bal de más de 120 mi­llo­nes de usua­rios al mes. Vi­ve en Es­ta­dos Uni­dos des­de que ha­ce unos me­ses Ti­me Out ad­qui­rió su apli­ca­ción de geo­lo­ca­li­za­ción tu­rís­ti­ca Ha­llS­treet (desa­rro­lla­da jun­to a su co­le­ga An­to­nio Ro­drí­guez de La To­rre).

Su ca­so, o la ven­ta de La Ne­ve­ra Ro­ja (por­tal de co­mi­da a do­mi­ci­lio crea­da por el em­pre­sa­rio de ori­gen ga­lle­go Jo­sé del Ba­rrio) por 80 mi­llo­nes a un gru­po ale­mán Jus­tEat, lle­van a pen­sar que el ob­je­ti­vo de un em­pren­de­dor di­gi­tal es que su idea sea tan in­no­va­do­ra que to­do el mun­do se pe­lee pa­ra ha­cer­se con ella. «Hay una par­te ro­mán­ti­ca de­trás de to­do es­to, cuan­do sa­bes que has crea­do al­go va­lio­so pa­ra un usua­rio, y vie­ne una mul­ti­na­cio­nal que la va a desa­rro­llar has­ta un ni­vel im­po­si­ble», afir­ma Ou­ro.

Cre­ci­mien­to de vér­ti­go

Cuan­do Ti­me Out se in­tere­só por Ha­llS­treet, no hu­bo du­das: «Nos per­mi­tía al­can­zar nues­tros ob­je­ti­vos de cre­ci­mien­to. Es­te es un sec­tor glo­bal, in­ten­si­vo en ca­pi­tal a to­pe, y ne­ce­si­ta eco­no­mía de es­ca­la que so­lo se pue­de ad­qui­rir de es­ta for­ma o yen­do por la vía del ca­pi­tal, pe­ro eso te­nía otros ries­gos».

Da­niel Sei­jo es un in­ge­nie­ro na­ci­do en San­tia­go de Com­pos­te­la ha­ce 32 años, que co­men­zó crean­do con sus ami­gos un por­tal en In­ter­net es­pe­cia­li­za­do en co­ches, que hoy se lla­ma Dia­rio Mo­tor y es uno de los por­ta­les es- pe­cia­li­za­dos más vi­si­ta­dos de Es­pa­ña. «Es un mo­de­lo in­no­va­dor en su mo­men­to, pe­ro muy clá­si­co, por eso evo­lu­cio­na­mos». Así na­ció la start-up Qué Co­che Me Com­pro. «Fac­tu­ra me­nos, aquí el ne­go­cio es­tá en los con­ce­sio­na­rios, en la com­pra de los datos de los clien­tes», afir­ma Sei­jo, ade­más fla­man­te con­se­je­ro de­le­ga­do de Me­néa­me, el por­tal de va­lo­ra­ción de no­ti­cias. «Es una web con mu­cha mar­ca y mu­cha au­dien­cia, pe­ro no es­ta­ba evo­lu­cio­nan­do. Bus­ca­ban a al­guien que en­ten­die­se el mun­do de los me­dios di­gi­ta­les, có­mo ren­ta­bi­li­zar­los. De es­ta for­ma ad­qui­ri­mos el con­trol de Me­néa­me y lo es­ta­mos ges­tio­nan­do», ex­pli­ca.

A di­fe­ren­cia de Alfredo Ou­ro, Sei­jo apues­ta por el mo­de­lo de em­pre­sa pe­que­ña, de po­co be­ne­fi­cio pe­ro ren­ta­ble. «No se­gui­mos el mo­de­lo del pe­lo­ta­zo, cre­ce­mos con re­cur­sos pro­pios».

«Pa­ra un em­pre­sa­rio di­gi­tal, la idea es im­por­tan­te, pe­ro la cla­ve del éxi­to es­tá en la eje­cu­ción y el mer­ca­do al que se di­ri­ge. Hay que sa­ber evo­lu­cio­nar por el ca­mino ade­cua­do», ex­pli­ca Ru­bén Ferreiro (1977), un san­tia­gués cria­do en Vi­go, con­se­je­ro de­le­ga­do de Vi­ko (hol­ding ma­triz de Elo­gia), un gru­po de empresas es­pe­cia­li­za­das en már­ke­ting pa­ra co­mer­cio elec­tró­ni­co, con 120 em­plea­dos en Bar­ce­lo­na, Ma­drid, Vi­go, Mé­xi­co, Mia­mi y Lon­dres.

«La gen­te que tie­ne una pro­pues­ta y un mo­de­lo de ne­go­cio exi­to­so es por­que tie­ne una ofer­ta di­fe­ren­cial», afir­ma pa­ra ex­pli­car el cre­ci­mien­to de Vi­ko. «Hay par­te es­tra­té­gi­ca y hay par­te de ca­sua­li­dad, co­mo en to­dos los ne­go­cios. A no­so­tros hay al­go que nos mar­ca un po­co un pun­to de in­fle­xión, que es la lle­ga­da de Pri­va­lia co­mo clien­te», ex­pli­ca.

Com­pra­do­res al ace­cho

Da­vid Pom­bar es tam­bién san­tia­gués, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Set­pay, cu­ya pa­ten­te es­tre­lla es una ter­mi­nal de ven­ta que per­mi­te co­bros con tar­je­ta des­de un pe­que­ño dis­po­si­ti­vo mó­vil. Tie­ne ya mi­les de clien­tes co­mo ta­xis­tas o téc­ni­cos de re­pa­ra­cio­nes a do­mi­ci­lio: «Es­ta­mos al­can­zan­do una ve­lo­ci­dad de cru­ce­ro muy im­por­tan­te, por­que te­ne­mos cla­ro nues­tro per­fil de clien­te, don­de en­con­trar­lo. Tam­bién nos es­ta­mos en­con­tran­do com­pe­ten­cia pe­ro so­mos ágiles, y ha­ce­mos co­sas más rá­pi­do». Set­pay es­tá a pun­to de con­se­guir la li­cen­cia de en­ti­dad de pa­gos del Ban­co de Es­pa­ña. «Nos per­mi­ti­rá tra­ba­jar de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te, y un mar­gen de ne­go­cio más gran­de», ase­gu­ra Pom­bar, a pun­to de ce­rrar una am­plia­ción de ca­pi­tal, de más de me­dio mi­llón de eu­ros, por fin con par­ti­ci­pa­ción ga­lle­ga. «Es pron­to pa­ra ven­der­la, pe­ro sí, ya hay ofer­tas de fu­sio­nes», ase­gu­ra

Fal­tan más mu­je­res en el mun­do del em­pren­di­mien­to di­gi­tal, pe­ro las que es­tán, ade­más de muy jó­ve­nes, lle­gan pi­san­do muy fuer­te, co­mo la co­ru­ñe­sa Yai­za Canosa, de 22 años, crea­do­ra de GOI. Es la pri­me­ra pla­ta­for­ma que uti­li­za la eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va en el sec­tor de la pa­que­te­ría y de las mu­dan­zas con trans­por­tis­tas par­ti­cu­la­res y pro­fe­sio­na­les, ex­pli­ca. So­lo lle­va 6 me­ses fun­cio­nan­do y em­pie­za a dar fru­tos. «No he­mos re­ci­bi­do ofer­tas de com­pra, pe­ro sí he­mos fir­ma­do ya acuer­dos es­tra­té­gi­cos con gran­des empresas», ase­gu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.