Ha­mil­ton man­tie­ne su idi­lio con Ca­na­dá y lo­gra una nue­va po­le

La Voz de Galicia (Lugo) - - Deportes -

Ca­da año en el Gran Pre­mio de Ca­na­dá se cum­plen va­rias má­xi­mas. La pri­me­ra, que los mu­ros es­tán tan cer­ca que siem­pre hay al­gún pi­lo­to que ve có­mo sus op­cio­nes des­apa­re­cen por un des­pis­te. La se­gun­da, que la tem­pe­ra­tu­ra es tan cam­bian­te que en un la­do del cir­cui­to pue­de llo­ver mien­tras que en otro ha­ce un sol ra­dian­te. Y la ter­ce­ra, al me­nos en los úl­ti­mos años, es que Le­wis Ha­mil­ton es quien man­da. El pi­lo­to bri­tá­ni­co su­mó en el Gi­lles Vi­lle­neu­ve una po­le in­con­tes­ta­ble, con un crono de 1:12.812 que de­ja en na­da el no me­nos im­pre­sio­nan­te el 1:12.876 de su com­pa­ñe­ro Ni­co Ros­berg. El vi­gen­te cam­peón es­tá de dul­ce tras ga­nar en Mó­na­co y en el cir­cui­to don­de em­pe­zó to­do pa­ra él (aquí lo­gró su pri­me­ra vic­to­ria, en el 2007) y no va a de­jar res­pi­ro a su com­pa­ñe­ro, y me­nos en un cir­cui­to don­de pue­de ex­pri­mir al má­xi­mo las in­men­sas vir­tu­des de su Mer­ce­des. La lu­cha por la ca­rre­ra (20 ho­ras, Mo­vis­tar F1) se­rá, co­mo en la cla­si­fi­ca­ción, co­sa de dos, ya que Vet­tel, ter­ce­ro, de­jó cla­ro que la re­su­rrec­ción de Red Bull ten­drá que es­pe­rar un po­co: en Ca­na­dá son me­nos fie­ros.

El re­sul­ta­do en los ter­ce­ros en­tre­na­mien­tos li­bres de los es­pa­ño­les les hi­zo sa­lir a la cla­si­fi­ca­ción con mu­chas ga­nas y con­fian­za. Sin em­bar­go, Car­los Sainz, que lle­va to­do el fin de se­ma­na con muy buen feeling con el To­ro Ros­so, des­tro­zó sus pro­pias op­cio­nes por un error de pi­lo­ta­je im­per­do­na­ble. El pi­lo­to es­pa­ñol ve­nía ba­tien­do ré­cords na­da más em­pe­zar la Q2 cuan­do, al en­fo­car la chi­ca­ne pre­via al mí­ti­co muro de los cam­peo­nes, en­tró muy pa­sa­do y aca­bó es­tre­llán­do­se de la­te­ral. El ma­dri­le­ño ni si­quie­ra le­van­tó las ma­nos pa­ra la­men­tar­se, a sa­bien­das de que es­te im­per­do­na­ble fa­llo le ha­bía des­tro­za­do to­das sus op­cio­nes de es­te sá­ba­do y bue­na par­te del do­min­go. El pi­lo­to ma­dri­le­ño so­lo pu­do en­to­nar un es­cus­sa cuan­do se en­con­tró con su in­ge­nie­ro de pis­ta na­da más lle­gar al muro.

La otra ca­ra de la mo­ne­da pa­ra los es­pa­ño­les la de­jó Fer­nan­do Alon­so. Lo­gró en­trar por ter­ce­ra ca­rre­ra con­se­cu­ti­va en la Q3, El dé­ci­mo pues­to le per­mi­ti­rá vol­ver a lu­char por los pun­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.