La Ha­cien­da ga­lle­ga

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinion -

Di­cen que hay más ten­sio­nes en el PSOE por cul­pa de que es­te par­ti­do en Ga­li­cia apo­ya una pro­po­si­ción de ley del BNG pa­ra crear un sis­te­ma de fi­nan­cia­ción co­mo el vas­co o el na­va­rro. A lo me­jor es que nues­tros di­ri­gen­tes en San Cae­tano no su­pie­ron nun­ca es­tar a la al­tu­ra. Pue­de ser. Pe­ro que nos cre­cen los enanos, tam­bién. Con­tra el AVE a Ga­li­cia, los ca­ta­la­nes, y con­tra nues­tra Ha­cien­da, Su­sa­na Díaz. Sí, Su­sa­na Díaz, la que tie­ne se­te­cien­tos mi­llo­nes per­di­dos por ahí y po­ne la mano en el fue­go por dos pre­sun­tos de­lin­cuen­tes. La pre­si­den­ta an­da­lu­za, Su­sa­na Díaz, avi­sa de que «en ab­so­lu­to» es­tá a fa­vor de avan­zar en esa lí­nea y exi­ge ga­ran­ti­zar la igual­dad de «to­dos los es­pa­ño­les». ¿Se re­fe­ri­rá a vas­cos o ca­ta­la­nes, tam­bién? ¿O es que, pa­ra ella, ya no per­te­ne­cen a la piel de to­ro? A lo me­jor es que se cree su­pe­rior a los ga­lle­gos, que to­do pue­de ser.

Pe­ro el PSOE vuel­ve a dar una vuel­ta más de tor­ni­llo a su in­con­gruen­cia cuan­do Lei­cea­ga, re­cien­te y fla­man­te can­di­da­to a la pre­si­den­cia de la Xun­ta, ya pun­tua­li­za que no apo­ya esa pro­pues­ta por ser per­ju­di­cial pa­ra Ga­li­cia, y por cues­tión de ideo­lo­gía. Eso es fun­da­men­tal. Que el PSOE de­mues­tre su ideo­lo­gía. Y al Blo­que de­cir­le que no quie­re a su pue­blo, ya que lo va a per­ju­di­car.

Re­don­dean­do la cues­tión, me sa­le una pre­gun­ta: si los so­cia­lis­tas no es­tán de acuer­do, tal co­mo el lí­der que han ele­gi­do pa­ra las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas, ¿por qué apo­yan la pro­po­si­ción de ley del BNG? ¿Por­que sa­ben que no va sa­lir ade­lan­te ya que el PP tie­ne ma­yo­ría ab­so­lu­ta, y es­tá en con­tra? ¿O por el sim­ple he­cho de ha­cer­se no­tar? De to­das for­mas, ya nos de­mues­tran con quién nos ju­ga­mos los gar­ban­zos. Pa­ra unos es bueno, pe­ro pa­ra los ga­lle­gos, no. So­lo vas­cos y ca­ta­la­nes pue­den mar­car la di­fe­ren­cia, el res­to mar­ca­mos el pa­so de esos dos, que es una for­ma de mar­car al­go, gra­cias a nues­tros di­ri­gen­tes y a que no da­mos pol­tro­nas. AN­DRÉS NIDÁGUILA CA­SAL. PON­TE­DEU­ME.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.