Ru­sia es­pe­ra en si­len­cio que ga­ne el «bre­xit»

Pu­tin no se pro­nun­cia, pe­ro oli­gar­cas ru­sos afin­ca­dos en Lon­dres ha­cen cam­pa­ña por la sa­li­da

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional -

Por las grie­tas de la Unión Eu­ro­pea en­tran ra­yos de luz. Así in­ter­pre­tan po­de­res fác­ti­cos de Ru­sia una hi­po­té­ti­ca sa­li­da del Reino Uni­do. Las re­la­cio­nes en­tre es­te país y la UE es­tán ba­jo mí­ni­mos de­bi­do a la cri­sis de Ucra­nia y no pa­re­ce que los puen­tes se re­cons­tru­yan a cor­to pla­zo. De he­cho, Bru­se­las aca­ba de am­pliar seis me­ses más las san­cio­nes por la ane­xión de Cri­mea y la in­va­sión del es­te ucra­niano.

Da­vid Ca­me­ron se re­fi­rió a Vla­di­mir Pu­tin co­mo el úni­co lí­der mun­dial que apo­ya el bre­xit. Con­si­de­ra que su si­len­cio lo de­la­ta. Otros co­mo Oba­ma han ex­pre­sa­do pú­bli­ca­men­te su de­seo de que los bri­tá­ni­cos con­ti­núen en la UE, apo­yan­do la cam­pa­ña de Ca­me­ron. Ja­mes Ni­xe, ex­per­to en Ru­sia de The Ro­yal Ins­ti­tu­te of In­ter­na­tio­nal Af­fairs, ha ela­bo­ra­do un in­for­me so­bre la po­si­ción ru­sa. Ci­ta a vo­ces co­mo Ser­guéi Ut­kin, del Ins­ti­tu­te of World Eco­nomy and In­ter­na­tio­nal Af­fairs de Mos­cú, y Ale­xey Push­kov, res­pon­sa­ble del Co­mi­té de Asun­tos Ex­te­rio­res de la Du­ma, que in­di­can que el Reino Uni­do «bus­ca­rá nue­vos ami­gos una vez que se ha­ya se­pa­ra­do de Europa». Sin em­bar­go, otros ex­per­tos com­pa­trio­tas de Ut­kin y Pus­kov ha­blan de una es­pe­cie de ru­so­fo­bia de ori­gen in­glés que po­dría agu­di­zar­se con el bre­xit.

Gary Kas­pa­rov es­cri­bió un ar­tícu­lo en The Guar­dian en el que ex­pli­ca­ba por qué la mar­cha del Reino Uni­do «se­ría el per­fec­to re­ga­lo pa­ra Pu­tin». Su re­su­men era cla­ro: «Una ins­ti­tu­ción dé­bil con me­nos po­der pa­ra opo­ner­se a sus asal­tos a las fron­te­ras eu­ro­peas».

Ofi­cial­men­te el Krem­lin no se pro­nun­cia so­bre la cues­tión. Ofi­cio­sa­men­te mue­ve sus pie­zas. Co­mo los oli­gar­cas ru­sos que re­si­den en Lon­dres. Cons­tan­tin Ma­lo­feev, em­pre­sa­rio afín a Pu­tin, sos­tie­ne que «la UE del 2016 es co­mo la Unión So­vié­ti­ca en los años ochen­ta». La UE, EE.UU. y Ucra­nia lo han acu­sa- do de fi­nan­ciar gru­pos ar­ma­dos fa­vo­ra­bles a Ru­sia, aun­que él ar­gu­men­ta que sus fon­dos se de­di­can so­lo a fi­nes hu­ma­ni­ta­rios. No es la pri­me­ra vez que Ma­lo­feev, ul­tra­con­ser­va­dor y muy li­ga­do a la je­rar­quía de la Igle­sia or­to­do­xa, mue­ve sus hi­los pa­ra in­fluir en la es­fe­ra po­lí­ti­ca eu­ro­pea. Su fun­da­ción San Ba­si­lio el Gran­de ce­le­bró una reu­nión ha­ce dos años en Vie­na con la in­ten­ción de que di­fe­ren­tes movimientos unie­ran sus fuer­zas con­tra el ateís­mo, el lobby gay y en de­fen­sa de los «vie­jos va­lo­res».

En es­te fren­te tam­bién se ape­la al sen­ti­mien­to pa­trió­ti­co de los pro­pios bri­tá­ni­cos. «El Reino Uni­do es uno de los paí­ses con más tra­di­ción de­mo­crá­ti­ca. ¿Cree­mos que las ins­ti­tu­cio­nes que go­bier­nan la UE es­tán en sintonía con es­ta tra­di­ción, tal y co­mo se en­tien­de la de­mo­cra­cia en el Reino Uni­do?», se­ña­ló en Fi­nan­cial Ti­mes An­dréi Ya­ku­nin, otro alia­do de Pu­tin. Ya­ku­nin, afin­ca­do In­gla­te­rra, es hi­jo del ex­pre­si­den­te de la com­pa­ñía ru­sa de fe­rro­ca­rri­les. Con­si­de­ra que, con otro mar­co le­gal más fa­vo­ra­ble, po­dría am­pliar su ne­go­cio ho­te­le­ro en Gran Bre­ta­ña uti­li­zan­do una fir­ma con ba­se en Lu­xem­bur­go sin en­con­trar­se con tan­tos es­co­llos. Por­que el bre­xit no so­lo es una cues­tión geo­es­tra­té­gi­ca o pa­trió­ti­ca pa­ra los mi­llo­na­rios ru­sos. Creen que Lon­dres se­ría más fle­xi­ble con el flu­jo de sus ca­pi­ta­les. El mag­na­te in­glés Pe­ter Har­grea­ves, el do­nan­te pri­va­do que más di­ne­ro ha apor­ta­do a la cau­sa rup­tu­ris­ta, cree que su país de­be­ría con­ver­tir­se en el Sin­ga­pur del Atlán­ti­co, una es­pe­cie de pa­raí­so fis­cal.

No to­dos los par­ti­da­rios del adiós a la UE pien­san así. Al­gu­nos in­ten­tan ven­der que el país no se­ría un pa­raí­so pa­ra los oli­gar­cas ru­sos y ára­bes que ad­quie­ren in­mue­bles en la ca­pi­tal co­mo va­lor se­gu­ro en tiem­pos de cri­sis. No en­ca­ja en su dis­cur­so na­cio­na­lis­ta. Mi­chael Go­ve, mi­nis­tro de Jus­ti­cia, de­fien­de que un Reino Uni­do li­bre de ata­du­ras eu­ro­peas po­dría blo­quear la com­pra de pro­pie­da­des por par­te de empresas fo­rá­neas.

PAUL ELLIS AFP

Un par­ti­da­rio del «bre­xit», con una ca­mi­se­ta que mues­tra su re­cha­zo a la Unión Eu­ro­pea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.