«El hu­mor ayu­da a ge­ne­rar in­quie­tud so­bre la cien­cia»

La bió­lo­ga apues­ta por acer­car la in­ves­ti­ga­ción a la so­cie­dad, tam­bién a tra­vés de la di­ver­sión

La Voz de Galicia (Lugo) - - Sociedad - R. ROMAR

Al­ba Aguión (A Co­ru­ña, 1990) se ha pa­sa­do el fin de se­ma­na en Chi­pre ha­cien­do una de las co­sas que más le gus­ta: di­vul­gar la cien­cia a los ni­ños. Es par­te de su la­bor en la em­pre­sa bri­tá­ni­ca en la que tra­ba­ja, pe­ro tam­bién es una vo­ca­ción que la lle­vó a con­ver­tir­se en la sub­cam­peo­na mun­dial del con­cur­so de mo­nó­lo­gos cien­tí­fi­cos Fa­me­lab, una es­pe­cie de Club de la Co­me­dia de la cien­cia, que se ce­le­bró en Chel­ten­ham (Reino Uni­do). —¿Pen­só en lle­gar tan le­jos? —No, en ab­so­lu­to. Nun­ca me ha­bía subido a un es­ce­na­rio an­tes de Fa­me­lab, por lo que no ima­gi­né cuan­do me pre­sen­té po­der ga­nar la ron­da na­cio­nal y, mu­cho me­nos, que­dar de sub­cam­peo­na en la in­ter­na­cio­nal. —En la final pre­sen­tó el mo­nó­lo­go «En de­fen­sa de las ci­ga­rras». ¿Es ne­ce­sa­rio de­fen­der­las? —Sí. Creo que es un ani­mal que go­za de muy po­ca sim­pa­tía, en par­te por la fá­bu­la de Eso­po. Mi in­ten­ción era cam­biar un po­co la ima­gen que se tie­ne de ellas usan­do pre­ci­sa­men­te la fá­bu­la que las lle­va eti­que­tan­do cien­tos de años co­mo va­gas. —En la semifinal de­fen­dió «La in­te­li­gen­cia del hor­mi­gue­ro». ¿Son real­men­te tan in­te­li­gen­tes? —Las hor­mi­gas no lo son, el hor­mi­gue­ro es el in­te­li­gen­te. Es lo que se co­no­ce co­mo «in­te­li­gen­cia de en­jam­bre», la apa­ri­ción de com­por­ta­mien­tos in­te­li­gen­tes gra­cias a la comunicación en­tre pe­que­ñas par­tes que no lo son, pe­ro que sa­ben au­to­or­ga­ni­zar­se. —¿Po­de­mos apren­der al­go de ellas? —Po­de­mos apren­der mu­cho. A ni­vel cien­tí­fi­co nos ayu­dan, por ejem­plo, en la cons­truc­ción de ro­bots, o en en­ten­der có­mo las cé­lu­las se or­ga­ni­zan pa­ra for­mar ór­ga­nos. Hay empresas de men­sa­je­ría que usan mo­de­los ma­te­má­ti­cos ins­pi­ra­dos en ellas pa­ra cal­cu­lar las ru­tas de en­tre­ga y re­co­gi­da de mer­can­cías. —Di­cen que se enamo­ró de las hor­mi­gas cuan­do tu­vo que ma­tar­las pa­ra un tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción. ¿Es así? —Si. Du­ran­te una de mis dos te­sis de más­ter tra­ba­je en un pro­yec­to en el que es­tu­dia­mos la efi­ca­cia de di­fe­ren­tes pes­ti­ci­das pa­ra la hor­mi­ga in­va­so­ra de jar­dín, que va po­co a po­co ex­pan­dién­do­se por Europa y ma­tan­do a nues­tras hor­mi­gas au­tóc­to­nas. En ese pro­yec­to des­cu­brí su in­creí­ble or­ga­ni­za­ción y real­men­te me que­de pren­da­da de ellas. Fa­me­lab ha si­do una ex­pe­rien­cia es­tu­pen­da pa­ra hon­rar­las co­mo se me­re­cen, y qui­tar­me el sen­ti­mien­to de cul­pa des­pués de ma­sa­crar­las du­ran­te cua­tro me­ses. —¿La cien­cia, me­jor con hu­mor? —Yo creo que sí. El hu­mor es una he­rra­mien­ta es­tu­pen­da y yo creo que, bien apli­ca­do, ayu­da a ge­ne­rar in­quie­tud so­bre te­mas cien­tí­fi­cos. De eso se tra­ta Fa­me­lab, ade­mas de sem­brar una se­mi­lla de in­te­rés por al­go que de otro mo­do ni te plan­tea­rías. —¿Ha pen­sa­do en ga­nar­se la vi­da con la di­vul­ga­ción? —Si. La di­vul­ga­ción me gus­ta mu­cho. De he­cho, mi tra­ba­jo ac­tual con­sis­te en vi­si­tar cen­tros edu­ca­ti­vos de Reino Uni­do ha­blan­do de mi ex­pe­rien­cia co­mo cien­tí­fi­ca en Sval­bard y de las re­gio­nes po­la­res. Creo que es im­por­tan­te que los cien­tí­fi­cos com­par­tan sus pro­yec­tos. Es la ma­ne­ra de acer­car la cien­cia a la gen­te y de que se en­tien­da a ni­vel po­pu­lar su im­por­tan­cia y apli­ca­cio­nes. Ven­cien­do ese des­co­no­ci­mien­to que se tie­ne en mu­chos ca­sos so­bre ella po­de­mos ha­cer que mas gen­te re­co­noz­ca la im­por­tan­cia de in­ver­tir en ella. —Tam­bién re­co­rre co­le­gios in­gle­ses di­vul­gan­do cien­cia. ¿Es un mo­de­lo ex­tra­po­la­ble? —Sí. En Na­vi­da­des vi­si­te va­rios co­le­gios en Ga­li­cia con un re­sul­ta­do es­tu­pen­do. Creo que tan­to a los pro­fe­so­res co­mo a los alumnos les gus­tó la ex­pe­rien­cia. Es­pe­ro po­der re­pe­tir­la en cuan­to vuel­va a Ga­li­cia. Te­ne­mos que im­ple­men­tar una ma­ne­ra de en­se­ñar cien­cia mas prác­ti­ca. No se tra­ta de me­mo­ri­zar la teo­ría, sino de apren­der he­rra­mien­tas co­mo sa­ber ex­po­ner en pú­bli­co, sa­ber bus­car in­for­ma­ción, en­ten­der có­mo fun­cio­na real­men­te un equi­po de in­ves­ti­ga­ción .... —En su tra­ba­jo ha te­ni­do que ir al Ár­ti­co, ¿qué le ha im­pre­sio­na­do? —Es­tu­ve en el Ár­ti­co tra­ba­jan­do en un pro­yec­to el ve­rano pa­sa­do con la Uni­ver­si­dad de York. Y mas bien la pre­gun­ta es: ¿Qué no me ha im­pre­sio­na­do? Las re­gio­nes po­la­res son lu­ga­res in­creí­bles, pa­re­ce que es­tas en otro pla­ne­ta. Po­si­ble­men­te lo que mas im­pre­sión me pro­du­jo fue te­ner que lle­var un ri­fle allá don­de fue­ra pa­ra pro­te­ger­me de los osos po­la­res, y ex­pe­ri­men­tar el sol de me­dia­no­che (24 ho­ras de luz) du­ran­te mas de cin­co se­ma­nas.

«Te­ne­mos que im­ple­men­tar una ma­ne­ra de en­se­ñar cien­cia más prác­ti­ca»

FECYT

La bió­lo­ga co­ru­ñe­sa Al­ba Aguión, du­ran­te la final de Fa­me­lab ce­le­bra­da es­ta se­ma­na en In­gla­te­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.