Die­ci­ocho pro­vin­cias de­ci­di­rán las elec­cio­nes

La Voz de Galicia (Lugo) - - Portada - Tino No­voa

Los can­di­da­tos cen­tran su cam­pa­ña en las de­mar­ca­cio­nes don­de bai­la un es­ca­ño En Ga­li­cia, tres par­ti­dos se dispu­tan el sép­ti­mo dipu­tado por Pon­te­ve­dra Pa­blo Igle­sias ape­la al pa­trio­tis­mo mien­tras en Ca­ta­lu­ña apo­ya el re­fe­ren­do

Si una ima­gen va­le más que mil pa­la­bras, los ma­pas con los re­co­rri­dos de los cua­tro lí­de­res cons­ti­tu­yen to­da una de­cla­ra­ción po­lí­ti­ca. Cier­ta­men­te, unas elec­cio­nes son una con­tien­da en la que se tra­ta de ga­nar. Pe­ro no se pue­de li­mi­tar a eso. Re­du­cir el de­ba­te po­lí­ti­co a una sim­ple pe­lea por el vo­to es una cí­ni­ca for­ma de en­ten­der la de­mo­cra­cia. Las cam­pa­ñas son, o de­ben ser, mu­cho más que el pea­je ne­ce­sa­rio pa­ra ocu­par el po­der. Las cam­pa­ñas son, o de­ben ser, el mo­men­to en el que los po­lí­ti­cos ha­blan me­nos y es­cu­chan más. Las cam­pa­ñas son, o de­ben ser, cuan­do los ciu­da­da­nos ocu­pan el es­ce­na­rio y son pro­ta­go­nis­tas de la obra que el res­to del tiem­po es re­pre­sen­ta­da en su nom­bre. Por­que la de­mo­cra­cia no es so­lo ese sis­te­ma en el que se vo­ta ca­da cier­to tiem­po y go­bierno quien ga­na las elec­cio­nes. De­mo­cra­cia es, ade­más, ese sis­te­ma po­lí­ti­co que ha­ce sen­tir a sus ciu­da­da­nos que sí, que se go­bier­na por ellos, pa­ra ellos y con ellos. Y en el ca­da ciu­da­dano se sien­te igual de im­por­tan­te, sea cual sea su edad, se­xo, cre­do o con­di­ción, y vi­va en una gran ciu­dad o en una al­dea re­cón­di­ta. Por­que ca­da pro­ble­ma e in­quie­tud tie­ne el mis­mo va­lor. Por eso, to­dos te­ne­mos de­re­cho a ser es­cu­cha­dos y a sen­tir­nos aten­di­dos.

Y aun­que ya sa­be­mos que en cam­pa­ña hay mu­cha son­ri­sa fin­gi­da y de­ma­sia­das pro­me­sas fal­sas, peor es aún el as­pi­ran­te a go­ber­nan­te que ni si­quie­ra se mo­les­ta en ha­cer el ade­mán de que le preo­cu­pan los pro­ble­mas del más anó­ni­mo de los ciu­da­da­nos. El can­di­da­to que so­lo vi­si­ta los lu­ga­res don­de es­tás los su­yos. Pa­ra los de­más, que­da la te­le­vi­sión, el me­dio que lo au­pó y que más fá­cil­men­te con­vier­te la po­lí­ti­ca en pro­pa­gan­da. Sí, Pa­blo Igle­sias li­mi­ta su cam­pa­ña a las gran­des ciu­da­des me­di­te­rrá­neas y Ma­drid. Ga­li­cia y más de me­dio país, la Es­pa­ña más po­bre, que­dan fue­ra de su área de in­te­rés. Qui­zá sea por­que le im­por­tan más los vo­tos que los es­pa­ño­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.