Ha­llan muer­ta y des­nu­da en un mon­te de San­tia­go a la mu­jer que de­sa­pa­re­ció el miér­co­les

El cuer­po no pre­sen­ta sig­nos de vio­len­cia y to­do apun­ta a que no fue un cri­men

La Voz de Galicia (Lugo) - - Portada - XUR­XO MELCHOR

La au­top­sia, que se le prac­ti­ca­rá hoy, es fun­da­men­tal pa­ra co­no­cer qué le pa­só a Lour­des Gon­zá­lez

La mu­jer que de­sa­pa­re­ció en la no­che del pa­sa­do miér­co­les en San­tia­go fue ha­lla­da ayer en una zo­na de di­fí­cil ac­ce­so del mon­te Pe­dro­so, muy pró­xi­mo a la ca­pi­tal ga­lle­ga. Lour­des Gon­zá­lez Gó­mez, na­tu­ral de Ou­ren­se y de 31 años de edad, es­ta­ba des­nu­da, pe­ro no pre­sen­ta­ba sig­nos de vio­len­cia, por lo que los in­ves­ti­ga­do­res de la Po­li­cía Na­cio­nal se de­can­tan por con­si­de­rar que no se tra­ta de un cri­men.

En la tar­de del vier­nes, el am­plio dis­po­si­ti­vo po­li­cial ac­ti­va­do pa­ra bus­car a la mu­jer ha­bía en­con­tra­do en el mon­te Pe­dro­so pri­me­ro su ro­pa y des­pués su te­lé­fono mó­vil. El ha­llaz­go hi­zo te­mer a la po­li­cía que la chi­ca hu­bie­se si­do víc­ti­ma de una agre­sión se­xual. Así, en la ma­ña­na de ayer se reac­ti­vó la bús­que­da con miem­bros no so­lo de la co­mi­sa­ría com­pos­te­la­na, sino de la Uni­dad de In­ter­ven­ción Po­li­cial (UIP) lle­ga­dos des­de A Co­ru­ña, así co­mo agen­tes de la Po­li­cía Lo­cal de San­tia­go y miem­bros de Pro­tec­ción Ci­vil. Pei­na­ron nue­va­men­te to­do el mon­te en bus­ca de Lour­des Gon­zá­lez, pe­ro fue el he­li­cóp­te­ro que apo­ya­ba el ope­ra­ti­vo el que la di­vi­só pri­me­ro. Eran las 14 ho­ras.

El ca­dá­ver es­ta­ba des­nu­do, co­mo ya su­po­nían los in­ves­ti­ga­do­res des­pués de ha­ber en­con­tra­do su ro­pa el día an­te­rior, y en una zo­na de muy di­fí­cil ac­ce­so, en­tre to­jos y ma­to­rra­les. In­me­dia­ta­men­te, un gru­po de agen­tes ac­ce­dió al lu­gar por tie­rra y se dio avi­so al Ins­ti­tu­to de Me­di­ci­na Le­gal de Ga­li­cia (Imel­ga) pa­ra que en­via­ra al equi­po fo­ren­se.

El pri­mer aná­li­sis del cuer­po de Lour­des Gon­zá­lez re­ve­la­ba que no pre­sen­ta­ba sig­nos de vio­len­cia. Cir­cuns­tan­cia que, aña­di­da a lo inac­ce­si­ble de la zo­na de mon­te en la que es­ta­ba, ha­cen que la pri­me­ra hi­pó­te­sis po­li­cial des­car­te que se tra­te de un cri­men. No en vano, pa­ra po­der lle­gar has­ta el cuer­po in­clu­so fue ne­ce­sa­rio ha­cer un sen­de­ro con una mo­to­sie­rra que apor­tó Pro­tec­ción Ci­vil.

Lí­neas de in­ves­ti­ga­ción

¿Qué le pa­só en­ton­ces a Lour­des Gon­zá­lez Gó­mez? Por el mo­men­to si­gue sien­do un mis­te­rio, aun­que las dos hi­pó­te­sis que co­bran aho­ra más pe­so son el sui­ci­dio o el ac­ci­den­te. Ten­drá que ser la au­top­sia, que es­tá pre­vis­to que se le prac­ti­que hoy, la que ofrez­ca más datos y la que con­si­ga des­en­tra­ñar las in­cóg­ni­tas que to­da­vía ro­dean es­te ca­so. So­lo así se sa­brá si ha­bía to­ma­do al­gu­na sus­tan­cia que le cau­sa­ra la muer­te o que pro­vo­ca­ra que per­die­ra el con­trol y, tras qui­tar­se ella mis­ma la ro­pa, tro­pe­za­se y ca­ye­se.

Por el re­la­to que ha ofre­ci­do el no­vio de la chi­ca, con el que con­vi­vía en San­tia­go Lour­des Gon­zá­lez, la mu­jer sa­lió del pi­so en la no­che del pa­sa­do miér­co­les. Era apro­xi­ma­da­men­te me­dia­no­che y le di­jo que iba a bus­car agua a una fuen­te cer­ca­na, al­go que, se­gún con­fir­mó el en­torno de la mu­jer, ha­cía ha­bi­tual­men­te. Sin em­bar­go, no vol­vió, y so­bre una ho­ra más tar­de —siem­pre se­gún la ver­sión del no­vio— él se aso­mó a la ven­ta­na y la vio pa­sean­do por la ca­lle. Se­gún di­jo, es­ta­ba «muy ner­vio­sa», un es­ta­do que le ha­brían pro­vo­ca­do im­por­tan­tes cam­bios per­so­na­les por los que ha­bía pa­sa­do úl­ti­ma­men­te y que ha­bía al­te­ra­do su es­ta­do.

Pa­só más tiem­po y al ver que no re­gre­sa­ba el no­vio sa­lió de ca­sa pa­ra bus­car­la. Cer­ca del por­tal en­con­tró la bo­te­lla va­cía en la que iba a co­ger el agua, por lo que co­men­zó a in­ten­tar en­con­trar­la por la ciu­dad y lla­mó a ami­gos de la chi­ca pa­ra sa­ber si es­ta­ba con ellos. Fi­nal­men­te, so­bre las 17 ho­ras del jue­ves, acu­dió a la co­mi­sa­ría pa­ra de­nun­ciar la des­apa­ri­ción.

Jun­to con la au­top­sia, el aná­li­sis del te­lé­fono mó­vil se­rá tam­bién fun­da­men­tal en la in­ves­ti­ga­ción, ya que per­mi­ti­rá co­no­cer más so­bre el re­co­rri­do que hi­zo la mu­jer aque­lla no­che. Su vi­vien­da es­tá si­tua­da en la zo­na de Ga­le­ras, en la Tra­ve­sa de Fon­te do Ou­ro, a unos seis ki­ló­me­tros de la zo­na del mon­te Pe­dro­so en la que apa­re­ció muer­ta, co­no­ci­da co­mo Fon­te­co­ba.

ÁL­VA­RO BA­LLES­TE­ROS

La mu­jer fue ha­lla­da en una zo­na de di­fí­cil ac­ce­so del mon­te Pe­dro­so, en San­tia­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.