Ver­güen­za ul­tra en Mar­se­lla

Un hin­cha in­glés al bor­de de la muer­te tras la ter­ce­ra jor­na­da de dis­tur­bios con ra­di­ca­les ru­sos

La Voz de Galicia (Lugo) - - Eurocopa -

Un afi­cio­na­do in­glés se de­ba­te en­tre la vi­da y la muer­te tras ha­ber si­do apa­lea­do por hin­chas ru­sos en el ter­cer día de ac­tos vio­len­tos en Mar­se­lla en los pro­le­gó­me­nos del par­ti­do de la Eu­ro­co­pa en­tre In­gla­te­rra y Ru­sia. Ho­ras an­tes del en­cuen­tro del gru­po B en­te am­bas na­cio­nes, los afi­cio­na­dos re­pi­tie­ron los en­fren­ta­mien­tos que ya pro­ta­go­ni­za­ron en 1998 en esa mis­ma ciu­dad du­ran­te el Mun­dial, lo que ha­bía pro­vo­ca­do que el par­ti­do fue­ra de­cla­ra­do de al­to ries­go.

Pe­ro na­da im­pi­dió que la si­tua­ción de­ge­ne­ra­ra con la pre­sen­cia en la mis­ma ciu­dad de dos afi­cio­nes que guar­dan fres­co el re­cuer­do de aque­llos en­fren­ta­mien­tos. Si los días pa­sa­dos fue­ron los ra­di­ca­les in­gle­ses los que ha­bían pro­ta­go­ni­za­do en­fren­ta­mien­tos con las fuer­zas del or­den en las zo­nas de pubs de la ciu­dad, en el en­torno del cén­tri­co Puer­to Vie­jo, con la lle­ga­da de los ru­sos pa­ra pre­sen­ciar el par­ti­do la ten­sión subió de tono.

En una de esas pe­leas, un afi­cio­na­do in­glés de unos 50 años de edad fue apa­lea­do con ba­rras me­tá­li­cas por fans ru­sos, que le gol­pea­ron en el ros­tro. Re­ani­ma­do en un pri­mer mo­men­to por un agen­te, el hom­bre fue tras­la­da­do de ur­gen­cia a un hos­pi­tal La Ti­mo­ne de la ciu­dad y, se­gún al­gu­nos me­dios, es­tá en es­ta­do de re­ani­ma­ción car­dio-res­pi­ra­to­ria. Su pro­nós­ti­co es re­ser­va­do. Otros dos in­gle­ses se en­cuen­tran en es­ta­do gra­ve y dos de­ce­nas de per­so­nas tu­vie­ron que re­ci­bir aten­ción mé­di­ca.

Vio­len­tos y al­coho­li­za­dos

«Las co­sas de­ge­ne­ra­ron du­ran­te una ho­ra y me­dia» en que los agen­tes «se vie­ron con­fron­ta­dos a in­di­vi­duos vio­len­tos (...) y en al­gu­nos ca­sos al­coho­li­za­dos», in­di­có el pre­fec­to de po­li­cía de la ciu­dad, Lau­rent Nu­ñez.

Las au­to­ri­da­des en­via­ron re­fuer­zos de an­ti­dis­tur­bios al cen­tro de Mar­se­lla y dis­per­sa­ron a los ul­tras con ga­ses la­cri­mó­ge­nos y ca­ño­nes de agua. Tras de si de­ja­ron un pai­sa­je de­sola­dor de mo­bi­lia­rio ur­bano des­trui­dos, es­ca­pa­ra­tes des­tro­za­dos y nu­me­ro­sas bo­te­llas, si­llas y me­sas de ca­fés des­per­di­ga­das por el sue­lo.

A me­di­da que se acer­ca­ba la ho­ra del par­ti­do, se re­gis­tra­ron al­gu­nos in­ci­den­tes en los al­re­de­do­res del es­ta­dio Ve­ló­dro­mo. En el in­te­rior, los afi­cio­na­dos in­gle­ses eran ma­yo­ri­ta­rios y sil­ba­ron el himno ru­so. Fi­nal­men­te, los miem­bros de la se­gu­ri­dad del Ve­ló­dro­mo des­alo­ja­ron un fon­do al pro­du­cir­se nue­vas pe­leas en los mi­nu­tos fi­na­les del par­ti­do.

Los in­ci­den­tes de Mar­se­lla han ve­ni­do a em­pa­ñar más una Eu­ro­co­pa que co­men­zó en me­dio de ingentes me­di­das de se­gu­ri­dad pa­ra afron­tar la ame­na­za te­rro­ris­ta y que tam­bién se vio per­tur­ba­da por las huel­gas en di­ver­sos sec­to­res de los trans­por­tes. De­ma­sia­das co­sas pa­ra la UEFA, or­ga­ni­za­do­ra de la com­pe­ti­ción, que emi­tió un es­cue­to co­mu­ni­ca­do de con­de­na de los al­ter­ca­dos de Mar­se­lla y con­si­de­ró que sus res­pon­sa­bles «no tie­nen ca­bi­da en el mun­do del fút­bol».

El mi­nis­tro fran­cés del In­te­rior, Ber­nard Ca­ze­neu­ve, de­nun­ció a los «pseu­do-afi­cio­na­dos» que pro­vo­ca­ron los ac­tos vio­len­tos y ase­gu­ró que la po­li­cía ac­tua­rá con con­tun­den­cia pa­ra evi­tar­los.

Un agen­te tra­ta de re­ani­mar a un hin­cha in­glés que fue apa­lea­do por ra­di­ca­les ru­sos.

JEAN-PAUL PELISSIER

Pe­lea en­tre ul­tras ru­sos e in­gle­ses. REUTERS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.