Albania se em­pe­ña en per­der

Una can­ta­da de Be­ris­ha y la ex­pul­sión de Ca­na po­co des­pués de la me­dia ho­ra de en­cuen­tro fa­ci­li­tan la vic­to­ria suiza

La Voz de Galicia (Lugo) - - Eurocopa - NA­CHO BO­LÍ­VAR PA­RÍS / COLPISA

El mi­la­gro al­ba­nés, obra­do a par­tir de una vic­to­ria im­po­nen­te so­bre la Portugal de Cris­tiano Ro­nal­do en sue­lo lu­so, no tu­vo con­ti­nui­dad en Lens. De­rro­ta dig­ní­si­ma an­te Suiza, tras ca­si una ho­ra en in­fe­rio­ri­dad nu­mé­ri­ca, en un due­lo re­ple­to de con­no­ta­cio­nes de­por­ti­vas, so­cia­les y cul­tu­ra­les. Has­ta diez de los con­vo­ca­dos por el téc­ni­co Gian­ni de Bia­si pa­ra es­te cam­peo­na­to na­cie­ron o se han cria­do en Suiza y cin­co hom­bres del on­ce ti­tu­lar hel­vé­ti­co eran de ori­gen al­bano-ko­so­var. Ade­más, los her­ma­nos Xha­ka es­ce­ni­fi­ca­ban el pri­mer en­cuen­tro tan fa­mi­liar en la his­to­ria de es­te tor­neo con­ti­nen­tal. Aca­bó muy mo­les­to Tau­lant, quien arro­jó una bo­te­lla de agua al ban­qui­llo al­ba­nés al ser sus­ti­tui­do des­pués de una ac­tua­ción gris.

To­do un país mar­ca­do por las ca­la­mi­da­des so­ña­ba en gran­de gra­cias al fút­bol, eter­na vál­vu­la de es­ca­pe. An­he­la­ba po­der de­bu­tar con éxi­to en el ma­yor es­ca­pa­ra­te eu­ro­peo, pe­ro su­frió un brus­co des­per­tar por erro­res pun­tua­les que mar­ca­rán qui­zá pa­ra siem­pre a sus pro­ta­go­nis­tas. Cu­rio­sa­men­te, fa­lla­ron sus es­tre­llas. A los cin­co mi­nu­tos, Etrit Be­ris­ha sa­lió a por uvas y per­mi­tió que el cen­tral Fa­bian Schär ca­be­cea­se a puer­ta va­cía, tras sa­que de es­qui­na eje­cu­ta­do por Sha­qi­ri. Error ga­rra­fal en un por­te­ro de 1,94 de es­ta­tu­ra que, tras bue­nas tem­po­ra­das en Sue­cia, dio el sal­to al La­zio y es in­dis­cu­ti­ble con su se­lec­ción. Lue­go es­tu­vo sin ta­cha.

Pa­sa­da la me­dia ho­ra, Lo­rik Ca­na, el ca­pi­tán al­ba­nés na­ci­do en Pris­ti­na, y ca­paz de ju­gar en equi­pos de ca­la­do co­mo el Pa­rís Saint-Ger­main, Sun­der­land, Ga­la­ta­sa­ray, La­zio y Nan­tes, vio la ro­ja tras dos ac­cio­nes evi­ta­bles. Pri­me­ro, hi­zo una du­ra en­tra­da a des­tiem­po y lue­go cor­tó el ba­lón con la mano, tras res­ba­lar­se en la fron­tal de su área. El ma­dri­le­ño Ve­las­co Car­ba­llo es tar­je­te­ro y tie­ne ten­den­cia a car­gar­se los par­ti­dos, pe­ro en Lens acer­tó.

El equi­po de la in­mi­gra­ción que con­du­ce el bos­nio Vla­di­mir Pet­ko­vic se im­pu­so, pe­ro sin con­ven­cer. No dio la ta­lla co­mo pa­ra pen­sar en que sea una de las re­ve­la­cio­nes del tor­neo, pe­ro el pri­mer par­ti­do siem­pre es di­fe­ren­te. Dis­fru­tó de al­gu­na oca­sión más, co­mo el ti­ro al pos­te de Dze­mai­li y va­rias ten­ta­ti­vas errá­ti­cas del ex­rea­lis­ta Se­fe­ro­vic, pe­ro su­frió.

Re­sis­tió Albania en sus peo­res mo­men­tos, fiel a lo que re­pre­sen­ta el país, y pu­do igua­lar la con­tien­da. De­ci­die­ron los por­te­ros, ya que Yann Som­mer, guar­da­me­ta no­ta­ble del Bo­rus­sia Möen­chen­glad­bach, le amar­gó la no­che a Sa­di­ku. El arie­te evi­den­ció por qué jue­ga en el Va­duz de Liech­tens­tein.

MAR­TIN BU­REAU

Ve­las­co mues­tra a Ca­na su se­gun­da ama­ri­lla. AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.