La gue­rra de las pan­car­tas en la tie­rra de las lei­ras y los mar­cos

La Voz de Galicia (Lugo) - - Lugo - EN­RI­QUE G. SOUTO LUGO / LA VOZ

Es Lugo ciu­dad de gen­tes sin ma­yor in­cli­na­ción al motín, po­co da­das in­clu­so a la que­ja fren­te al tra­to dis­cri­mi­na­dor. Lugo, tie­rra de «ga­lle­gos de llu­via y cal­ma», man­tie­ne, pe­se a los ca­llos do­lo­ri­dos de tan­to pi­so­tón, el si­len­cio de los cor­de­ros, so­lo tí­mi­da­men­te ro­to en oca­sio­nes. Des­de ha­ce unos años, de­trás de la pro­tes­ta se al­za con fre­cuen­cia, fren­te a la dis­cri­mi­na­ción, la ban­de­ra de la Fe­de­ra­ción Pro­vin­cial de Aso­cia­cións Ve­ci­ñais. Aho­ra li­bra la ba­ta­lla del fe­rro­ca­rril. De­ja cons­tan­cia de ella con sen­das pan­car­tas en los bal­co­nes de la ca­sa con­sis­to­rial y del pa­la­cio de San Mar­cos. Y, por ellas, la ba­ta­lla del fe­rro­ca­rril aca­ba de desatar pa­ra el Blo­que y el PP la ba­ta­lla de las pan­car­tas. Lugo se mue­ve aún, co­mo siem­pre, por el mar­co de la lei­ra. Una pan­car­ta en el bal­cón ofi­cial que no sea del BNG, del PP o de sus afi­nes es un re­go del ve­cino que se cue­la en el mar­co par­ti­dis­ta. Y han lla­ma­do a los su­yos a exi­gir los mis­mos bal­co­nes pa­ra sus pan­car­tas. Pe­ro so­lo han pe­di­do los bal­co­nes: no han di­cho na­da de si, co­mo la pan­car­ta de las aso­cia­cio­nes, de­be in­cluir a La­ra Mén­dez y Cam­pos, que ador­nan mu­cho la reivin­di­ca­ción.

En Lugo, sí, la iz­quier­da na­cio­na­lis­ta y la de­re­cha que es Cas­ti­ñei­ra abren la ba­ta­lla de la pan­car­tas. Mien­tras, los cu­ras si­guen di­cién­do­le mi­nus­vá­li­dos a quie­nes tie­nen mo­vi­li­dad re­du­ci­da y el IBI es al­go que le ocu­rre a los in­mue­bles del pró­ji­mo pe­ro no a mu­chos de la Igle­sia. La iz­quier­da na­cio­na­lis­ta, trans­mu­ta­da en eco­lo­gis­ta, más que a re­cla­mar el fe­rro­ca­rril, pre­fie­re de­di­car su tiem­po a la pro­tec­ción de ba­tra­cios y jun­cos de ri­be­ra a ver si por la sen­da flu­vial en­cuen­tra el ca­mino del vo­to que per­dió no sa­be cuán­do. Ca­cha­rro lo te­nía muy cla­ro; el eco­lo­gis­mo na­cio­na­lis­ta es co­mo las san­días —de­cía—: ver­de por fue­ra, ro­jo por den­tro. Y sa­bía que lo que de­cía ha­cía ra­biar a sus ri­va­les. Ma­yor­men­te por la com­pa­ra­ción con la san­día. Ca­cha­rro le echó el pri­mer ca­ble a la fe­de­ra­ción ve­ci­nal, que des­pués Gó­mez Bes­tei­ro con­vir­tió en ma­ro­ma y Da­río Cam­pos va ca­mino en trans­for­mar en ca­ble de ace­ro. Has­ta el bal­cón le ha ce­di­do ya pa­ra la pan­car­ta en es­ta tie­rra «de llu­via y cal­ma». Y de lei­ras y mar­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.