¿Có­mo des­cu­brir cuán­do un can­di­da­to no se cree su dis­cur­so?

La Voz de Galicia (Lugo) - - España - MA­RÍA CEDRÓN

Un de­ba­te co­mo el que pro­ta­go­ni­za­rán es­ta no­che los can­di­da­tos de las cua­tro prin­ci­pa­les fuer­zas po­lí­ti­cas es «co­mo una cam­pa­ña ex­prés re­su­mi­da en po­co más de dos ho­ras». Uno de los miem­bros de la jun­ta di­rec­ti­va de la Aso­cia­ción de Co­mu­ni­ca­ción Po­lí­ti­ca (ACOP), Ig­na­cio Mar­tín Gra­na­dos, ex­pli­ca que el ob­je­ti­vo que se bus­ca con ello es el mis­mo que du­ran­te los días que que­dan has­ta el 26J: «Re­for­zar al vo­tan­te pro­pio, cap­tar al in­de­ci­so y des­mo­vi­li­zar al ad­ver­sa­rio». La pre­gun­ta es aho­ra quién lo­gra­rá me­jor ese ob­je­ti­vo. Pa­ra dis­cer­nir­lo, el pro­fe­sor en la Es­cue­la de Fi­nan­zas de A Co­ru­ña y ex­per­to en Co­mu­ni­ca­ción, Fran­cis­co Va­lien­te, lo ve muy cla­ro: «Lo me­jor que pue­de ha­cer el te­le­vi­den­te es usar el sen­ti­do co­mún».

EL DIS­CUR­SO

La im­por­tan­cia de ha­cer con­cor­dar el len­gua­je ver­bal con

el no ver­bal. Du­ran­te un de­ba­te, los ges­tos son tan im­por­tan­tes co­mo las pro­pues­tas. La ex­per­ta en co­mu­ni­ca­ción po­lí­ti­ca y fun­da­do­ra de Emo­ti­crí­ti­co, Mó­ni­ca Quin­ta­na, ex­pli­ca que la con­cor­dan­cia en­tre am­bos len­gua­jes (ver­bal y no ver­bal) re­sul­ta el re­fe­ren­te pa­ra dis­cer­nir quién cree real­men­teen lo que es­tá di­cien­do. Fran­cis­co Va­lien­te aña­de que los can­di­da­tos «de­ben ela­bo­rar un dis­cur­so en po­si­ti­vo, ha­cer ver que tie­nen pro­pues­tas, mos­trar lo que pue­den ofre­cer y no ha­cer un dis­cur­so en ne­ga­ti­vo». En es­te sen­ti­do, Quin­ta­na aña­de que de­jar caer de for­ma in­cons­cien­te ne­ga­cio­nes du­ran­te la in­ter­ven­ción res­ta cre­di­bi­li­dad y con­fian­za.

LOS TIEM­POS

El ata­que y la de­fen­sa. Re­sul­ta fun­da­men­tal con­tar el nú­me­ro de mi­nu­tos que un can­di­da­to pa­sa ata­can­do a otro y los que pa­sa de­fen­dién­do­se. Iván Redondo, de la con­sul­to­ra Redondo y Aso­cia­dos, di­ce que es muy im­por­tan­te com­pro­bar cuál es el re­sul­ta­do de esa ba­lan­za y có­mo usan lo que él lla­ma «téc­ni­ca puen­te»: con­tes­tar a un ata­que de­ri­van­do a un te­ma que in­tere­se al can­di­da­to que res­pon­de.

TI­PO DE VO­TAN­TE

El im­pli­ca­do po­lí­ti­ca­men­te y el que no es más que un ob­ser­va­dor. El coor­di­na­dor del más­ter de Co­mu­ni­ca­ción Po­lí­ti­ca de la Com­plu­ten­se, Luis Gar­cía To­jar, apun­ta que los es­pec­ta­do­res que tie­nen de­ci­di­do el vo­to no de­ben de­jar de ob­ser­var a su can­di­da­to pa­ra ana­li­zar có­mo ex­pli­ca las so­lu­cio­nes que da­rá a los pro­ble­mas del país. La ra­zón es po­der pe­dir­le cuen­tas más ade­lan­te. A aque­llos que no sa­ben a quién vo­tar les re­co­mien­da que vean el de­ba­te co­mo una obra de tea­tro, «quién ata­ca a quién, con qué ar­gu­men­tos, cuál re­sul­ta más creí­ble y qué pa­pel re­pre­sen­ta ca­da uno».

EL ATUEN­DO

El uso o no de la cor­ba­ta. Es uno de los as­pec­tos más ana­li­za­dos jun­to con el len­gua­je ges­tual. Quin­ta­na po­ne un ejem­plo de la im­por­tan­cia que tie­ne a la ho­ra de en­viar un men­sa­je: «El can­di­da­to de Po­de­mos apa­re­ce con cor­ba­ta, lo que quie­ren pro­yec­tar es la idea de que no so­lo son un gru­po de profesores, pue­den ser la se­gun­da fuer­za po­lí­ti­ca».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.