La cam­pa­ña del «bre­xit» opo­ne da­tos in­ne­ga­bles a con­vic­cio­nes arrai­ga­das

So­be­ra­nía, li­ber­tad eco­nó­mi­ca e in­mi­gra­ción, de­ba­tes cla­ve en un país di­vi­di­do

La Voz de Galicia (Lugo) - - España - JUAN CAR­LOS MAR­TÍ­NEZ

A diez días del re­fe­ren­do en el que los bri­tá­ni­cos van a de­ci­dir si per­ma­ne­cen en la Unión Eu­ro­pea o la aban­do­nan, el de­ba­te en­tre de­fen­so­res y de­trac­to­res del bre­xit ad­quie­re tin­tes dra­má­ti­cos. Tan­to unos co­mo otros sa­ben que su país se jue­ga mu­cho.

Del la­do de la per­ma­nen­cia, el pri­mer mi­nis­tro Da­vid Ca­me­ron dis­po­ne de to­dos los apo­yos ins­ti­tu­cio­na­les ima­gi­na­bles y de una po­ten­te ba­te­ría de da­tos que anun­cian efec­tos per­ju­di­cia­les pa­ra el Reino Uni­do. En­fren­te, el Par­ti­do de la In­de­pen­den­cia del Reino Uni­do (UKIP), jun­to con otros me­no­res y dis­tin­tas aso­cia­cio­nes des­plie­gan con­vic­cio­nes muy asen­ta­das en­tre el pú­bli­co bri­tá­ni­co, si­mi­la­res a las que en 1997 lle­va­ron al país a de­cir no a la in­te­gra­ción en el eu­ro. Ob­ser­va­do­res ex­te­rio­res coin­ci­den en que el pró­xi­mo día 23 se ve­rá en las ur­nas si pe­sa más el aná­li­sis o los sen­ti­mien­tos.

Al­gu­nos de los ejes prin­ci­pa­les de la cam­pa­ña son:

IN­DE­PEN­DEN­CIA

Una au­to­ri­dad sin vo­to. Los par­ti­da­rios de la sa­li­da as­pi­ran a re­cu­pe­rar la ple­na ca­pa­ci­dad de de­ci­sión en los asun­tos que afec­tan al Reino Uni­do. Uti­li­zan con fre­cuen­cia el ar­gu­men­to de que la au­to­ri­dad co­mu­ni­ta­ria ca­re­ce de le­gi­ti­mi­dad de­mo­crá­ti­ca, por­que los miem­bros de la Co­mi­sión no se eli­gen en las ur­nas. Y, da­do el ca­rác­ter neo­li­be­ral al que res­pon­den, cri­ti­can el in­ter­ven­cio­nis­mo eu­ro­peo en su país. En con­tra de es­tas ra­zo­nes, los par­ti­da­rios de la Unión se­ña­lan que las nor­mas que Eu­ro­pa adop­ta sir­ven pa­ra la de­fen­sa de los de­re­chos per­so­na­les, del me­dio am­bien­te y de la trans­pa­ren­cia en las transac­cio­nes fi­nan­cie­ras. Y que no es desea­ble una Eu­ro­pa de na­cio­na­lis­mos ri­va­les co­mo la que lle­vó a las gue­rras de 1914 y 1939.

EL COS­TE DE LA UNIÓN

El che­que bri­tá­ni­co. Pa­ra los de­fen­so­res del aban­dono, la apor­ta­ción anual del Te­so­ro bri­tá­ni­co a Bru­se­las es en­tre tres y cua­tro ve­ces su­pe­rior a lo que su país re­ci­be de la UE. Con esos fon­dos, el Reino Uni­do po­dría cons­truir hos­pi­ta­les o con­tri­buir al sis­te­ma pú­bli­co de sa­lud. En con­tra, los fa­vo­ra­bles al re­main (per­ma­ne­cer) creen que las cuen­tas no son tan sim­ples, y que su país re­ci­be otros be­ne­fi­cios me­nos vi­si­bles, so­bre to­do la in­te­gra­ción en un mer­ca­do abier­to. Ade­más, es­tán con­ven­ci­dos de que, si ga­na el bre­xit, las fuer­zas an­ti­eu­ro­peas del Par­ti­do Con­ser­va­dor se apun­ta­rían un triun­fo que po­dría lle­var al po­der su mar­ca­da ten­den­cia neo­con. Y en­ton­ces los su­pues­tos fon­dos re­tor­na­dos de Bru­se­las nun­ca se em­plea­rían pa­ra ha­cer hos­pi­ta­les ni pa­ra pro­tec­ción so­cial.

IN­MI­GRA­CIÓN

¿Ries­gos o ven­ta­jas? La vi­sión que los bri­tá­ni­cos de­seo­sos de aban­do­nar la UE tie­nen de los in­mi­gran­tes es co­mún a la que im­pe­ra en al­gu­nos paí­ses re­gi­dos por xe­nó­fo­bos: los ex­tran­je­ros res­tan tra­ba­jo a los na­cio­na­les y en­tre la olea­da de in­mi­gran­tes y re­fu­gia­dos se cue­lan de­lin­cuen­tes y te­rro­ris­tas. El Reino Uni­do des­vin­cu­la­do de la UE po­dría pro­te­ger me­jor sus fron­te­ras y se­lec­cio­nar a quie­nes en­tren, co­mo ha he­cho Aus­tra­lia, se­gún sue­len ci­tar. Por el con­tra­rio, los opo­si­to­res al bre­xit ase­gu­ran que su país tie­ne una lar­ga y po­si­ti­va tra­di­ción de in­mi­gra­ción, que esa mano de obra ocu­pa los tra­ba­jos me­nos cua­li­fi­ca­dos y peor re­tri­bui­dos, re­cha­za­dos por los bri­tá­ni­cos, y con­tri­bu­ye en ma­yor me­di­da que los oriun­dos a sos­te­ner la de­mo­gra­fía. Ade­más, los paí­ses de la Unión se de­sen­ten­de­rían de los pro­ble­mas fron­te­ri­zos de un Reino Uni­do ex­tra­co­mu­ni­ta­rio.

EL PA­PEL DEL REINO UNI­DO

Eu­ro­pa dé­bil. Par­te de la cam­pa­ña a fa­vor del bre­xit se cen­tra en la gran­de­za del Reino Uni­do y en la de­bi­li­dad en la que cae­rá Eu­ro­pa sin su so­cio in­su­lar. En al­gún ca­so se ha di­cho que, tras el aban­dono de Gran Bre­ta­ña, otros paí­ses se­gui­rán su ejem­plo y la Unión Eu­ro­pea de­ja­rá de ser una po­ten­cia in­flu­yen­te, lo que fa­ci­li­ta­rá aún más que los bri­tá­ni­cos se re­pre­sen­ten por sí mis­mos an­te el mun­do y se aso­cien con ma­yor li­ber­tad con Es­ta­dos Uni­dos y con Chi­na. Los par­ti­da­rios de per­ma­ne­cer en la Unión, que con­si­de­ran per­ver­so ese cálcu­lo, le dan la vuel­ta por com­ple­to. Fue­ra de la UE, Gran Bre­ta­ña de­ja­ría de dis­po­ner de la ca­pa­ci­dad de diá­lo­go que aho­ra le otor­ga ser el ter­cer ma­yor so­cio de una de las cua­tro gran­des po­ten­cias del mun­do: la Eu­ro­pa uni­da. Fue­ra de ese ám­bi­to, el país per­de­ría su in­fluen­cia.

MABEL RO­DRÍ­GUEZ

ILUSTRACIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.