«Te­ne­mos que con­ju­gar los in­tere­ses de to­das las flo­tas»

La Voz de Galicia (Lugo) - - Marítima -

—¿Hay que dar­le el pé­sa­me o la en­ho­ra­bue­na? —De mo­men­to, la en­ho­ra­bue­na. Es to­do un re­to el que se me pre­sen­ta: bus­car el con­sen­so y el equi­li­brio en­tre to­das las par­tes in­tere­sa­das pa­ra que ha­ya una coor­di­na­ción y el ór­gano fun­cio­ne. Así que hay que bus­car pos­tu­ras co­mu­nes en­tre oe­ne­gés, in­dus­tria, par­la­men­ta­rios... pa­ra ase­so­rar a la Co­mi­sión Eu­ro­pea e in­fluir en sus de­ci­sio­nes. —¿Cuál es el desafío más im­por­tan­te? —Es un desafío do­ble, por­que me han que­da­do los za­pa­tos gran­des de los dos pre­si­den­tes que me an­te­ce­die­ron y por­que se tra­ta de un ór­gano que reúne a to­das las em­bar­ca­cio­nes que tra­ba­jan fue­ra de aguas co­mu­ni­ta­rias. Así que hay que con­ju­gar los in­tere­ses de flo­tas co­mo la atu­ne­ra, la pa­lan­gre­ra de su­per­fi­cie, el arras­tre con­ge­la­dor, et­cé­te­ra, con otras más pe­que­ñas, ca­si ar­te­sa­na­les, co­mo pue­den ser los bar­cos de Co­nil o Bar­ba­te que tra­ba­jan en Ma­rrue­cos y se en­mar­can

en es­te con­se­jo con­sul­ti­vo. —¿Al­gún tra­ba­jo con ca­rác­ter in­me­dia­to? —Pues to­das las ne­go­cia­cio­nes con las or­ga­ni­za­cio­nes re­gio­na­les de pes­ca (ORP) y los acuer­dos con ter­ce­ros paí­ses, que to­dos los años ocu­pan al con­se­jo ase­sor. Des­pués, hay desafíos pun­tua­les, co­mo el re­gla­men­to de régimen de ac­ce­so a aguas le­ja­nas que la Co­mi­sión quie­re ar­ti­cu­lar ba­sán­do­se en el mo­de­lo es­pa­ñol de per­mi­sos tem­po­ra­les de pes­ca (PTP) y, so­bre to­do, el de­ba­te que se abre so­bre el es­ta­tus de otras flo­tas ex­tran­je­ras, co­mo la tai­lan­de­sa. Es un desafío im­por­tan­te, el de ase­gu­rar­se que no ha­ya man­za­nas po­dri­das en es­te sec­tor y erra­di­car, en­tre otras co­sas, la es­cla­vi­tud. Ya es bas­tan­te du­ro es­te tra­ba­jo co­mo pa­ra te­ner que ha­cer­lo por un sim­ple cuen­co de arroz. Y el desafío de siem­pre: dar con­se­jos a la Unión Eu­ro­pea, emi­tir dic­tá­me­nes, opi­nar so­bre las dis­tin­tas le­gis­la­cio­nes o iden­ti­fi­car es­pa­cios so­bre los que hay que le­gis­lar. —¿Bru­se­las les es­cu­cha? —Que sea­mos un con­se­jo ase­sor no sig­ni­fi­ca que es­cu­chen nues­tro con­se­jo, pe­ro ahí que­da pa­ra quien lo quie­ra es­cu­char. Es el ca­so de la sus­ti­tu­ción del do­cu­men­to de trans­bor­do, el T2M, por el dia­rio elec­tró­ni­co de pes­ca. Se ha ha­bla­do en el LDAC y ad­ver­ti­mos de la co­la que iba a traer, pe­ro eso, no siem­pre se nos atien­de. —¿Es una ven­ta­ja pa­ra la flo­ta es­pa­ño­la te­ner tan­tos re­pre­sen­tan­tes en la cú­pu­la del con­se­jo? —Es un po­co co­mo lo del hue­vo y la ga­lli­na. Que mu­chos car­gos eje­cu­ti­vos sean es­pa­ño­les de­mues­tra la im­pli­ca­ción de los ar­ma­do­res en es­te ám­bi­to y el pe­so de la flo­ta es­pa­ño­la, la más re­le­van­te de Eu­ro­pa, sin me­nos­ca­bar pa­ra na­da la re­le­van­cia de otras, co­mo la atu­ne­ra fran­ce­sa o la es­pa­de­ra de Por­tu­gal. Pe­ro Es­pa­ña es uno de los po­cos paí­ses que es­tá pre­sen­te en to­das las ORP. —¿Le que­da tiem­po pa­ra aten­der a to­do? —Es cues­tión de or­ga­ni­zar­se y es­ta­ble­cer prio­ri­da­des. Cuen­to con la coo­pe­ra­ción de un gran equi­po. Quien más lo su­fre es mi fa­mi­lia, pe­ro vi­vi­mos de la pes­ca e igual que los ma­ri­ne­ros pa­san fue­ra de ca­sa mu­chos días, los que pe­lean en tie­rra por cuo­tas y de­re­chos, tam­bién te­ne­mos que de­di­car­le tiem­po. Pa­so más tiem­po en ca­sa que mis tri­pu­lan­tes. La pes­ca pa­ra Ga­li­cia es más que una ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial, es un mo­do de en­ten­der la vi­da, una fi­lo­so­fía, y por eso hay que pe­lear­se. Mu­chas ve­ces las oe­ne­gés se mues­tran apa­sio­na­dos en la de­fen­sa de sus idea­les, pe­ro tie­nen que en­ten­der que no­so­tros te­ne­mos que de­fen­der la exis­ten­cia de es­ta ac­ti­vi­dad con la mis­ma vehe­men­cia por­que for­ma par­te de la co­mu­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.