Los es­pe­cia­lis­tas apues­tan por un abor­da­je glo­bal de la en­fer­me­dad pa­ra me­jo­rar las ta­sas de cu­ra­ción

La Voz de Galicia (Lugo) - - Sociedad - MAR­TA GÓ­MEZ

La de­pre­sión es una en­fer­me­dad gra­ve que re­quie­re un abor­da­je glo­bal que afec­ta a to­dos los ám­bi­tos de la vi­da de una per­so­na y que es­tá con­si­de­ra­da co­mo la se­gun­da do­len­cia más in­ca­pa­ci­tan­te. Es­tas son al­gu­nas con­clu­sio­nes de la de­ci­mo­quin­ta edi­ción del Se­mi­na­rio Lund­beck, ce­le­bra­do en Ibi­za y en el que los ex­per­tos die­ron ci­fras muy elo­cuen­tes so­bre el al­can­ce de una pa­to­lo­gía que su­fri­rán un 13 % de los ciu­da­da­nos es­pa­ño­les en al­gún mo­men­to de su vi­da.

Ba­jo el tí­tu­lo La de­pre­sión en ma­yús­cu­las, repu­tados ex­per­tos ha­bla­ron de la im­por­tan­cia de iden­ti­fi­car qué es y qué no es la de­pre­sión. En­ric Ál­va­rez, di­rec­tor del Ser­vi­cio de Psi­quia­tría del Hos­pi­tal de la San­ta Creu i Sant Pau y pro­fe­sor ti­tu­lar en la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Bar­ce­lo­na, in­sis­tió es­pe­cial­men­te en es­ta cues­tión: «La tris­te­za es una emo­ción nor­mal, no es de­pre­sión», sen­ten­ció, al tiem­po que de­ta­lló al­gu­nos sín­to­mas nu­clea­res de la en­fer­me­dad, co­mo la vul­ne­ra­bi­li­dad al es­trés, la re­duc­ción del um­bral del do­lor o la al­te­ra­ción del sue­ño. Des­ta­có es­pe­cial­men­te un as­pec­to que su­fren las per­so­nas que pa­de­cen un epi­so­dio de­pre­si­vo: «La im­po­si­bi­li­dad de sen­tir pla­cer, de sen­tir co­sas agra­da­bles, eso es lo que des­en­chu­fa de la vi­da».

El pro­fe­sor En­ric Ál­va­rez ex­pli­có que se tra­ta de una en­fer­me­dad con una ele­va­da mor­bi­li­dad, co­mo re­fle­ja ese 13 % de per- so­nas que han su­fri­do o su­fri­rán de­pre­sión en Es­pa­ña, do­len­cia que en es­tos mo­men­tos pa­de­cen un 6 % de ha­bi­tan­tes, unos 2,7 mi­llo­nes de per­so­nas. Se tra­ta, ade­más, de una afec­ción re­cu­rren­te, de ma­ne­ra que en­tre el 50 % y el 60 % de quie­nes han te­ni­do un epi­so­dio de­pre­si­vo tie­nen pro­ba­bi­li­da­des de re­caer.

El por­cen­ta­je se ele­va al 70 % si son dos epi­so­dios, y al 90 % si se han su­fri­do tres. A par­tir de ahí se con­si­de­ra que la en­fer­me­dad es crónica, co­mo in­di­có el doc­tor Luis Gu­tié­rrez, psi­quia­tra del Hos­pi­tal Clí­ni­co Uni­ver­si­ta­rio San Ce­ci­lio de Gra­na­da.

Res­pues­ta y re­mi­sión

Hay va­rios fac­to­res que in­flu­yen en el ries­go de re­caí­da y van des­de los an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res al se­xo —la pre­va­len­cia es mu­cho ma­yor en las mu­je­res—, el nú­me­ro de epi­so­dios de­pre­si­vos pre­vios, su gra­ve­dad y el tiem­po de en­fer­me­dad sin re­ci­bir un tra­ta­mien­to. En es­te sen­ti­do, tan­to Gu­tié­rrez co­mo Ál­va­rez in­sis­tie­ron en la im­por­tan­cia de un diag­nós­ti­co pre­coz.

Otro fac­tor im­por­tan­te es «dar con la te­cla del tra­ta­mien­to», aña­dió el doc­tor Luis Gu­tié­rrez, pa­ra lo­grar el ob­je­ti­vo: «No so­lo que­re­mos que el pa­cien­te res­pon­da al tra­ta­mien­to, sino que bus­ca­mos que se re­cu­pe­re real­men­te, que re­cu­pe­re su vi­da, y pa­ra eso de­be ha­cer­se un abor­da­je mul­ti­dis­ci­pli­nar». Dos ter­cios de los en­fer­mos, el 67 %, al­can­zan una me­jo­ría de los sín­to­mas, mien­tras que la ta­sa de re­mi­sión o de cu­ra­ción es del 33 %.

Es­tos úl­ti­mos lo­gran su­pe­rar el epi­so­dio de­pre­si­vo, pe­ro en los de­más, aun­que me­jo­ran, per­sis­ten los sín­to­mas re­si­dua­les, y en­tre ellos los más re­cu­rren­tes son los cog­ni­ti­vos: di­fi­cul­tad pa­ra con­cen­trar­se, im­po­si­bi­li­dad de to­mar de­ci­sio­nes y pro­ble­mas de me­mo­ria son al­gu­nos de los que se ci­ta­ron du­ran­te el Se­mi­na­rio Lund­beck.

Es­te ti­po de sín­to­mas son los que lle­van a Mar­ga­li­da Gi­li, de­ca­na de la fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­tat de les Illes Ba­lears y doc­to­ra en psi­co­lo­gía, a ha­blar de la de­pre­sión co­mo de la se­gun­da en­fer­me­dad más in­ca­pa­ci­tan­te,

«so­lo su­pe­ra­da por la car­dio­pa­tía is­qué­mi­ca en cuan­to al gra­do de dis­ca­pa­ci­dad y al gas­to so­cial que ori­gi­na». Se tra­ta, in­di­ca, de un pro­ble­ma de sa­lud pú­bli­ca por su ele­va­da mor­bi­li­dad, por sus con­se­cuen­cias pa­ra los pa­cien­tes y por­que se aso­cia con unos ín­di­ces sig­ni­fi­ca­ti­vos de muer­te por sui­ci­dio.

Di­fí­cil de en­ten­der

En lo que res­pec­ta al abor­da­je de la de­pre­sión, Gi­li coin­ci­de en que «no so­lo se tra­ta de qui­tar­le los sín­to­mas al pa­cien­te sino de que pue­da fun­cio­nar». Es una en­fer­me­dad que afec­ta a to­das las es­fe­ras de la vi­da de una per­so­na y tie­ne es­pe­cial in­ci­den­cia en su fun­cio­na­li­dad, es de­cir, en la au­to­no­mía y ca­pa­ci­dad del in­di­vi­duo pa­ra lle­var a ca­bo ac­ti­vi­da­des de la vi­da dia­ria y re­la­cio­nar­se con el en­torno.

Por úl­ti­mo, in­ci­dió en la im­por­tan­cia de la psi­coe­du­ca­ción pa­ra me­jo­rar el co­no­ci­mien­to y, por lo tan­to, la ac­ti­tud an­te la de­pre­sión por par­te de los pa­cien­tes y de sus fa­mi­lias, ya que es una do­len­cia «di­fí­cil de en­ten­der».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.