«Ha­ce­mos el “Got Ta­lent” de los re­fu­gia­dos»

La ca­de­na Refugees.tv do­cu­men­ta y di­vier­te en el cam­po de Oreo­kas­tro

La Voz de Galicia (Lugo) - - El Tiempo - Le­ti­cia Ál­va­rez Oreo­kas­tro

Se co­no­cie­ron en su ca­mino al nor­te de Eu­ro­pa. Bas­sel, Mah­mud y Sa­mir nun­ca ha­bían tra­ba­ja­do en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, pe­ro una ma­ña­na en Ido­me­ni se per­ca­ta­ron de que la pren­sa se ha­bía mar­cha­do. No ha­bía cá­ma­ras que plas­ma­ran la reali­dad de los más de 15.000 re­fu­gia­dos atra­pa­dos en la fron­te­ra. Así que aga­rra­ron un tro­zo de tron­co y lo con­vir­tie­ron en su al­ta­voz. Co­mo mi­cro uti­li­za­ron un pa­lo pe­ga­do a un va­so de plás­ti­co. Tie­nen su pro­pia pá­gi­na de Fa­ce­book, don­de los más pe­que­ños ex­pli­can an­te la cá­ma­ra su día a día en Gre­cia. Su pró­xi­mo ob­je­ti­vo es or­ga­ni­zar un con­cur­so de ta­len­tos en el cam­po de re­fu­gia­dos de Oreo­kas­tro, Sa­ló­ni­ca.

«Un día nos di­mos cuen­ta de que ha­bía­mos de­ja­do de exis­tir. La pren­sa ya no es­ta­ba en Ido­me­ni, así que crea­mos el pro­yec­to de Refugees.tv, una te­le­vi­sión he­cha por re­fu­gia­dos», ex­pli­ca Mah­mud Ab­dalr­hian, abo­ga­do de pro­fe­sión. Ha­ce nue­ve me­ses que de­jó Ale­po pa­ra re­en­con­trar­se con su mu­jer en Ale­ma­nia. Eu­ro­pa blin­dó sus fron­te­ras an­tes de que pu­die­ra con­se­guir­lo y aho­ra vi­ve en el cam­po mi­li­tar de Oreo­kas­tro. «Las ho­ras pa­san muy len­tas, so­bre to­do pa­ra los ni­ños, por eso que­re­mos ha­cer un con­cur­so pa­ra ellos. Que­re­mos or­ga­ni­zar el Got Ta­lent de los re­fu­gia­dos», re­la­ta Mah­mud .

Ca­si 10.000 se­gui­do­res

«Apren­dí de los cá­ma­ras que vi­nie­ron a Ido­me­ni; me en­se­ña­ron a ha­cer un ba­lan­ce de blan­cos y a con­se­guir me­jo­res pla­nos», cuen­ta Bas­sel, co­ci­ne­ro de pro­fe­sión en Da­mas­co. Es el en­car­ga­do de cui­dar la ima­gen. Uti­li­za una cá­ma­ra pe­que­ña que le re­ga­ló un vo­lun­ta­rio, pe­ro no tie­ne en­tra­da de au­dio. A pe­sar de sus li­mi­ta­cio­nes téc­ni­cas el tra­ba­jo de Refugees.tv tie­ne ca­si 10.000 se­gui­do­res.

«Creo que no­so­tros, co­mo re­fu­gia­dos, sa­be­mos plas­mar muy bien lo que sig­ni­fi­ca es­tar atra­pa­dos co­mo ani­ma­les en Gre­cia», ar­gu­men­ta. «Ade­más, en nues­tros ví­deos la gen­te son­ríe, can­ta y bai­la. Tam­bién ha­ce­mos pe­que­ños jue­gos, eso la pren­sa in­ter­na­cio­nal no lo mues­tra».

En es­te pro­yec­to pe­rio­dís­ti­co las re­des so­cia­les han si­do fun­da­men­ta­les y Sa­mir es el en­car­ga­do de di­fun­dir su tra­ba­jo. «Aho­ra lo ha­ce­mos to­do con un te­lé­fono. Te­ne­mos un pe­que­ño or­de­na­dor y cuan­do con­se­gui­mos co­nec­tar­nos a In­ter­net subimos las no­ve­da­des», ase­gu­ra el ter­cer com­po­nen­te de Refugees.tv. Los tres ríen al re­cor­dar el mo­men­to en el que un tron­co con­ver­ti­do en cá­ma­ra se hi­zo vi­ral en In­ter­net. Y fue eso lo que les dio es­pe­ran­za pa­ra se­guir lu­chan­do. Aho­ra es­tán en un cam­po mi­li­tar don­de el ac­ce­so a la pren­sa es res­trin­gi­do. So­lo ellos, los re­fu­gia­dos, sa­ben lo que pa­sa den­tro.

La voz de los sin pa­tria

«No­so­tros vi­vi­mos en el cen­tro to­dos los días. Te­ne­mos que ser la voz de las per­so­nas que se han que­da­do sin país, que hu­yen de bom­bar­deos y no tie­nen na­da. Los ni­ños lle­van años sin ir al co­le­gio. Cuan­do ven la cá­ma­ra se sien­ten li­bres pa­ra ex­pre­sar­se», ex­pli­ca Mah­mud. Pe­ro pa­ra que pue­dan se­guir tra­ba­jan­do ne­ce­si­tan ayu­da. «No que­re­mos di­ne­ro, so­lo ma­te­rial. Nos ven­dría bien una cá­ma­ra pe­que­ña , mi­cró­fo­nos, al­ta­vo­ces, un fo­co y un trí­po­de», apun­ta Bas­sel.

En la puer­ta del cam­po de re­fu­gia­dos de Oreo­kas­tro, otras dos fa­mi­lias de Ale­po, con ni­ños, se acer­can a es­cu­char la con­ver­sa­ción. «Las ho­ras pa­san muy len­tas aquí y los ni­ños ne­ce­si­tan te­ner co­sas que ha­cer», di­ce Ay­man, pa­dre de fa­mi­lia, con su hi­jo Amir en bra­zos. «Sí, sí, can­tar», gri­ta el pe­que­ño, aga­rran­do el mi­cro de plás­ti­co de Mah­mud.

A pe­sar de la fal­ta de me­dios, Refugees.tv ha em­pe­za­do a pu­bli­car los pri­me­ros ca­pí­tu­los del con­cur­so de ta­len­tos pa­ra re­fu­gia­dos, mien­tras es­pe­ra la ayu­da ne­ce­sa­ria pa­ra se­guir con su pro­yec­to.

REFUGEES.TV

De iz­quier­da a de­re­cha, Sa­mir, Mah­mud, Mus­ta­fá (tra­duc­tor) y, aga­cha­do, el cá­ma­ra, Bas­sel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.