La ma­tan­za de Or­lan­do, obra de un is­la­mis­ta

An­tes de dar muer­te a 50 per­so­nas y he­rir a otras 53 en un club gay pro­cla­mó su leal­tad al Es­ta­do Is­lá­mi­co El te­rro­ris­ta pu­do com­prar un fu­sil de asal­to pe­se a que el FBI lo ha­bía in­ves­ti­ga­do dos ve­ces

La Voz de Galicia (Lugo) - - Portada - MER­CE­DES LODEIRO PAZ RE­DAC­CIÓN / LA VOZ

«¡Sal­gan y co­rran!». Es el úl­ti­mo men­sa­je que un en­car­ga­do al­can­zó a es­cri­bir en la pá­gi­na de Fa­ce­book de la po­pu­lar dis­co­te­ca gay Pul­se, en Or­lan­do, (Flo­ri­da) al co­men­zar la ma­tan­za per­pe­tra­da en la no­che del sá­ba­do du­ran­te una fies­ta la­ti­na. El au­tor de la ma­sa­cre en el ya co­no­ci­do co­mo Ba­ta­clan ame­ri­cano, Omar Ma­teen, un neo­yor­quino de 29 años hi­jo de af­ga­nos, dis­pa­ró a man­sal­va con un fu­sil de asal­to AR-15 y una pis­to­la, en el club aba­rro­ta­do de gen­te. 320 per­so­nas, se­gún fuen­tes po­li­cia­les. En to­tal, 50 per­so­nas muer­tas, en­tre ellas el ase­sino, y 53 he­ri­das, se­gún el al­cal­de de la ciu­dad, Buddy Dyer. «Hay san­gre por to­das par­tes», di­jo emo­cio­na­do.

La ma­sa­cre, in­ves­ti­ga­da por el FBI co­mo «ac­to te­rro­ris­ta», fue reivin­di­ca­da por el Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI) en la agen­cia Amaq, con­si­de­ra­da afín al gru­po yiha­dis­ta. En su tex­to se re­fie­re a Ma­teen co­mo com­ba­tien­te del EI.

El res­pon­sa­ble de la peor ma­tan­za en un ti­ro­teo en Es­ta­dos Uni­dos, que, de con­fir­mar­se, se­ría tam­bién el peor aten­ta­do que su­fre el país des­de el 11S del 2001, es­ta­ba fi­cha­do por la po­li­cía fe­de­ral jun­to a cien­tos de pre­sun­tos se­gui­do­res del EI. De he­cho, fue in­ves­ti­ga­do en dos oca­sio­nes, en el 2013 y 2014, pe­ro en am­bos ca­sos se ce­rró el ca­so al con­si­de­rar que no ha­bía he­chos cons­ti­tu­ti­vos de de­li­to. La pri­me­ra vez fue por de­cir a sus com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo que te­nía re­la­ción con gru­pos te­rro­ris­tas y, en la se­gun­da, por pre­sun­tos víncu­los con el sui­ci­da es­ta­dou­ni­den­se Omar Abu Sa­lah. Ac­tual­men­te no es­ta­ba sien­do vi­gi­la­do, ex­pli­có el agen­te es­pe­cial del FBI Ron Hop­per. Asi­mis­mo, un por­ta­voz ase­gu­ró que las ar­mas que uti­li­zó Omar Ma­teen las ad­qui­rió le­gal­men­te «du­ran­te la se­ma­na pa­sa­da más o me­nos».

Lla­ma­da de leal­tad al EI

Es­tos da­tos con­tra­di­cen la ver­sión da­da por el pa­dre del agre­sor, quien ase­gu­ró a la NBC que el ata­que no te­nía na­da que ver con la re­li­gión» y que lo que su­ce­dió es que su hi­jo se ha­bía en­fa­da­do al ver a dos hom­bres be­sar­se ha­ce al­gu­nos me­ses en Mia­mi. Des­pués la in­ves­ti­ga­ción gi­ró ha­cia el mó­vil te­rro­ris­ta.

Adam B. Schiff, de­mó­cra­ta de Ca­li­for­nia y miem­bro del Co­mi­té de In­te­li­gen­cia de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, ase­gu­ró que la po­li­cía le ha­bía in­for­ma­do de que el pis­to­le­ro ha­bía pro­me­ti­do leal- tad al EI. Des­pués, el pro­pio FBI lo con­fir­mó pú­bli­ca­men­te. Tam­bién se­gún NBC News, an­tes de ini­ciar el ti­ro­teo, Omar Ma­teen lla­mó al te­lé­fono de emer­gen­cia 911 y de­cla­ró su leal­tad al gru­po di­ri­gi­do por Al Bag­da­di. Su ju­ra­men­to, si­mi­lar al que hi­cie­ran por Fa­ce­book días an­tes de su ma­sa­cre los te­rro­ris­tas de San Ber­nar­dino, obli­ga a ponerle en la mis­ma categoría y a su­mar­le in­clu­so a la ma­tan­za de los her­ma­nos Tsar­naev en la ma­ra­tón de Bos­ton, que men­cio­nó en su lla­ma­da. Agen­tes fe­de­ra­les di­je­ron que el ata­can­te «es­ta­ba bien or­ga­ni­za­do y pre­pa­ra­do», pe­ro que no ha­bían en­con­tra­do de mo­men­to evi­den­cias de víncu­los con el EI. En las re­des so­cia­les, el ca­li­fa­to se re­go­deó des­de el pri­mer ins­tan­te so­bre lo su­ce­di­do y mos­tró imá­ge­nes del ata­can­te con su nom­bre. Ca­be re­cor­dar que, an­tes del mes sa­gra­do del Ra­ma­dán, el EI ani­mó a los lo­bos so­li­ta­rios a aten­tar en Oc­ci­den­te.

Ex­plo­si­vos de la po­li­cía

En cual­quie­ra de los ca­sos, el su­ce­so tie­ne otra ver­tien­te po­lé­mi­ca. ¿Pue­de una so­la per­so­na con dos ar­mas cau­sar una ma­tan­za de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas? El je­fe de la Po­li­cía de Or­lan­do, John Mi­na, ex­pli­có que la ac­ción del agre­sor a las 02.00 ho­ras de ayer (ocho de la ma­ña­na en Es­pa­ña) de­ri­vó en «una to­ma de rehe­nes», pues tras una pri­me­ra in­ter­ven­ción «el sos­pe­cho­so vol­vió a en­trar en el club, don­de tu­vie­ron lu­gar más dis­pa­ros». «Ha­cia las 05.00 ho­ras se adop­tó la de­ci­sión de res­ca­tar a los rehe­nes que es­ta­ban allí».

La po­li­cía en­tró en la sa­la usan­do ex­plo­si­vos —reali­zó una «ex­plo­sión con­tro­la­da» fren­te al club, pa­ra dis­traer al pis­to­le­ro—. y de­rri­ban­do una pa­red con un ca­rro blin­da­do co­no­ci­do co­mo Bea­rCAt. El ata­can­te fue aba­ti­do en­ton­ces en me­dio de una rá­fa­ga de ti­ros, se­gún el re­la­to po­li­cial. Mi­na aña­dió que en la ope­ra­ción fue­ron res­ca­ta­das 30 per­so­nas. Lo que no es­tá cla­ro es si las víc­ti­mas mu­rie­ron du­ran­te la to­ma de rehe­nes o si al­gu­nos pe­re­cie­ron en el en­fren­ta­mien­to del ata­can­te con la po­li­cía. La ma­yo­ría de ellas eran his­pa­nas. El Ayun­ta­mien­to de Or­lan­do em­pe­zó a po­ner­les nom­bre en una pá­gi­na. La lis­ta la encabezan Eduar­do So­to­ma­yor Jr., Stan­ley Al­mo­dó­var III, Luis Omar Oca­sio-Ca­po y Juan Ra­món Gue­rre­ro.

Con­tra la igual­dad y to­le­ran­cia

«Sa­be­mos lo su­fi­cien­te pa­ra de­cir que es­to fue un ac­to de te­rror y un ac­to de odio», di­jo Oba­ma al leer un bre­ve co­mu­ni­ca­do en la Ca­sa Blan­ca. Agre­gó que el cri­men «no pue­de cam­biar lo que so­mos». Aña­dió que se tra­ta de un ata­que con­tra los va­lo­res de igual­dad y to­le­ran­cia.

«Es un ata­que con­tra to­dos no­so­tros y con­tra los va­lo­res de igual­dad y to­le­ran­cia [...]. An­te el odio y la vio­len­cia nos va­mos a amar unos a otros y per­ma­ne­ce­re­mos uni­dos pa­ra de­fen­der al país», apun­tó, y re­cor­dó que el club Pul­se no era so­lo un club de ocio noc­turno, sino que ade­más era «un lu­gar de so­li­da­ri­dad y em­po­de­ra­mien­to». Por to­do ello, re­co­no­ció que se tra­ta de un día «es­pe­cial­men­te du­ro pa­ra nues­tros com­pa­trio­tas LGTB». «Lo que es­tá cla­ro es que ha­bía una per­so­na lle­na de odio», apos­ti­lló.

Res­tric­ción de ar­mas

En cual­quier ca­so, Oba­ma des­ta­có que la in­ves­ti­ga­ción del «ti­ro­teo más mor­tí­fe­ro de la his­to­ria ame­ri­ca­na» es­tá abier­ta, ya que no es­tán aún cla­ros los mo­ti­vos del ata­can­te. Y uti­li­zó lo su­ce­di­do pa­ra de­fen­der su pos­tu­ra de res­trin­gir la po­se­sión de ar­mas de fue­go. «Nos re­cuer­da lo fá­cil que es con­se­guir ar­mas pa­ra dis­pa­rar en un co­le­gio, un lu­gar de cul­to, un ci­ne o un club noc­turno», apun­tó.

Ano­che, un gru­po de po­li­cías se afa­na­ba en ins­pec­cio­nar cer­ca de Or­lan­do una ca­sa de Omar Sed­di­que Ma­teen, de la que se lle­va­ron va­rios ob­je­tos.

El aten­ta­do de Or­lan­do es el se­gun­do ata­que en la ciu­dad en po­co más de 24 ho­ras, des­pués de que la can­tan­te Ch­ris­ti­na Grim­mie, ex­con­cur­san­te de The voi­ce, fue­ra ase­si­na­da el vier­nes por un hom­bre, Ke­vin Ja­mes, de 27 años, que la ata­có al ter­mi­nar un con­cier­to an­tes de qui­tar­se la vi­da.

STE­VE NE­SIUS REU­TERS

Ami­gos y fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas del aten­ta­do se abra­zan an­te el cuar­tel de la po­li­cía de Or­lan­do.

EFE

Per­so­nas he­ri­das en el ata­que al club Pul­se es­pe­ran a ser aten­di­das por los ser­vi­cios sa­ni­ta­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.