«Pa­re­cía una pe­lí­cu­la de te­rror: cuer­pos ca­yen­do y san­gre por to­das par­tes»

Su­per­vi­vien­tes de la ma­sa­cre de Or­lan­do re­la­tan la peor no­che de su his­to­ria

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo - ANA ABELENDA RE­DAC­CIÓN / LA VOZ

«Era un bang, bang, bang, uno tras otro. Du­ró tan­to co­mo una can­ción. Pa­re­cía una pe­lí­cu­la de te­rror, to­tal­men­te irreal, cuer­pos ca­yen­do al­re­de­dor mien­tras pe­día una be­bi­da», re­la­tó a me­dios lo­ca­les Christopher Han­sen, uno de los tes­ti­gos de la ma­yor ma­tan­za a ti­ros de la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos. La ma­dru­ga­da de ayer lle­nó de san­gre y caos el club noc­turno Pul­se, de Or­lan­do. Al prin­ci­pio, Christopher Han­sen cre­yó que era la mú­si­ca, pe­ro vio que la gen­te se ti­ra­ba al sue­lo mien­tras otros bus­ca­ban la sa­li­da. «No vi a los ata­can­tes, pe­ro ha­bía char­cos de san­gre por to­das par­tes», re­la­tó. Él lo­gró arras­trar­se has­ta fue­ra del lo­cal. «Yo oí 20, 40, 50 dis­pa­ros —se­ña­ló Jon Ala­mo, otro de los tes­ti­gos—. La mú­si­ca pa­ró».

«Ma­mi, te quie­ro», de­cía un men­sa­je que Ed­die, de 30 años, en­vió a su ma­dre, Mi­na Jus­ti­ce, a las 2.06, in­for­ma Colpisa. «Es­toy en el club. Es­tán dis­pa­ran­do. Atra­pa­do en el ba­ño», es­cri­bió el chi­co. «¿Qué club?», pre­gun­tó su ma­dre an­gus­tia­da. «Pul­se. Down­town». Las au­to­ri­da­des no con­fir­ma­ban ni des­men­tían a Mi­na que su hi­jo es­tu­vie­ra den­tro o fue­ra del lo­cal. El úl­ti­mo men­sa­je que re­ci­bió de Ed­die da­ba po­cas es­pe­ran­zas: «Nos tie­ne. Es­tá aquí. Voy a mo­rir».

Los dis­pa­ros sor­pren­die­ron a Ro­sie Fe­ba jun­to a una ami­ga. Era la pri­me­ra vez que iba al Pul­se: «Ella me di­jo que al­guien es­ta­ba dis­pa­ran­do», ma­ni­fes­tó Ro­sie en de­cla­ra­cio­nes al pe­rió­di­co Or­lan­do Sentinel. «Le di­je que no creía que fue­ra cier­to —con­ti­nuó—, la cal­mé di­cién­do­le que era par­te de la mú­si­ca, has­ta que vi sa­lir fue­go de la pis­to­la». Las dos ami­gas es­ca­pa­ron, lle­ván­do­se con­si­go del Pul­se a un chi­co he­ri­do que te­nía la man­ga de la ca­mi­se­ta en­san­gren­ta­da.

En pleno mes del or­gu­llo gay, el club Pul­se se pre­pa­ra­ba pa­ra dis­fru­tar de una no­che de mú­si­ca la­ti­na, con rit­mos ca­lien­tes y be­bi­da fría. Y con más de tres­cien­tas per­so­nas dis­pues­tas a ce­le­brar­lo. Eran las que se en­con­tra­ban en el club cuan­do se desató el ho­rror.

«Co­rrien­do co­mo lo­cos»

Omar Ma­teen, el au­tor de la ma­sa­cre, sor­pren­dió a mu­chos en la pis­ta. Pe­ro cien­tos de per­so­nas pu­die­ron es­ca­par co­rrien­do por las ca­lles os­cu­ras de la zo­na.

Du­ran­te ho­ras, des­pués de que Ma­teen abrie­se fue­go, im­pe­ró la in­cer­ti­dum­bre so­bre lo que es­ta­ba ocu­rrien­do. Las du­das se di­si­pa­ron en cuan­to el Pul­se col­gó un men­sa­je en su cuen­ta de Fa­ce­book apre­mian­do: «Sal­gan y co­rran». Las imá­ge­nes co­men­za­ron a cir­cu­lar por te­le­vi­sión: co­ches de la po­li­cía, am­bu­lan­cias, no mu­cho más. Se es­ta­ble­ció un am­plio cer­co en la zo­na de la tra­ge­dia. Fue des­pués del pri­mer tuit po­li­cial que in­for­ma­ba so­bre nu­me­ro­sas víc­ti­mas cuan­do lle­ga­ron las pri­me­ras in­for­ma­cio­nes de los tes­ti­gos. En­tre ellos, las de Ri­car­do Ne­gron, que es­ca­pó por la puer­ta de atrás del lo­cal: «En la pis­ta de bai­le unos se ti­ra­ban so­bre otros, y al­gu­nos lo­gra­mos lle­gar a la puer­ta y sa­lir co­rrien­do».

«Fue al­go que no ha­bía vis­to nun­ca —di­jo a la CNN Jo­sé Torres, que tra­ba­ja en una tien­da 24 ho­ras en la ca­lle en­fren­te al club Pul­se—. Vi a mu­cha gen­te gri­tan­do y llo­ran­do. Gri­tan­do y co­rrien­do co­mo lo­cos».

STE­VE NE­SIUS REU­TERS

Ami­gos y fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas se abra­zan an­te la de­sola­ción por la tra­ge­dia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.