«Sé muy bien lo que es la vi­da real»

Sue­ña con mar­car en la fi­nal de la Eu­ro­co­pa, pe­ro fir­ma ga­nar el tí­tu­lo con­ti­nen­tal en su pri­me­ra gran ci­ta

La Voz de Galicia (Lugo) - - Eurocopa - TOU­LOU­SE / COLPISA RO­DRI­GO ERRASTI

Es el fut­bo­lis­ta más eléc­tri­co de la se­lec­ción. No so­lo por los cua­tro go­les que ha mar­ca­do en los amis­to­sos pre­vios sino por­que de­mues­tra es­tar en un gran mo­men­to de for­ma tras un año com­pli­ca­do, en el que tu­vo que su­pe­rar una le­sión y la pér­di­da de un fa­mi­liar di­rec­to. No tie­ne cla­ro que va­ya a ser ti­tu­lar an­te los che­cos, pe­ro no pier­de la son­ri­sa. Vi­ve un sue­ño tras una in­fan­cia com­pli­ca­da. Sus abue­los se en­car­ga­ron de su edu­ca­ción en San­lú­car de Ba­rra­me­da al no po­der ha­cer­lo su ma­dre. Con­vi­vía con on­ce tíos que eran co­mo sus her­ma­nos.

—En mar­zo tu­vo un sue­ño: que el Cel­ta iba a UEFA y us­ted ve­nía a Fran­cia. ¿Qué in­tui­ción tie­ne aho­ra? —Al fi­nal to­do sa­lió bien. Aho­ra no sé qué in­tu­yo. In­ten­to ser po­si­ti­vo. Fir­mo ju­gar en la Eu­ro y ga­nar­la, eso se­ría lo má­xi­mo (ríe).

—¿Qué ha­ría si mar­ca en la fi­nal? —Da­ría to­do lo que ten­go. Lo he co­men­ta­do con mis ami­gos en el pueblo. Ha­cía­mos apues­tas... Oja­lá, buf... En la vi­da to­do es po­si­ble y so­ñar es gra­tis. Pe­ro me con­for­mo con que me­ta quien quie­ra, se tra­ta de ga­nar la Eu­ro­co­pa. Y eso tam­bién se­ría un sue­ño, el me­jor de mi vi­da.

—¿Es­tá en su me­jor mo­men­to? —Me gus­ta el fút­bol de ata­que y cuan­tos más go­les me­ta, me­jor. No sé, el gol lo ten­go den­tro. In­ten­to me­ter­las. Fi­na­li­zo a mi es­ti­lo, pien­so dón­de en­viar el ba­lón. Y to­dos los años ha­go go­les.

—¿En quién pen­só cuan­do Del Bos­que con­fir­mó su nom­bre? —En mi abue­lo, que ya no es­tá y que des­can­sa en paz por­que fue co­mo mi pa­dre. En mis ami­gos, en Da­vid Ro­me­ro, al que siem­pre lla­ma­ba (ami­go per­so­nal de No­li­to que mu­rió en 2013 en un ac­ci­den­te), en mi her­mano... En los que han es­ta­do, en los que me han edu­ca­do. Me hu­bie­ra gus­ta­do que dis­fru­ta­ran de es­te mo­men­to tan bueno pa­ra mí. Co­mo ya no es­tán, que lo dis­fru­ten los que si­guen. —Ima­gino que nun­ca pen­só en es­tar en un tor­neo así. —De pe­que­ño veía las Eu­ro­co­pas en ca­sa con la fa­mi­lia y ami­gos. Aho­ra es­toy aquí, con una ilu­sión enor­me. Si en­ci­ma jue­go se­rá un sue­ño cum­pli­do. Se­ría lo me­jor que me ha pa­sa­do en to­da mi ca­rre­ra. En ca­sa lo ha­blá­ba­mos, des­pués de tan­tos ma­los mo­men­tos que he­mos pa­sa­do se­ría al­go inex­pli­ca­ble e inol­vi­da­ble la ale­gría por es­tar aquí.

—¿Es un pre­mio me­re­ci­do a su vi­da? —La vi­da te po­ne en mo­men­tos com­pli­ca­dos. Mi vi­da no ha si­do fá­cil, pe­ro es lo que me ha to­ca­do. He apren­di­do mu­cho y, si se su­fre an­tes, pues mu­cho me­jor. Aho­ra soy muy fe­liz con mi mu­jer y con mis ni­ñas, oja­lá du­re mu­cho. Y sé que me to­ca­rá su­frir en otros as­pec­tos por­que cuan­do no son las hi­jas son otras co­sas co­mo la fa­mi­lia, el tra­ba­jo o 20.000 co­sas. To­dos te­ne­mos pro­ble­mas.

—Sus com­pa­ñe­ros di­cen que siem­pre es­tá can­tan­do. —En el cam­po bus­co di­ver­tir­me y dis­fru­tar co­mo soy en la vi­da, que es muy cor­ta pa­ra es­tar siem­pre ca­brea­do. Ha­go al­go que me en­can­ta y fe­liz el fút­bol sa­le me­jor. Cuan­do ten­go pro­ble­mas y me pon­go a ju­gar al fút­bol, me ol­vi­do de to­do. Es mi vi­da, es lo me­jor que ten­go jun­to a mi fa­mi­lia. Siem­pre que jue­go, aun­que sea en mi pueblo, so­lo pien­so en la pe­lo­ta y bá­si­ca­men­te en di­ver­tir­me. El fút­bol es di­ver­sión.

—¿Re­cor­dar sus orí­ge­nes le ayu­da a dis­fru­tar? —Sé muy bien lo que es la vi­da real. Ten­go una fa­mi­lia muy gran­de y hay cri­sis pa­ra to­do el mun­do. Y lo veo, cla­ro. In­ten­to des­co­nec­tar fue­ra del fút­bol y ahí ten­go a mis ami­gos y a mi gen­te. En mi pueblo man­ten­go mi círcu­lo de to­da la vi­da. Y te en­te­ras de to­do lo que pa­sa, to­do el mun­do sa­be lo que pa­sa en el país, con cri­sis.

—¿De­be­mos preo­cu­par­nos por el te­ma fí­si­co o men­tal? —Fí­si­ca­men­te es­ta­mos bien, otra co­sa es que ha­ya fut­bo­lis­tas que ha­yan ju­ga­do mu­chos par­ti­dos. —Y si ha­ce buen tor­neo, otra vez a vuel­tas con su fu­tu­ro. —No, eso aho­ra no to­ca. Ya di­je que si me hu­bie­sen da­do un eu­ro ca­da vez que he cam­bia­do de equi­po... Des­pués de la Eu­ro­co­pa des­co­nec­to el mó­vil.

«Me gus­ta el fút­bol de ata­que y cuan­tos más go­les me­ta, me­jor. No sé, el gol lo ten­go den­tro» «Fí­si­ca­men­te es­ta­mos bien, otra co­sa es que ha­ya fut­bo­lis­tas que ju­ga­ron mu­cho»

GE­RARD JU­LIEN

No­li­to con­tro­la el ba­lón du­ran­te el par­ti­do con­tra Geor­gia en Ge­ta­fe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.