Tar­je­ta ama­ri­lla con­tra la vio­len­cia

La UEFA ame­na­zó a Ru­sia e In­gla­te­rra con la ex­pul­sión de la Eu­ro­co­pa si se re­pi­ten los al­ter­ca­dos

La Voz de Galicia (Lugo) - - Eurocopa - MI­GUEL ÁL­VA­REZ

Los epi­so­dios de vio­len­cia re­gis­tra­dos du­ran­te tres días en Mar­se­lla han te­ni­do con­se­cuen­cias. Los en­fren­ta­mien­tos pro­ta­go­ni­za­dos en­tre los hin­chas in­gle­ses y los ru­sos han pro­pi­cia­do una pri­me­ra res­pues­ta de la UEFA. El or­ga­nis­mo ha ame­na­za­do a am­bas se­lec­cio­nes con la ex­pul­sión del tor­neo si se re­pi­ten es­ce­nas co­mo las que se re­gis­tra­ron en la ciu­dad de la Cos­ta Azul.

La po­si­bi­li­dad de ex­cluir a al­guno de los equi­pos par­ti­ci­pan­tes en la Eu­ro­co­pa es­tá re­fle­ja­da en el ar­tícu­lo 65 de los es­ta­tu­tos de la UEFA. Y, cu­rio­sa­men­te, la úl­ti­ma vez que una se­lec­ción se vio en esa te­si­tu­ra fue In­gla­te­rra, en el año 2000, des­pués de que sus hin­chas pro­ta­go­ni­za­sen unos in­ci­den­tes en Char­le­roi (Bél­gi­ca).

Los ul­tras in­gle­ses y ru­sos sem­bra­ron el te­rror en Mar­se­lla des­de tres días an­tes del en­cuen­tro en­tre sus se­lec­cio­nes. La in­ten­si­dad de la vio­len­cia fue cre­cien­do a me­di­da que se acer­ca­ba el par­ti­do y an­te­ayer al­can­zó el pun­to ál­gi­do. Tres afi­cio­na­dos bri­tá­ni­cos re­sul­ta­ron he­ri­dos gra­ves. Uno de ellos aún per­ma­ne­ce en es­ta­do crí­ti­co des­pués de ha­ber si­do gol­pea­do con ba­rras de hie­rro en la ca­be­za y ha­ber su­fri­do un in­far­to.

La po­li­cía fran­ce­sa se vio obli­ga­da a ac­tuar con con­tun­den­cia pa­ra so­fo­car las re­yer­tas. Al­gu­nos de los me­dios em­plea­dos fue­ron el ca­ñón de agua y los ga­ses la­cri­mó­ge­nos. To­do ello, pa­ra apla­car los áni­mos de unos afi­cio­na­dos que no so­lo por­ta­ban ar­mas blan­cas, sino que tam­bién em­plea­ron si­llas, bo­te­llas y me­sas co­mo ele­men­tos arro­ja­di­zos.

La vio­len­cia se re­pi­tió una vez den­tro del Vé­lo­dro­me de Mar­se­lla. Cuan­do Ru­sia con­si­guió em­pa­tar en las pos­tri­me­rías del par­ti­do, se pro­du­jo una car­ga de sus afi­cio­na­dos con­tra los hin­chas in­gle­ses. Án­gel Ma­ría Vi­llar, pre­si­den­te in­te­ri­no de la UEFA, ins­tó a las fe­de­ra­cio­nes de los dos paí­ses a re­cla­mar a sus se­gui­do­res que se com­por­ten de una ma­ne­ra ci­vi­li­za­da. Si bien, re­co­no­ció que se re­gis­tra­ron pro­ble­mas pa­ra di­vi­dir a am­bas afi­cio­nes den­tro del es­ta­dio.

Reac­cio­nes po­lí­ti­cas

Las reac­cio­nes de los go­bier­nos in­glés y ru­so no se han he­cho es­pe­rar des­pués de los in­ci­den­tes que am­bas afi­cio­nes pro­ta­go­ni­za­ron en Mar­se­lla. Así, el eje­cu­ti­vo bri­tá­ni­co se ofre­ció a en­viar po­li­cías que co­la­bo­ren con las fuer­zas del or­den fran­ce­sas en los en­cuen­tros que, de aquí en ade­lan­te, dis­pu­te su se­lec­ción. Un to­tal de 35 hin­chas re­sul­ta­ron he­ri­dos en las re­yer­tas que tu­vie­ron lu­gar en la ciu­dad de la Cos­ta Azul.

Asi­mis­mo, las au­to­ri­da­des bri­tá­ni­cas ins­ta­ron a la UEFA a in­ves­ti­gar el ori­gen de los pro­ble­mas y se pu­sie­ron a dis­po­si­ción del or­ga­nis­mo fut­bo­lís­ti­co pa­ra que la paz vuel­va a rei­nar al­re­de­dor de los es­ta­dios.

En cuan­to a Ru­sia, Vi­taly Mut­ko, mi­nis­tro de De­por­tes, cri­ti­có el «mal com­por­ta­mien­to» de sus com­pa­trio­tas. Ade­más, afir­mó que «co­mo país que va a aco­ger el pró­xi­mo Mun­dial, de­be­mos pre­ser­var nues­tra ima­gen y no de­te­rio­rar­la».

No es la pri­me­ra vez que los afi­cio­na­dos in­gle­ses siem­bran el te­rror en las ca­lles de Mar­se­lla. Al­go si­mi­lar ocu­rrió du­ran­te la dispu­ta del Mun­dial de 1998. En­ton­ces, des­pués de dos días de epi­so­dios vio­len­tos, el ba­lan­ce fue de un cen­te­nar de he­ri­dos y otros cien de­te­ni­dos.

116 de­te­ni­dos y 3 ex­pul­sa­dos

Los epi­so­dios de vio­len­cia no se han re­du­ci­do a los pro­ta­go­ni­za­dos en­tre hin­chas ru­sos e in­gle­ses. Ayer, al­re­de­dor de trein­ta ul­tras afi­cio­na­dos de Ucra­nia y Ale­ma­nia se en­fren­ta­ron a pa­ta­das y pu­ñe­ta­zos en las ca­lles de Li­lle ho­ras an­tes de que am­bas se­lec­cio­nes dispu­tasen su en­cuen­tro. No obs­tan­te, miem­bros de la po­li­cía ale­ma­na, que re­for­za­ron la se­gu­ri­dad de las fuer­zas fran­ce­sas, no tar­da­ron en so­fo­car la re­yer­ta. So­lo hu­bo un he­ri­do, pe­ro no pre­ci­só aten­ción mé­di­ca.

De mo­men­to, los dis­tur­bios se han sal­da­do con 116 de­ten­cio­nes (63 de ellas pro­lon­ga­das) por ac­tos vio­len­tos, que die­ron lu­gar a tres ex­pul­sio­nes des­de el ini­cio de la Eu­ro­co­pa, se­gún anun­ció ayer por la no­che el Mi­nis­te­rio del In­te­rior ga­lo. Ade­más de echar del país a tres afi­cio­na­dos ra­di­ca­les, tam­bién se prohi­bió la en­tra­da a otros cin­co por el ries­go pa­ra el or­den pú­bli­co.

PE­TER PO­WELL

Un afi­cio­na­do ru­so gol­pea a un hin­cha bri­tá­ni­co en el Vé­lo­dro­me de Mar­se­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.