De­re­cha­zo de Ha­mil­ton al Mun­dial

Con su triun­fo en Ca­na­dá ya es­tá a 9 pun­tos de un Ros­berg muy des­di­bu­ja­do, que aca­bó quin­to

La Voz de Galicia (Lugo) - - Deportes - DA­VID SÁN­CHEZ DE CAS­TRO

La lu­cha por el Cam­peo­na­to del Mun­do se va a de­ci­dir a ca­ra de pe­rro. Le­wis Ha­mil­ton y Ni­co Ros­berg no van a ce­der ni un mi­lí­me­tro, co­mo se de­mos­tró de ma­ne­ra li­te­ral en el Gran Pre­mio de Ca­na­dá. El ale­mán, que si­gue lí­der de la cla­si­fi­ca­ción, vio có­mo su com­pa­ñe­ro le echa­ba de pis­ta en la pri­me­ra cur­va del tra­za­do Gi­lles Vi­lle­neu­ve en una ac­ción que, si bien fue le­gal y ni si­quie­ra me­re­ció in­ves­ti­ga­ción por par­te de los co­mi­sa­rios, de­jó cla­ro que la re­la­ción en­tre am­bos dis­ta mu­cho de ser bue­na.

Ese fue el pri­mer de­re­cha­zo de un Ha­mil­ton que se trans­mu­tó en Muham­mad Ali. Se­bas­tian Vet­tel sa­lió mu­cho me­jor que él, pe­ro tras qui­tar­se de en­ci­ma a Ros­berg, el vi­gen­te cam­peón del mun­do co­men­zó un jue­go de pies le­tal pa­ra el de Fe­rra­ri. Des­de el muro ita­liano in­ten­ta­ron cam­biar el guion, con una es­tra­te­gia que les sa­lió mal. Ha­mil­ton no se ba­jó a la lo­na, y re­sis­tió con­tra las cuer­das ha­cien­do so­lo un cam­bio de neu­má­ti­cos, el obli­ga­to­rio, pa­ra mon­tar unas go­mas que de blan­das so­lo tie­nen el ca­li­fi­ca­ti­vo. Du­ra­ron 46 vuel­tas, y no fue el ré­cord de la ca­rre­ra, que se que­dó en ma­nos de Fer­nan­do Alon­so. Mien­tras Vet­tel in­ten­ta­ba sor­pren­der con una ca­rre­ra ul­tra­blan­dos-blan­dos, Ha­mil­ton man­tu­vo la vie­ja idea de que to­do lo que sea pa­rar en bo­xes es per­der tiem­po.

Vet­tel in­ten­tó aplas­tar a Ha­mil­ton, pe­ro pa­ra cuan­do le­van­tó los pu­ños y co­men­zó a ha­cer vuel­tas rá­pi­das, el bri­tá­ni­co ya se ha­bía ido de­ma­sia­do le­jos. Las vuel­tas pa­sa­ban inexo­ra­ble­men­te y la di­fe­ren­cia nun­ca hi­zo pen­sar que iba a pe­li­grar la quin­ta vic­to­ria de Ha­mil­ton en Mon­treal. Jun­to a ellos aca­bó en el po­dio el si­len­cio­so, pe­ro cons­tan­te, Valt­te­ri Bot­tas, mien­tras Fe­li­pe Mas­sa se veía obli­ga­do a aban­do­nar, en un cir­cui­to don­de la po­ten­cia es cla­ve el fin­lan­dés de Wi­lliams (mo­to­ri­za­do Mer­ce­des) y con­su­mó un ter­cer pues­to que le man­tie­ne co­mo uno de los más cons­tan­tes de los úl­ti­mos años.

La emo­ción, no obs­tan­te, es­tu­vo más atrás. Max Vers­tap­pen y Ni­co Ros­berg que­da­ron em­pa­re­ja­dos al fi­nal de la prue­ba. Con unos ul­tra­blan­dos prác­ti­ca­men­te en las lo­nas re­sis­tió los en­vi­tes de un Ros­berg que so­lo pen­sa­ba en mi­ni­mi­zar da­ños. El ale­mán vio que no iba a po­der con el im­ber­be de Red Bull, y se con­for­mó con un quin­to pues­to. Ya so­lo son nue­ve pun­tos los que se­pa­ran a los dos co­rre­do­res de Mer­ce­des.

Por su par­te, McLa­ren no tu­vo

Vet­tel se co­lo­có pri­me­ro en la sa­li­da, pe­ro la es­tra­te­gia de Fe­rra­ri le im­pi­dió ga­nar la ca­rre­ra

el día. Jen­son But­ton vio có­mo su MP4-31 em­pe­za­ba a echar lla­mas por el es­ca­pe en la vuel­ta 11, una no­ti­cia na­da ha­la­güe­ña pa­ra un Fer­nan­do Alon­so que fue de más a me­nos. El es­pa­ñol su­frió con los neu­má­ti­cos, su­frió con la fal­ta de po­ten­cia de su McLa­ren-Hon­da que es­ta­ba re­gla­do pen­san­do en la llu­via y su­frió has­ta el pun­to de pe­dir aban­do­nar. Al fi­nal, Alon­so se que­dó a las puer­tas de los pun­tos, con un un­dé­ci­mo pues­to que no sa­be a na­da.

Alon­so ejer­ce­rá de em­ba­ja­dor el pró­xi­mo fin de se­ma­na en el Gran Pre­mio de Eu­ro­pa, que es­tre­na el cir­cui­to ur­bano de Ba­kú. Las in­cóg­ni­tas que su­po­ne el tra­za­do aze­rí se­rán su­fi­cien­tes co­mo pa­ra in­ten­tar qui­tar­le fo­co a las 24 ho­ras de Le Mans.

MARK THOMPSON

Los Mer­ce­des vol­vie­ron a ten­tar a la suer­te de un do­ble aban­dono en la sa­li­da, don­de Ros­berg per­dió mu­chas po­si­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.