Gó­mez Noya, a un pa­so del po­dio en el re­ci­tal de los Brown­lee

Alis­tair ga­na la prue­ba de Leeds, que re­ven­tó en la bi­ci

La Voz de Galicia (Lugo) - - Deportes -

El día en el que se de­cía el tí­tu­lo Mun­dial del 2013, uno de los más icó­ni­cos de la his­to­ria del triatlón, el cie­lo ama­ne­ció en­ca­po­ta­do en Lon­dres. Las nu­bes ves­tían Hy­de Park de un co­lor gris as­fal­to y a nin­guno de los fa­vo­ri­tos les en­tu­sias­ma­ba que co­men­za­se a llo­ver. Apa­re­cie­ron en la cá­ma­ra de lla­ma­das Alis­tair Brown­lee y su her­mano Jo­nat­han y se en­con­tra­ron con Ja­vier Gó­mez Noya. El ga­lle­go, que ne­ce­si­ta­ba que Alis­tair se hun­die­se y que­dar por de­lan­te de Jo­nat­han pa­ra que­dar cam­peón, tra­tó de sol­tar los ner­vios avi­van­do una con­ver­sa­ción. «¿Llo­ve­rá? Vo­so­tros sois lo­ca­les», les lan­zó a los Brown­lee. «No­so­tros so­mos de Yorks­hi­re, no de Lon­dres. De lo­ca­les na­da. Pe­ro creo que sí, al­go llo­ve­rá», res­pon­dió Alis­tair. Ayer los dos her­ma­nos tu­vie­ron su prue­ba en ca­sa. En Leeds, en el área me­tro­po­li­ta­na de Yorks­hi­re, a 17 ki­ló­me­tros de Dews­bury, don­de na­cie­ron y se cria­ron. Y no des­apro­ve­cha­ron la oca­sión: ofre­cie­ron un au­tén­ti­co re­ci­tal.

Ri­chard Var­ga mar­có de nue­vo el pul­so en el agua. Ex­pri­mió el gru­po, lo en­fi­ló co­mo so­lo él sa­be ha­cer­lo. A sus pies se sol­da­ron Au­re­lien Rap­hael y Aa­ron Roy­le, Jo­nat­han Brown­lee, Ja­vier Gó­mez Noya, Alis­tair e Igor Pol­yans­kiy. Una tran­si­ción de vértigo de Alis­tair lo co­lo­có en ca­be­za des­pués de ha­ber com­ple­ta­do los 1.500 me­tros en el agua. Y arran­có a dar pe­da­les a muer-

«A los Brown­lee no ca­be sino fe­li­ci­tar­les por­que les ha sa­li­do to­do redondo en ca­sa. Cuan­do es­tán así, es di­fí­cil su­pe­rar­los» Ja­vier Gó­mez Noya

te. El li­ge­ro re­pe­cho con el que se co­men­za­ba el se­gun­do seg­men­to em­pe­zó a ha­cer da­ño a las pier­nas de Gó­mez Noya. Per­dió de vis­ta a Roy­le, Rap­hael y Alis­tair. Y se que­dó con Jo­nat­han, Var­ga a unos 15 me­tros. Ca­si los po­día to­car con la pal­ma de la mano, pe­ro aca­ba­ba de echar­les el guan­te. Y cuan­do le­van­tó la ca­be­za pa­ra res­pi­rar y po­ner­se a rue­da, el me­nor de los Brown­lee no apa­re­ció con un re­le­vo, lle­gó con un ata­que. Y se mar­chó ha­cia ade­lan­te. Alis­tair se des­col­gó pa­ra es­pe­rar­lo y Gó­mez Noya se que­dó con Var­ga en tie­rra de na­die. Ahí, en dos sus­pi­ros, per­dió la ca­rre­ra en la que re­tor­na­ba a las Se­ries Mun­dia­les des­pués de me­ses vol­ca­do en afi­nar el or­ga­nis­mo pa­ra su asal­to al oro olím­pi­co en agos­to.

Man­tu­vo el mano a mano du­ran­te unos ki­ló­me­tros y en cuan­to se dio cuen­ta de que se ha­bía em­bar­ca­do en una mi­sión im­po­si­ble, se de­jó caer has­ta el pe­lo­tón que tran­si­ta­ba ya a mi­nu­to y me­dio de los pri­me­ros cla­si­fi­ca­dos. No ha­bía gran­des nom­bres cor­ta­dos. Gen­te co­mo Ri­chard Mu­rray, Ma­rio Mo­la, Vin­cent Luis, Fer­nan­do Alar­za... Ga­llos que en ca­so de que hu­bie­sen per­di­do la es­ca­pa­da, se ha­brían va­cia­do pa­ra re­cor­tar di­fe­ren­cias. En­ton­ces Gó­mez Noya pu­so a fun­cio­nar la cal­cu­la­dor, a aho­rrar ener­gía pa­ra lan­zar­se a tum­ba abier­ta en el de­fi­ni­ti­vo 10.000.

Por de­lan­te Alis­tair se cal­zó las za­pa­ti­llas con el mis­mo ape­ti­to con el que un día irrum­pió en­tre la éli­te del de­por­te de las tres dis­ci­pli­nas. Jo­nat­han in­ten­tó se­guir su rit­mo alo­ca­do de zan­ca­das. Va tan rá­pi­do que hay al­gu­nos mo­men­tos en que su cuer­po alar­ga­do pa­re­ce que se va a des­mon­tar. Pe­ro el apre­tón fue de­ma­sia­do pa­ra el bron­ce en los Jue­gos de Lon­dres y Alis­tair apro­ve­chó pa­ra man­dar un men­sa­je ha­cia Bra­sil: des­pués de su cal­va­rio de le­sio­nes, ya es­tá de vuel­ta. Gó­mez Noya fir­mó el me­jor par­cial a pie y con­si­guió so­bre­pa­sar a Rap­hael que se ha­bía ba­ja­do del si­llín con más de dos mi­nu­tos de ven­ta­ja con res­pec­to al ga­lle­go. Sín­to­ma de que la pre­pa­ra­ción pa­ra agos­to va por buen ca­mino. La ba­ta­lla pro­me­te ser es­pec­ta­cu­lar.

DELLY CARR ITU M.

El rit­mo de los Brown­lee en el pri­mer ki­ló­me­tro de la bi­ci­cle­ta de­jó al ga­lle­go sin op­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.