La fá­bu­la del Go­bierno que no pu­do ser para ata­car la pin­za de Podemos y el PP

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo - DO­MIN­GOS SAM­PE­DRO

El can­di­da­to del PSOE a la pre­si­den­cia, Pe­dro Sán­chez, acu­dió al de­ba­te a cua­tro ca­bal­gan­do so­bre la me­lan­co­lía. Su apues­ta con­sis­tió bá­si­ca­men­te en de­fen­der su al­ter­na­ti­va al Go­bierno de Ma­riano Ra­joy con un gran ejer­ci­cio de fa­bu­la­ción, que pi­vo­ta­ba so­bre las cons­tan­tes alu­sio­nes que hi­zo a las re­for­mas que ya es­ta­rían aho­ra mis­mo en mar­cha si «los dos ex­tre­mos», co­mo se re­fi­rió al PP y a Podemos, no hu­bie­ran im­pe­di­do el cam­bio po­lí­ti­co que él aban­de­ra­ba.

Sán­chez no per­dió si­quie­ra un mi­nu­to para mos­trar su es­tra­te­gia. Sus pri­me­ras pa­la­bras fue­ron para tras­la­dar la idea de que el cam­bio to­da­vía es po­si­ble el 26J, aun­que eso «va a de­pen­der», di­jo, de que se mo­vi­li­cen los «mi­llo­nes» de vo­tan­tes so­cia­lis­tas in­de­ci­sos. Pe­ro di­cho eso, las se­gun­das pa­la­bras las de­di­có a lan­zar el pri­mer es­ti­le­te con­tra Pa­blo Igle­sias Tu­rrión, cuan­do afir­mó que la de­ro­ga­ción de la re­for­ma la­bo­ral «hoy po­día ser una reali­dad» si el vo­to de Podemos no fue­ra coin­ci­den­te con el del PP en la fa­lli­da se­sión de in­ves­ti­du­ra.

Y una vez que Sán­chez lan­zó el pri­mer re­pro­che con­tra Igle­sias, ya no ce­só. Has­ta en nue­ve oca­sio­nes le re­cor­dó al lí­der de Podemos que ya po­día es­tar de­ro­ga­do el co­pa­go far­ma­céu­ti­co para los pen­sio­nis­tas o la LOMCE, que po­día ha­ber una nue­va fis­ca­li­dad para fi­nan­ciar las pen­sio­nes y re­for­zar las ayu­das a la de­pen­den­cia, pe­ro que no se pu­do ha­cer por la «in­tran­si­gen­cia del se­ñor Igle­sias», re­mar­có Sán­chez una y otra vez, de quien di­jo que «pi­den el vo­to del cam­bio y ve­tan el cam­bio».

Igle­sias mos­tró cier­ta in­co­mo­di­dad con los ata­ques: «Se equi­vo­ca de ad­ver­sa­rio», mar­mu­lló el lí­der de Podemos, si bien Sán­chez en nin­gún mo­men­to echó el freno y aca­bó ai­rean­do que Podemos reivin­di­ca la au­to­de­ter­mi­na­ción para Ca­ta­lu­ña, Galicia y el País Vas­co o que Ada Co­lau, la al­cal­de­sa de Bar­ce­lo­na, sim­pa­ti­za con la in­de­pen­den­cia.

Pe­ro no se ol­vi­dó Pe­dro Sán­chez de lan­zar unos cuan­tos dar­dos ha­cia su de­re­cha, aun­que es­te flan­co pa­re­ció de­jár­se­lo a Ri­ve­ra. El prin­ci­pal de to­dos ellos fue cuan­do el lí­der del PSOE le es­pe­tó al presidente en fun­cio­nes que ten­dría que ha­ber di­mi­ti­do cuan­do se co­no­ció el ca­so de pre­sun­ta fi­nan­cia­ción ile­gal del PP. Eso sí, ni ras­tro de aquel «no es us­ted un po­lí­ti­co de­cen­te», del de­ba­te de di­ciem­bre.

La alu­sión a Co­lau. Fue bien traí­da para afear que la al­cal­de­sa de Bar­ce­lo­na y Podemos apo­yen el de­re­cho a de­ci­dir en Ca­ta­lu­ña, Galicia y el País Vas­co. Lo peor, el ex­ce­so de crí­ti­ca a la fuer­za alia­da del PSOE en va­rios te­rri­to­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.