Una de­cla­ra­ción al PSOE en to­da re­gla car­ga­da de con­des­cen­den­cia

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo - JUAN CAPEÁNS

«No soy yo el ad­ver­sa­rio, no soy yo...». Una voz sua­ve y dra­ma­ti­za­da so­nó ano­che en las pan­ta­llas pla­nas y en las po­cas ca­jas ton­tas que que­dan en los ho­ga­res de España. Pa­blo Igle­sias su­su­rra­ba, pe­ro era Pe­dro Sán­chez el que sa­lía en la ima­gen, mien­tras es­te ha­cía el enési­mo re­pro­che a la pin­za PP-Podemos que le ha im­pe­di­do go­ber­nar. El tono, con­des­cen­dien­te, se­ría im­po­si­ble ha­ce me­dio año, cuan­do la for­ma­ción mo­ra­da iba por de­trás en las en­cues­tas y mos­tra­ba mo­dos de as­pi­ran­te a mu­le­ta.

Igle­sias ve­nía a ha­blar de su pac­to —aho­ra con él co­mo presidente— y de ahí que arran­ca­se pre­me­di­ta­da­men­te ti­bio en la te­má­ti­ca eco­nó­mi­ca, arru­ga­do —co­mo su ca­mi­sa— con un dis­cur­so tru­fa­do de ci­tas y ci­fras que so­lo arro­jó con­tra Ra­joy, cuan­do en el de­ba­te de di­ciem­bre se ha­bía ce­ba­do con Sán­chez. Ayer, ade­más de oji­tos políticos, has­ta hi­zo gra­cie­tas dia­léc­ti­cas: «Coin­ci­do ple­na­men­te con Pe­dro...». Po­co im­por­ta­ba la te­má­ti­ca. El lí­der de Podemos mi­dió muy bien el im­pac­to de sus fra­ses de ac­ce­so a los tur­nos de pa­la­bra y las de cie­rre, y des­de lue­go no eran pro­duc­to de la im­pro­vi­sa­ción. Eran pro­duc­to de la en­cues­ta del CIS.

La es­tra­te­gia de Podemos, en­tre­ga­da a for­jar la idea de un Go­bierno de un «blo­que pro­gre­sis­ta» que no ava­ló me­ses an­tes co­mo ter­ce­ra fuer­za, res­pon­dió con ab­so­lu­ta cla­ri­dad a la gran pre­gun­ta de una gran ma­yo­ría de es­pa­ño­les tras me­ses de ne­go­cia­cio­nes frus­tra­das: so­lo pac­ta­rá con el PSOE. Y en­con­tró la so­lu­ción. Po­ma­da en vez de cal vi­va.

Pa­blo Igle­sias ha­bló me­nos que otras ve­ces de sus pro­pues­tas, signo de que su men­sa­je prin­ci­pal ya es­ta­ba tras­la­da­do y que te­nía po­co que ver con el pro­gra­ma y más con lo que ocu­rra des­pués de las elec­cio­nes. Bue­na par­te de su tiem­po lo em­pleó en res­pon­der por alu­sio­nes, de­fen­dien­do lo su­yo, y frun­ció el ce­ño es­pe­cial­men­te con Ri­ve­ra, al que nin­gu­neó en dos oca­sio­nes. Con la co­rrup­ción, se cre­ció. Y en su úl­ti­mo arru­ma­co dia­léc­ti­co al so­cia­lis­ta, Sán­chez le de­vol­vió la ju­ga­da con otra voz en off car­ga­da de iro­nía: «Me con­mue­ves...».

De Galicia, ni una pa­la­bra, co­mo tam­po­co se re­fi­rió ex­pre­sa­men­te a la no­ve­dad mo­ra­da con res­pec­to a di­ciem­bre, Iz­quier­da Uni­da. Por­que la úni­ca ci­ta que hi­zo de Marx —«¡Y tres hue­vos du­ros!»— no cuen­ta.

Alu­sio­nes. Igle­sias se mos­tró vi­vo a la ho­ra de res­pon­der a los ata­ques y con­si­guió que no que­da­sen du­das sin su opi­nión. En el turno eco­nó­mi­co abu­só de las ci­fras y las ci­tas, se cen­tró en Ra­joy y des­pa­chó ca­si con des­pre­cio a Ri­ve­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.