La Fis­ca­lía asu­me que la Au­dien­cia abrió la vía a más impu­tacio­nes en el ca­so Al­via

El fis­cal su­pe­rior cree que la cau­sa po­dría «en­cau­zar­se» ha­cia nue­vos in­ves­ti­ga­dos

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia - PA­BLO GON­ZÁ­LEZ, J. M. PAN

El fis­cal del ca­so Al­via, An­to­nio Ro­ma, muy cla­ro en sus es­cri­tos du­ran­te la ins­truc­ción de que so­lo po­día cul­par­se del des­ca­rri­la­mien­to de San­tia­go al ma­qui­nis­ta, ad­mi­tió re­cien­te­men­te que el au­to con el que la Au­dien­cia co­ru­ñe­sa re­abría la ins­truc­ción ex­plo­ra­ba una vía iné­di­ta en la que era po­si­ble que sur­gie­ran nue­vos in­ves­ti­ga­dos —re­cien­te de­no­mi­na­ción para los impu­tados— más allá de la su­pues­ta res­pon­sa­bi­li­dad del ma­qui­nis­ta. «No es des­car­ta­ble», ase­gu­ró, que la nue­va lí­nea de in­ves­ti­ga­ción para ave­ri­guar si el ADIF hi­zo un análisis del ries­go de la cur­va de An­grois aca­be con más impu­tacio­nes.

Es­te cam­bio de per­cep­ción en la Fis­ca­lía no so­lo ha si­do ver­ba­li­za­do por el fis­cal del ca­so, sino tam­bién por el má­xi­mo res­pon­sa­ble del mi­nis­te­rio pú­bli­co en Galicia, Fernando Suan­zes. El fis­cal su­pe­rior ad­mi­tió ayer que el nue­vo rum­bo ju­rí­di­co mar­ca­do por la Au­dien­cia po­dría «en­cau­zar» el pro­ce­di­mien­to ha­cia nue­vos in­ves­ti­ga­dos. «Aho­ra hay que ha­cer una prue­ba pe­ri­cial y ha­cer una va­lo­ra­ción ju­rí­di­ca. No pue­de des­car­tar­se nin­gún ex­tre­mo. Pue­de acu­sar­se a una mis­ma per­so­na o bien de esa pe­ri­cial o de otras que pue­dan de­ri­var­se de ahí pu­die­ra en­cau­zar­se el pro­ce­di­mien­to ha­cia nue­vos in­ves­ti­ga­dos», pre­ci­só.

Aun­que el fis­cal del ca­so re­cor­dó que la Au­dien­cia ha ce­rra­do ya di­fe­ren­tes vías del in­ves­ti­ga­ción, los ma­gis­tra­dos abrie­ron una pe­que­ña ven­ta­na que cues­tio­na las me­di­das de se­gu­ri­dad pre­ven­ti­vas en el pun­to más pe­li­gro­so de to­do el tra­za­do, la cur­va don­de des­ca­rri­ló el Al­via pro­vo­can­do 80 muer­tos y 144 he­ri­dos. Suan­zes des­dra­ma­ti­zó el he­cho de que los ma­gis­tra­dos de la Au­dien­cia co­rri­gie­ran tan­to al fis­cal co­mo el juez ins­truc­tor, am­bos fa­vo­ra­bles a ce­rrar el ca­so con el ma­qui­nis­ta co­mo úni­co impu­tado. «No es in­fre­cuen­te que en un re­cur­so la Au­dien­cia es­ti­me que no de­be es­tar ce­rra­da to­da­vía la ins­truc­ción y que con­ti­núe con unas di­li­gen­cias de­ter­mi­na­das. En es­te ca­so son di­li­gen­cias pe­ri­cia­les que una vez que se prac­ti­quen van a de­ter­mi­nar la va­lo­ra­ción ju­rí­di­ca co­rres­pon­dien­te por par­te de la Fis­ca­lía. De ahí pue­de de­ri­var­se que si­ga­mos acu­san­do so­lo a una per­so­na, pe­ro tam­bién que se am­plíe el nú­me­ro de acu­sa­dos», di­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.