La vi­gue­sa de Ca­na­rias ase­si­nó a su no­vio por­que no te­nía di­ne­ro ni le atraía se­xual­men­te

La Au­dien­cia de Las Pal­mas la con­de­na a 16 años de pri­sión por cla­var­le un cu­chi­llo en el co­ra­zón en la ca­ma

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia - A.MARTÍNEZ AN­TO­NIO F. DE LA GÁNDARA

La au­dien­cia pro­vin­cial de Las Pal­mas con­de­nó ayer a 16 años de pri­sión a la vi­gue­sa acu­sa­da de ma­tar a su no­vio en ju­nio de 2013. El fa­llo con­si­de­ra pro­ba­do que cuan­do la víc­ti­ma se en­con­tra­ba acos­ta­da en la ca­ma, le cla­vó un cu­chi­llo en el co­ra­zón. Lo hi­zo, se­gún el fa­llo ju­di­cial, por­que ya no sa­tis­fa­cía sus pre­ten­sio­nes eco­nó­mi­cas ni se­xua­les. Pos­te­rior­men­te, lo en­vol­vió en plás­ti­cos y man­tas y lo es­con­dió en el só­tano de la vi­vien­da que com­par­tían, has­ta que la Guar­dia Ci­vil lo en­con­tró un mes des­pués. Es­tos he­chos son para los jue­ces cons­ti­tu­ti­vos de un de­li­to de ase­si­na­to con la con­cu­rren­cia de ale­vo­sía y, a la ho­ra de es­ta­ble­cer la con­de­na, se le ha apli­ca­do el agra­van­te de pa­ren­tes­co y el ate­nuan­te de con­fe­sión. Ade­más de­be­rá pa­gar a los pa­dres de la víc­ti­ma una in­dem­ni­za­ción de 100.000 eu­ros. El fa­llo ab­suel­ve a dos per­so­nas cer­ca­nas a la acu­sa­da de un de­li­to de en­cu­bri­mien­to del que ve­nían sien­do acu­sa­das.

El ca­so zan­ja una tó­rri­da re­la­ción que tu­vo un fi­nal trá­gi­co. La acu­sa­da, Arant­xa Amoe­do Mar­tíez, co­no­ció a la víc­ti­ma a tra­vés de la red so­cial Ba­doo a fi­na­les del año 2012. Pri­me­ro vi­vie­ron en Bar­ce­lo­na, pe­ro en ma­yo de 2013 fi­ja­ron su re­si­den­cia en Gran Ca­na­ria, en un cha­lé al­qui­la­do por el que pa­ga­ban 800 eu­ros men­sua­les. Vi­vían de los in­gre­sos de la víc­ti­ma, unos 880 eu­ros men­sua­les y su­mas in­de­ter­mi­na­das de di­ne­ro que le da­ba una ami­ga ru­sa, has­ta que lo de­jó de ha­cer cuan­do se en­te­ró de la re­la­ción de él con Arant­xa. Se­gún se ex­pre­sa en la sen­ten­cia, du­ran­te el tiem­po que du­ró la re­la­ción, la acu­sa­da nun­ca de­jó de te­ner re­la­cio­nes se­xua­les con ter­ce­ras per­so­nas, es­pe­cial­men­te con mu­je­res, cir­cuns­tan­cia que era co­no­ci­da por el no­vio.

Va­rias re­la­cio­nes

Du­ran­te su es­tan­cia en Bar­ce­lo­na, per­mi­tió que Arant­xa con­ti­nua­se con una re­la­ción an­te­rior que man­te­nía con una chi­ca. Ya en la is­la, ella si­guió man­te­nien­do re­la­cio­nes se­xua­les con ter­ce­ras per­so­nas que co­no­cía a tra­vés de las re­des so­cia­les.

Los jue­ces cons­ta­tan que no hu­bo si­tua­cio­nes de mal­tra­to pe­ro los men­sa­jes que se cru­za­ban dan cuen­ta de desave­nen­cias. De he­cho, la her­ma­na de Arant­xa la con­ven­ció para que re­gre­sa­ra a Vi­go des­de Bar­ce­lo­na, pe­ro Jor­di la con­ven­ció para que le acom­pa­ña­ra a Gran Ca­na­ria.

En ju­nio de 2013, cuan­do los pro­ble­mas económicos de la pa­re­ja eran muy im­por­tan­tes, Arant­xa de­ci­dió aca­bar con la vi­da de su pa­re­ja, vien­do que sus ex­pec­ta­ti­vas de vi­da no se cum­plían con él y que tam­po­co col­ma­ba sus ape­ten­cias se­xua­les. Arant­xa pu­so en co­no­ci­mien­to de su fa­mi­lia el ase­si­na­to que ha­bía co­me­ti­do y dio cuen­ta de lo su­ce­di­do a la Po­li­cía Na­cio­nal. La Guar­dia Ci­vil en­con­tró el ca­dá­ver gra­cias a la co­la­bo­ra­ción pres­ta­da por la au­to­ra.

A. SUÁ­REZ

La ase­si­na, en el jui­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.