Un su­per­vi­vien­te y tres hue­vos du­ros

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - Xo­sé Car­los Ca­nei­ro

Eran las on­ce y diez. En ese pre­ci­so ins­tan­te Pa­blo Igle­sias me dio el tí­tu­lo de la co­lum­na. En ese mo­men­to di­jo: «Y tres hue­vos du­ros». La ins­pi­ra­ción ba­jó cual es­pi­ri­tual pa­lo­ma y me arre­ba­tó el so­por en el que me ha­bía su­mer­gi­do. Has­ta en­ton­ces ga­na­ba Ra­joy por­que de­cía su ver­dad: em­pe­zó a go­ber­nar una España en quie­bra y, pe­se a to­do, esa España ha so­bre­vi­vi­do. Co­mo él ayer mis­mo. Le lanzaron dar­dos, hue­vos du­ros, des­de to­das par­tes. Y sa­lió me­jor que nun­ca. Ni Arrio­la ni Mo­ra­gas lo hu­bie­sen es­pe­ra­do mien­tras pa­sea­ban con él tras el pri­mer des­can­so.

Ra­joy no es te­le­gé­ni­co. Si pre­sen­ta­se el te­le­dia­rio de las tres, a las tres y cin­co el pú­bli­co ini­cia­ría la sies­ta. Tam­po­co es un ada­lid de la ora­to­ria y en el te­rreno de la lo­go­pe­dia, la cien­cia del buen ha­blar, los es­pe­cia­lis­tas ten­drían mu­cho por ha­cer. A Ra­joy en el de­ba­te lo pu­sie­ron de per­fil, co­mo la ca­ri­ca­tu­ra del jo­ro­ba­do de No­tre Da­me, y uno pen­só que se arru­ga­ría. No fue así. Mi­nu­to a mi­nu­to ga­nó en con­fian­za e in­clu­so lle­gó a em­pe­que­ñe­cer al más atrac­ti­vo en te­le­vi­sión: Al­bert Ri­ve­ra. Ayer es­tu­vo a la al­tu­ra de sí mis­mo: di­cien­do po­co, pe­ro con as­tu­cia oral, y mar­can­do co­mo un ru­do defensa cen­tral a Pa­blo Igle­sias. El nue­vo Pa­blo. Has­ta el de­ba­te, su lu­gar dia­léc­ti­co era el fan­go. Ayer, no: es­tu­vo dul­ce, co­mo una mag­da­le­na. Aun­que sus apa­ren­tes bue­nos mo­da­les son los de Mar­co Ju­nio Bru­to ases­tán­do­le una pu­ña­la­da a Cé­sar: por de­trás y sin es­pe­rar­lo. En­tre la cal vi­va y los hue­vos du­ros, pre­fie­ro los úl­ti­mos.

Ra­joy sa­lió vi­vo, que no es po­co. Sán­chez, no. El lí­der so­cia­lis­ta aca­bó el de­ba­te oc­ci­so: ma­ta­do, se­gún la RAE. Es un ca­dá­ver po­lí­ti­co an­dan­te que para re­su­ci­tar pre­ci­sa una vi­ce­pre­si­den­cia. La que le da­rá Ra­joy el 27 de ju­nio, Dios me­dian­te. La que acep­ta­rá si le que­da al­gu­na luz de las po­cas que nos ha mos­tra­do des­de ha­ce un año. Ve­re­mos. An­tes con­vie­ne des­en­tra­ñar el sen­ti­do cier­to de al­gu­nos mo­men­tos es­te­la­res del de­ba­te. Mo­men­tos es­te­la­res de la hu­ma­ni­dad, dis­cul­pen el ex­cur­so, es una obra del maes­tro Stefan Zweig: se sui­ci­dó por­que pen­sa­ba que Eu­ro­pa y su cultura, abru­ma­da por la in­to­le­ran­cia, ha­bía lle­ga­do a su fin (¿les sue­na?).

Lo peor, los nú­me­ros: para qué que­re­mos es­cu­char­los. Lo me­jor, las ma­ne­ras co­rrec­tas. El más agrio, Pe­dro Sán­chez. Si yo fue­se so­cia­lis­ta le pe­di­ría a Pa­blo Igle­sias, el fundador, que re­gre­sa­se del alén para que pu­sie­se en su lu­gar a es­te ba­si­lis­co. Se ha que­da­do sin dis­cur­so. Co­mo ayer en el de­ba­te. Qui­so pe­lear con Ra­joy, y per­dió (¿có­mo pue­de acu­sar de co­rrup­ción el lí­der de un par­ti­do que ha con­sen­ti­do el frau­de de 854 mi­llo­nes en An­da­lu­cía?). Lue­go se dio cuen­ta de que su ri­val cier­to era Podemos y, que­rien­do en­men­dar­lo, arre­me­tió co­mo un miu­ra con­tra su ver­da­de­ro ad­ver­sa­rio. Fue tar­de. To­dos con­tra Ra­joy, ti­rán­do­le de to­do. Es­ta vez los hue­vos du­ros no al­can­za­ron, ni por un mo­men­to, sus agi­ta­dos ojos sal­to­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.