La ma­sa­cre se cue­la en la ca­rre­ra elec­to­ral ha­cia la Ca­sa Blan­ca

Clin­ton abo­ga por prohi­bir las ar­mas de gue­rra, y Trump, por sus­pen­der la in­mi­gra­ción de paí­ses con his­to­rial te­rro­ris­ta

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional - ROSA PAÍNO

Que el peor ata­que en sue­lo es­ta­dou­ni­den­se des­de el 11S se iba a co­lar en la ca­rre­ra elec­to­ral ha­cia la Ca­sa Blan­ca era inevi­ta­ble, tan­to co­mo que ca­da can­di­da­to in­ten­ta­ría lle­var la ma­tan­za a su te­rreno o al me­nos evi­tar que le hi­cie­ra per­der vo­tan­tes. Así el ban­do de­mó­cra­ta se cen­tró en pe­dir una vez más un ma­yor con­trol de la ven­ta de ar­mas, mien­tras el re­pu­bli­cano op­tó por cul­par a la mano blan­da de la Ad­mi­nis­tra­ción con­tra el te­rro­ris­mo is­lá­mi­co ra­di­cal, de­jan­do a un la­do la hi­pó­te­sis del odio que qui­so im­po­ner en su primera reac­ción Ba­rack Oba­ma.

Do­nald Trump no tar­dó en apro­ve­char el ba­ño de san­gre para sa­car­le ré­di­to, en su re­cu­rren­te men­sa­je is­la­mó­fo­bo. Si el do­min­go acu­só a Oba­ma de ha­ber fra­ca­sa­do en el com­ba­te con­tra el «is­lam ra­di­cal», ayer rei­te­ró la defensa que da la Se­gun­da En­mien­da a los es­ta­dou­ni­den- ses para po­seer ar­mas —pre­mi­sa que le va­lió en ma­yo el res­pal­do de la Aso­cia­ción Na­cio­nal del Ri­fle— y que el aten­ta­do ava­la su pro­pues­ta de prohi­bir la en­tra­da a EE.UU. de los mu­sul­ma­nes. En el otro ex­tre­mo, Hi­llary Clin­ton abo­gó por prohi­bir la ven­ta de ar­mas de asal­to. Al uní­sono, la Ca­sa Blan­ca ex­hor­ta­ba al Con­gre­so a to­mar me­di­das an­te un Oba­ma ca­da vez más «frus­tra­do» con su inac­ción.

«Creo que las ar­mas de gue­rra no tie­nen lu­gar en nues­tras ca­lles», di­jo ayer en un mi­tin en Cle­ve­land (Ohio). «Si al­guien es­tá sien­do in­ves­ti­ga­do por el FBI, sim­ple­men­te no de­be­ría po­der com­prar un ar­ma sin que na­die le ha­ga pre­gun­tas», aña­dió. An­tes, ha­bía re­cor­da­do que el fu­sil de asal­to AR-15 es la mis­ma ar­ma que usó el ma­tri­mo­nio is­la­mis­ta en el ata­que de San Ber­nar­dino y el jo­ven Adam Lan­za en el co­le­gio de Sandy Hook en el 2012. Ber­nie San­ders se ex­pre­só en una lí­nea si­mi­lar: «No de­be­ría­mos ven­der ar­mas au­to­má­ti­cas di­se­ña­das para ma­tar a mu­cha gen­te».

Clien­tes ar­ma­dos

Para Trump, la so­lu­ción es más ar­mas, ya que a su en­ten­der si al­gu­nos de los clien­tes del club de Or­lan­do hu­bie­ran es­ta­do ar­ma­dos la tra­ge­dia ha­bría si­do me­nor. «Si la gen­te en la sa­la hu­bie­ra te­ni­do ar­mas, con las ba­las vo­lan­do a la ca­be­za del ata­can­te, no ha­bría­mos te­ni­do la tra­ge­dia que ter­mi­nó ha­bien­do», de­cla­ró a la ca­de­na CNN. Abun­dan­do en su xe­no­fo­bia, acu­só los mu­sul­ma­nes de no fa­ci­li­tar in­for­ma­ción a la po­li­cía so­bre per­so­nas co­mo Omar Ma­teen. «La gen­te que lo co­no­cía, la ex­mu­jer, otras per­so­nas, no in­for­ma­ron de él», la­men­tó.

Lo úl­ti­mo que pro­pu­so, du­ran­te un mi­tin en Nue­va Ham­ps­hi­re, es sus­pen­der la en­tra­da de in­mi­gran­tes pro­ce­den­tes «de zo­nas del mun­do don­de exis­te una his­to­ria com­pro­ba­da de te­rro­ris­mo con­tra EE.UU., Eu­ro­pa o nues­tros alia­dos» y evi­tar un «nue­vo ca­ba­llo de Tro­ya».

Car­gan­do con­tra los ar­gu­men­tos de su ri­val —aun­que sin ci­tar­lo en nin­gún mo­men­to—, Clin­ton se­ña­ló an­te sus se­gui­do­res que «al­gu­nos di­cen que de­be­mos mos­trar especial vi­gi­lan­cia so­bre los es­ta­dou­ni­den­ses. Eso es equi­vo­ca­do y pe­li­gro­so. Eso fa­vo­re­ce a los te­rro­ris­tas».

Igual­men­te, la can­di­da­ta de­mó­cra­ta se mos­tró con­tra­ria a me­ter en el mis­mo sa­co a to­dos los mu­sul­ma­nes. En de­cla­ra­cio­nes a NBC, afir­mó que para ella «yiha­dis­mo ra­di­cal y is­la­mis­mo ra­di­cal» sig­ni­fi­can lo mis­mo, pe­ro de­jó cla­ro que no va a «de­mo­ni­zar y ha­cer de­ma­go­gia y de­cla­rar la gue­rra a to­da una re­li­gión».

La can­di­da­ta de­mó­cra­ta de­fen­dió que EE.UU. ne­ce­si­ta en es­tos mo­men­tos «po­lí­ti­cas de es­ta­do, no par­ti­dis­tas». «De­be­ría­mos au­nar fi­las, de­be­ría­mos in­ten­tar ave­ri­guar el me­jor ca­mino a se­guir», aña­dió. Para su ri­val re­pu­bli­cano, si Clin­ton ga­na «se­ría más dé­bil que Oba­ma». «Quie­ro fir­me­za, quie­ro vi­gi­lan­cia», in­sis­tió. El de­ba­te so­lo ha co­men­za­do y aún que­dan cin­co me­ses an­tes de la ci­ta elec­to­ral.

JIM LO SCALZO EFE

Con­cen­tra­ción an­te la Ca­sa Blan­ca en ho­me­na­je a las víc­ti­mas del ata­que al club de Or­lan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.