Un sol­da­do (anó­ni­mo) del ca­li­fa­to

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional - Manuel Fernández Blan­co

Adi­fe­ren­cia de los gru­pos te­rro­ris­tas oc­ci­den­ta­les, el Es­ta­do Is­lá­mi­co, y otros gru­pos yiha­dis­tas, pue­den te­ner miem­bros sin sa­ber­lo. El au­tor de la ma­tan­za de Or­lan­do, Omar Sid­di­que Ma­teen, pue­de ser uno de ellos, co­mo lo eran el ma­tri­mo­nio for­ma­do por Syed Fa­rook y Tash­feen Ma­lik, au­to­res de la ma­tan­za del 2 de di­ciem­bre pa­sa­do en un cen­tro mé­di­co de San Ber­nar­dino (Ca­li­for­nia). En am­bos ca­sos, hi­cie­ron de­cla­ra­cio­nes ju­ran­do leal­tad al Es­ta­do Is­lá­mi­co y per­pe­tra­ron ma­sa­cres. Al EI eso le basta para re­co­no­cer­los co­mo de los su­yos. En el ca­so de Ma­teen, se han apre­su­ra­do a de­cla­rar­lo co­mo «un sol­da­do del ca­li­fa­to».

En los pri­me­ros mo­men­tos, se du­da­ba so­bre si la ma­sa­cre de Or­lan­do res­pon­día a mo­ti­va­cio­nes ho­mó­fo­bas o te­rro­ris­tas. En la ideo­lo­gía yiha­dis­ta, esas dos mo­ti­va­cio­nes no son ex­clu­yen­tes. El ma­yor de los odios siem­pre se di­ri­ge a aquel que go­za de un mo­do di­fe­ren­te al nues­tro o de mo­do con­tra­rio a la tra­di­ción que pro­fe­sa­mos. El pa­dre de Omar Sid­di­que Ma­teen des­ta­có lo in­so­por­ta­ble que re­sul­tó para su hi­jo ver co­mo dos hom­bres se be­sa­ban. Co­mo tam­bién era in­to­le­ra­ble que su mu­jer no se so­me­tie­ra a sus dic­ta­dos. El club Pul­se de Or­lan­do, lu­gar de en­cuen­tro de la co­mu­ni­dad ho­mo­se­xual, pue­de ser para un yiha­dis­ta uno de los lu­ga­res de­mo­nía­cos de una ci­vi­li­za­ción que juz­gan de­gra­da­da y co­rrup­ta. Aun­que, al pa­re­cer, es­ta opi­nión no es so­lo co­sa de los is­la­mis­tas radicales. Re­cor­de­mos que el vi­ce­go­ber­na­dor de Te­xas, Dan Pa­trick, pu­bli­ca­ba en su cuen­ta ofi­cial de Twit­ter, al co­no­cer la no­ti­cia, lo si­guien­te: «Que no os en­ga­ñen: no se pue­den bur­lar de Dios. Un hom­bre re­co­ge lo que siem­bra». Con es­ta ci­ta bí­bli­ca (bo­rra­da po­co des­pués) ha­cía res­pon­sa­bles de la ma­sa­cre a las víc­ti­mas. Ve­mos co­mo la in­to­le­ran­cia ha­cia la di­ver­si­dad de los go­ces, y orien­ta­cio­nes se­xua­les, pro­vo­can coin­ci­den­cias dis­cur­si­vas alar­man­tes. Do­nald Trump, por su par­te, pa­re­cía con­ten­to «por te­ner ra­zón» en su política so­bre is­la­mis­mo y pro­po­nía una dis­pa­ra­ta­da so­lu­ción: ar­mas para to­dos.

Si el Es­ta­do Is­lá­mi­co re­co­no­ce co­mo su­yos a los que ma­tan en su nom­bre en cualquier lu­gar del mun­do, y les da una jus­ti­fi­ca­ción ideo­ló­gi­ca para su de­li­rio, el yiha­dis­ta ya no ne­ce­si­ta ser cap­ta­do: pue­de au­to­de­sig­nar­se. Es­te es­ti­lo de ac­tua­ción es mu­cho más di­fí­cil de com­ba­tir. Mu­cho más aún en un país en el que un fu­sil de asal­to pue­de com­prar­se con la mis­ma fa­ci­li­dad que un te­le­vi­sor, in­clu­so por par­te de al­guien in­ves­ti­ga­do por el FBI, o con his­to­rial pe­nal o psi­quiá­tri­co.

De­ci­di­da­men­te, el pe­li­gro para Oc­ci­den­te tam­bién es­tá en su in­te­rior y no es po­si­ble, ni si­quie­ra para Do­nald Trump, le­van­tar mu­ros in­te­rio­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.