Es­co­pe­tas pe­ro nin­gu­na ayuda eco­nó­mi­ca con­tra ata­ques de ja­ba­lí

Los ga­na­de­ros pue­den pe­dir co­la­bo­ra­ción de ca­zo­do­res, pe­ro no so­li­ci­tar com­pen­sa­ción

La Voz de Galicia (Lugo) - - Provincia -

Con la co­se­cha de maíz en mar­cha, las preo­cu­pa­cio­nes de los ga­na­de­ros se orien­tan al cie­lo, es­pe­ran­do que unas im­pre­vis­tas cir­cuns­tan­cias me­teo­ro­ló­gi­cas no la es­tro­peen, y al en­torno de la fin­ca, de don­de pue­den pro­ce­der ani­ma­les que la da­ñen. Los ata­ques de fau­na sal­va­je son fre­cuen­tes, y para ate­nuar los da­ños, en la prác­ti­ca, so­lo hay una op­ción, con­sis­ten­te en lo­grar co­la­bo­ra­ción de los ca­za­do­res. Las ayu­das eco­nó­mi­cas por com­pen­sa­ción de da­ños no se con­ce­den des­de fi­na­les de la pa­sa­da dé­ca­da.

An­te los da­ños cau­sa­dos en una fin­ca, el pro­pie­ta­rio pue­de lo­grar que el te­cor de la zo­na don­de es­tá si­tua­da la par­ce­la aca­be ac­tuan­do. La co­la­bo­ra­ción se con­si­gue pi­dién­do­la di­rec­ta­men­te a la di­rec­ti­va del te­cor, con­tac­tan­do con una or­ga­ni­za­ción agra­ria o di­ri­gién­do­se a la ad­mi­nis­tra­ción au­to­nó­mi­ca. La con­se­cuen­cia es la mis­ma, la ac­tua­ción de ca­za­do­res en la zo­na en la que los ani­ma­les des­tro­zan las fin­cas.

Las ac­cio­nes que los ca­za­do­res pue­den efec­tuar para ata­jar la pre­sen­cia de los ani­ma­les son cua­tro. Pue­den ir con pe­rros, lle­ván­do­los ata­dos con co­rreas, co­mo una ma­ne­ra de ahu­yen­tar­los; pue­den ir con los ani­ma­les suel­tos, lo que equi­va­le a una ba­ti­da sin ar­mas; pue­den rea­li­zar una es­pe­ra, en la que se lle­van es­co­pe­tas aun­que sin mo­ver­se por una zo­na, y pue­den pro­ta­go­ni­zar una ba­ti­da, en la que ya se ac­túa en cam­po abier­to.

Esas cua­tro po­si­bi­li­da­des se ma­ne­jan des­de ha­ce años, y ya se han man­te­ni­do con­tac­tos para que en es­te 2016 se re­pi­ta ese sis­te­ma, co­mo ex­pli­có ayer Ja­co­bo Fei­joo, res­pon­sa­ble de Desen­vol­ve­men­to Ru­ral de Unións Agra­rias (UU.AA.). En cam­bio, las com­pen­sa­cio­nes por da­ños de fau­na sal­va­je lle­van años sin con­ce­der­se.

De­man­da ju­di­cial

Hay tam­bién otra po­si­bi­li­dad, más teó­ri­ca que efec­ti­va, para los que ha­yan su­fri­do esos da­ños en sus te­rre­nos. Pue­de pre­sen­tar­se una de­man­da ju­di­cial con­tra el te­cor de la zo­na, lo que pue­de de­ri­var en una sen­ten­cia que obli­gue a la sociedad de ca­za al pa­go de una can­ti­dad co­mo in­dem­ni­za­ción. Sin em­bar­go, ese su­pues­to pue­de abo­car al te­cor a la des­apa­ri­ción.

Fei­joo ex­pli­ca que si­tua­cio­nes de ese ti­po, que ya se han da­do en di­ver­sos lu­ga­res de España, pue­den su­po­ner el pa­go de una in­dem­ni­za­ción de va­rios mi­les de eu­ros, inasu­mi­bles para los te­co­res. Esas en­ti­da­des sue­len dis­po­ner de se­gu­ros de res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil, pe­ro no para da­ños agra­rios.

An­te la im­po­si­bi­li­dad de afron­tar un des­em­bol­so de esa cuan­tía, a un te­cor no le que­da­ría, en la prác­ti­ca, más op­ción que plan­tear su di­so­lu­ción. Pe­ro esa me­di­da, ra­zo­na Fei­joo, se­ría in­clu­so con­tra­pro­du­cen­te para los que pre­sen­ta­ron la de­man­da, pues­to que así se que­da­rían sin una en­ti­dad au­to­ri­za­da para rea­li­zar ba­ti­das o es­pe­ras con­tra la fau­na sal­va­je.

De­nun­cias en es­tu­dio

Ha­ce años, tras una tem­po­ra­da de ata­ques en fin­cas de maíz que en al­gu­nos ca­sos es­tán pró­xi­mas a vi­vien­das, ve­ci­nos de pa­rro­quias del sur de Vi­lal­ba, en don­de esos da­ños sue­len ser ha­bi­tua­les, lle­ga­ron a es­tu­diar la pre­sen­ta­ción de una de­nun­cia an­te la Guar­dia Ci­vil. Sin em­bar­go, no se con­cre­tó fi­nal­men­te esa de­ci­sión an­te las du­das so­bre si efi­ca­cia real.

PA­LA­CIOS

Da­ños a fin­cas de maíz en Vi­lal­ba en fo­to de ar­chi­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.