El úl­ti­mo ma­go de la tie­rra me­dia

An­drés Inies­ta se con­vir­tió en el mo­tor de España en la pues­ta de lar­go de la selección

La Voz de Galicia (Lugo) - - Eurocopa - MI­GUEL ÁL­VA­REZ

España se es­tre­nó en el Eurocopa con un triun­fo an­gus­tio­so an­te la Re­pú­bli­ca Che­ca. An­drés Inies­ta se con­vir­tió en el fa­ro de un com­bi­na­do na­cio­nal que tu­vo que in­sis­tir has­ta el fi­nal para de­rri­bar el mu­ro di­se­ña­do por los cen­troeu­ro­peos. El man­che­go mo­vió al equipo de ma­ne­ra ma­gis­tral. De sus bo­tas par­tie­ron las me­jo­res opor­tu­ni­da­des y su­yo fue el pa­se del gol de­ci­si­vo, obra de Pi­qué. El del Bar­ce­lo­na reali­zó una ex­hi­bi­ción en Tou­lou­se y de­mos­tró que es el úl­ti­mo ma­go de la tie­rra me­dia de la selección. El ba­luar­te que ha re­co­gi­do con su ca­li­dad la he­ren­cia de Xa­vi Her­nán­dez, Xa­bi Alon­so o, in­clu­so, Da­vid Vi­lla.

LA BRÚ­JU­LA Un es­pec­tácu­lo fa­bri­ca­do en La Man­cha

An­drés Inies­ta ini­ció la Eurocopa co­mo una mo­to, co­mo si por él no hu­bie­sen pa­sa­do los años des­de la an­te­rior ci­ta con­ti­nen­tal, ce­le­bra­da ha­ce cua­tro años. El man­che­go mo­vió al equipo a su an­to­jo, fil­tró pa­ses iné­di­tos en an­te­rio­res par­ti­dos del cam­peo­na­to y cau­só desa­so­sie­go en los che­cos cuan­do apa­re­ció en­tre lí­neas. To­do un es­pec­tácu­lo si­mi­lar al que ha­bía ofre­ci­do en el de­but de 2012, en­ton­ces fren­te a Ita­lia.

Inies­ta re­don­deó su ma­gis­tral ac­tua­ción con el pa­se del gol de España, ma­te­ria­li­za­do por Pi­qué. Con ello, cer­ti­fi­có que se en­cuen­tra en un gran mo­men­to de for­ma, al­go que ya ha­bía de­ja­do en­tre­ver en sus úl­ti­mas com­pa­re- cen­cias de la tem­po­ra­da con el Bar­ce­lo­na.

EL EJE­CU­TOR Los ca­pri­chos del des­tino y de Pi­qué

Ge­rard Pi­qué vol­vió a con­tar con Ser­gio Ra­mos co­mo pa­re­ja de bai­le en el eje de la za­ga. Pe­se a que el fútbol di­rec­to de los che­cos los des­pis­tó en al­gu­na oca­sión, el cen­tral del Bar­ce­lo­na se reivin­di­có en el tra­mo fi­nal del cho­que con el tan­to del triun­fo. Ca­be­ceó un en­vío de Inies­ta a las re­des de Cech y se reivin­di­có an­te sus de­trac­to­res. «Mi hi­jo es­tá en la gra­da con la ca­mi­se­ta de España», co­men­tó tras el en­cuen­tro.

POR­TE­RÍA De Gea ce­rró el de­ba­te

Las du­das so­bre el por­te­ro ti­tu­lar de España se pro­lon­ga­ban des­de ha­ce me­ses. Fi­nal­men­te, Del Bos­que op­tó por Da­vid de Gea. El guar­da­me­ta del Man­ches­ter Uni­ted fue un es­pec­ta­dor más du­ran­te mu­chos mi­nu­tos, pe­ro se em­pleó con sol­ven­cia en las es­ca­sas opor­tu­ni­da­des en las que la Re­pú­bli­ca Che­ca le dio tra­ba­jo. En es­ta oca­sión, a Ca­si­llas le to­có ani­mar des­de el ban­qui­llo.

RE­CUR­SOS Un pro­fun­do fon­do de ar­ma­rio ro­jo

La mar­cha de al­gu­nos ilus­tres ve­te­ra­nos ha co­lo­ca­do a Inies­ta co­mo el úni­co pe­so pe­sa­do de la selección en la par­ce­la ofen­si­va. Es­ta cir­cuns­tan­cia ha po­di­do li­be­rar a Del Bos­que, que pue­de pen­sar más en fut­bo­lis­tas y me­nos en cro­mos. Adu­riz, Thia­go y Pe­dro fue­ron los hom­bres de re­em­pla­zo. Pe­ro aún que­dó ar­ti­lle­ría en el al­ma­cén co­mo Ko­ke o Lu­cas Váz­quez.

BE­NE­FI­CIOS Al­go más que un triun­fo

La bru­tal eli­mi­na­ción de España en el Mun­dial de ha­ce dos años po­dría ha­ber ge­ne­ra­do du­das so­bre la ca­pa­ci­dad del equipo. Fiel a sus se­ñas de iden­ti­dad, la selección ha mos­tra­do an­sias por vol­ver a do­mi­nar Eu­ro­pa.

VASSIL DONEV EFE

Inies­ta con­du­ce el ba­lón tras su­pe­rar a Pla­sil en una de las ju­ga­das del man­che­go du­ran­te el par­ti­do de ayer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.