El de­ba­te no acla­ra los pac­tos de Go­bierno

El lí­der del PP sa­le vi­vo del de­ba­te, el so­cia­lis­ta re­pe­le la lla­ma­da al con­sen­so de Uni­dos Podemos y Ri­ve­ra bus­ca ser el ár­bi­tro

La Voz de Galicia (Lugo) - - Portada - G. BA­RE­ÑO / E. CLE­MEN­TE

Ra­joy de­fien­de con aplo­mo su ges­tión an­te las crí­ti­cas de sus ri­va­les Sán­chez vuel­ve a in­sis­tir en for­mar un Eje­cu­ti­vo de cam­bio, pe­ro no con­cre­ta có­mo Igle­sias pro­po­ne un Go­bierno con los so­cia­lis­tas, que pre­si­di­ría en ca­so de ser se­gun­do Ri­ve­ra le pi­de a Ra­joy que pien­se si de­be se­guir, para fa­ci­li­tar un acuer­do

Fue un de­ba­te in­ten­so, du­ro por mo­men­tos, aun­que co­rrec­to en las for­mas, pe­ro que de­jó sin res­pon­der la pre­gun­ta cla­ve de es­tas elec­cio­nes: si el so­cia­lis­ta Pe­dro Sán­chez ha­rá presidente o no al lí­der de Uni­dos Podemos, Pa­blo Igle­sias, en ca­so de que el PSOE que­de ter­ce­ro. Ra­joy sa­lió vi­vo de una prue­ba di­fí­cil para él, en la que fue ata­ca­do des­de to­dos los fren­tes. Sol­ven­te en economía para de­fen­der­se de lo que por mo­men­tos pa­re­ció un tres con­tra uno, fla­queó al ha­blar de co­rrup­ción, pe­ro ti­ró de ofi­cio e iro­nía cuan­do se vio aco­rra­la­do, aun­que abu­só del tono pro­fe­so­ral. Sán­chez se lan­zó a de­güe­llo con­tra Ra­joy, pe­ro más aún con­tra Pa­blo Igle­sias, con el que mar­có dis­tan­cias para tra­tar de re­cu­pe­rar te­rreno, re­cha­zan­do per­ma­nen­te­men­te la in­vi­ta­ción al pac­to tras el 26J. El so­cia­lis­ta mos­tró so­li­dez, aun­que su in­de­fi­ni­ción so­bre los pac­tos le pe­na­li­zó. Igle­sias arries­gó po­co y adop­tó un tono de pre­si­den­cia­ble. Bus­có inú­til­men­te la com­pli­ci­dad de Sán­chez y so­lo en­tró al cuer­po a cuer­po con Ra­joy. Y Al­bert Ri­ve­ra, por mo­men­tos es­pec­ta­dor de las re­frie­gas, re­pi­tió el papel de as­pi­ran­te a ár­bi­tro, ata­can­do a to­dos, en especial a Igle­sias por los víncu­los con Ve­ne­zue­la y a Ra­joy por los ca­sos de co­rrup­ción, in­vi­tan­do al lí­der del PP a dar un pa­so atrás.

ECONOMÍA Y EM­PLEO

To­dos con­tra Ra­joy. Ra­joy se que­dó so­lo en defensa de su ges­tión eco­nó­mi­ca, que fue du­ra­men­te cri­ti­ca­da por sus tres ad- ver­sa­rios. Vol­vió a acu­dir a la he­ren­cia re­ci­bi­da y ase­gu­ró que en­con­tró un país que es­ta­ba al bor­de de la quie­bra y el res­ca­te y aho­ra cre­ce y crea em­pleo. «Ne­ce­si­ta­mos per­se­ve­rar en las po­lí­ti­cas, si pre­ten­de­mos de­ro­gar­lo to­do y em­pe­zar de ce­ro vol­ve­re­mos a la ca­la­mi­to­sa si­tua­ción del 2011», ad­vir­tió. Los otros tres des­gra­na­ron la ca­ra B de la economía: tra­ba­jo pre­ca­rio, pa­ro, au­men­to de la po­bre­za y de la de­sigual­dad. Ri­ve­ra lo acu­só de «con­for­mis­mo» y «triun­fa­lis­mo» y Sán­chez, de «au­to­com­pla­cen­cia». El can­di­da­to de Ciu­da­da­nos subió el tono con­tra Igle­sias, a quien acu­só de ser un «lo­bo con piel de cor­de­ro» que es­con­de sus in­ten­cio­nes en un ca­tá­lo­go de Ikea y pre­ten­de ma­cha­car a im­pues­tos a las cla­ses me­dias y los au­tó­no­mos, y le echó en ca­ra el fra­ca­so de su alia­do Sy­ri­za en Gre­cia. «En­tre la co­pia y ori­gi­nal, me que­do con ori­gi­nal, me que­do con PP», le con­tes­tó Igle­sias con des­dén y pro­si­guió su cuer­po a cuer­po con el presidente. Sán­chez pro­nos­ti­có que si si­gue Ra­joy «ha­brá mas re­cor­tes, mas im­pues­tos y ca­sos de co­rrup­ción se­ma­na tras se­ma­na».

PO­LÍ­TI­CAS SO­CIA­LES

Sán­chez re­cha­za el abra­zo de

Igle­sias. El ca­pí­tu­lo de po­lí­ti­cas so­cia­les se con­vir­tió en un due­lo en­tre Igle­sias y Sán­chez, que re­cha­zó la in­vi­ta­ción per­ma­nen­te al acuer­do de su ri­val. El so­cia­lis­ta pro­pu­so un nue­vo im­pues­to para su­fra­gar las pen­sio­nes, lo que fue apo­ya­do por Igle­sias. «Agra­dez­co su mano ten­di­da, pe­ro me gus­ta­ría que an­tes sol­ta­ra la del se­ñor Ra­joy», le res­pon­dió, para za­far­se del abra­zo. Pe­ro Igle­sias in­sis­tió una y otra vez en de­cir­le a Sán­chez que se equi­vo­ca «de enemi­go». «El ri­val es Ra­joy», su­su­rra­ba mo­vien­do dra­má­ti­ca­men­te la ca­be­za. Jus­ti­fi­có su pro­pues­ta de au­men­tar el gas­to pú­bli­co en 60.000 mi­llo­nes de eu­ros lle­gan­do a po­ner co­mo ejem­plo de esas po­lí­ti­cas al nor­te­ame­ri­cano Ba­rack Oba­ma y a los ayun­ta­mien­tos en los que es­tá Podemos. Ra­joy ase­gu­ró que si go­bier­na no re­cor­ta­rá «na­da» en política so­cial pe­se a las exi­gen­cias de Bru­se­las y de­fen­dió el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y la crea­ción de em­pleo co­mo me­jor ga­ran­tía del Es­ta­do del bie­nes­tar. Ri­ve­ra sos­tu­vo que la me­jor política so­cial es «la que se pue­de pa­gar». Se com­pro­me­tió a que de­pen­den­cia, sa­ni­dad y edu­ca­ción «sean igua­les en to­da España» y acu­só a Igle­sias de li­mi­tar­se a pro­po­ner la de­ro­ga­ción de to­do lo que ha he­cho el PP.

RE­GE­NE­RA­CIÓN

Ri­ve­ra aco­rra­la a Ra­joy. Sán­chez y, so­bre to­do, un Ri­ve­ra muy agre­si­vo aco­rra­la­ron con la co­rrup­ción a Ra­joy, que se de­fen­dió ar­gu­men­tan­do que aho­ra se lu­cha con­tra es­ta la­cra más que nun­ca. El lí­der so­cia­lis­ta se­ña­ló que de­bió di­mi­tir cuan­do en­vió el SMS de apoyo a Luis Bár­ce­nas y le ca­li­fi­có co­mo un «presidente en B» que los es­pa­ño­les no se me­re­cen. El can­di­da­to de la for­ma­ción na­ran­ja fue aún más le­jos y lo acu­só de ha­ber co­bra­do so­bres y di­ne­ro ne­gro, mos­trán­do­le los pa­pe­les del ex­te­so­re­ro del PP. Ade­más, ne­gó que ten­ga au­to­ri­dad mo­ral para en­ca­be­zar un Go­bierno que lu­che con­tra la co­rrup­ción y, aun­que no le re­cla­mó que di­mi­ta, le pi­dió que re­fle­xio­ne y se apar­te. Ra­joy reac­cio­nó con du­re­za acu­san­do a Ri­ve­ra de te­ner una «men­ta­li­dad in­qui­si­to­rial». El lí­der de Ciu­da­da­nos pa­só de nue­vo al ata­que con­tra Igle­sias, al que re­cor­dó que la fun­da­ción CEPS, de la que fue fundador, re­ci­bió sie­te mi­llo­nes de eu­ros del ré­gi­men ve­ne­zo­lano. «No sé si es fi­nan­cia­ción ile­gal, pe­ro es in­mo­ral», le es­pe­tó. El can­di­da­to de Uni­dos Podemos reac­cio­nó ai­ra­do: «No pue­do per­mi­tir que acu­sen a mi par­ti­do de un de­li­to tan gra­ve». Ri­ve­ra in­sis­tió en que no ha­bía di­cho que fue­ra un de­li­to. So­bre Ca­ta­lu­ña, los tres lí­de­res que se opo­nen al de­re­cho a de­ci­dir pu­sie­ron con­tra las cuer­das a Igle­sias. Sán­chez re­cor­dó que la al­cal­de­sa de Bar­ce­lo­na apo­yó la in­de­pen­den­cia. «Es in­cohe­ren- te lla­mar a Ada Co­lau in­de­pen­den­tis­ta y go­ber­nar con ella», le con­tes­tó Igle­sias. En to­do ca­so, es­te di­jo que el de­re­cho de au­to­de­ter­mi­na­ción no se­rá una lí­nea ro­ja para ne­go­ciar con el PSOE tras el 26J.

POLÍTICA EX­TE­RIOR

Area de con­sen­so. El ca­pí­tu­lo de política ex­te­rior fue el que ge­ne­ró un ma­yor con­sen­so. Hu­bo acuer­do ca­si to­tal en la lu­cha con­tra el te­rro­ris­mo, aun­que Ri­ve­ra re­cla­mó a Podemos que se in­te­gre en el pac­to an­ti­yiha­dis­ta y no ac­túe co­mo ob­ser­va­dor. So­lo en el ca­pí­tu­lo de re­fu­gia­dos hu­bo dis­cre­pan­cias. Sán­chez acu­só a Ra­joy de in­cum­plir el com­pro­mi­so de re­ci­bir mi­gran­tes y se com­pro­me­tió a que si él go­bier­na España se-

ra «un país de aco­gi­da». Ase­gu­ró que el Go­bierno del PP ha re­cha­za­do ofre­ci­mien­tos de ayun­ta­mien­tos so­cia­lis­tas para aco­ger re­fu­gia­dos. Por el con­tra­rio, Ra­joy sos­tu­vo que España es el cuar­to país eu­ro­peo que más mi­gran­tes ha aco­gi­do. Igle­sias, en tono muy mo­de­ra­do, ani­mó a bus­car el con­sen­so en ma­te­ria de te­rro­ris­mo y de re­fu­gia­dos, aun­que en es­te ca­pí­tu­lo di­jo que la UE es­tá in­cum­plien­do sus com­pro­mi­sos. Ri­ve­ra in­sis­tió en que Podemos quie­re que España sal­ga del eu­ro, an­te las pro­tes­tas de Igle­sias.

PAC­TOS

Sán­chez no con­cre­ta. Igle­sias fue cla­ro: so­lo con­tem­pla for­mar un Go­bierno pro­gre­sis­ta, ha­ya o no sor­pas­so, con el PSOE, en el que el presidente sea el de la lis­ta que ob­ten­ga más vo­tos. Ra­joy pi­dió un com­pro­mi­so para que se de­je go­ber­nar a la lis­ta más vo­ta­da y rei­te­ró su apues­ta por la gran coa­li­ción con los so­cia­lis­tas, a ser po­si­ble «con lí­de­res mo­de­ra­dos y sen­sa­tos», in­si­nuan­do que Sán­chez no lo es. El can­di­da­to so­cia­lis­ta, que vol­vió a in­sis­tir en un Go­bierno de cam­bio y pro­gre­sis­ta, man­tu­vo su am­bi­güe­dad so­bre si ha­ría o no presidente a Igle­sias si Uni­dos Podemos es la se­gun­da fuer­za, aun­que le lan­zó crí­ti­cas muy du­ras, y rei­te­ró que Ra­joy es­tá in­ca­pa­ci­ta­do para go­ber­nar. Ri­ve­ra apos­tó por lle­gar a acuer­dos, pe­ro sin el ac­tual presidente.

MI­NU­TO DE ORO Cua­tro for­mas de pe­dir el vo­to.

Igle­sias se­ña­ló que los ciu­da­da­nos es­pa­ño­les han perdido el mie­do y «si la gen­te va a vo­tar con ale­gría y es­pe­ran­za las elec­cio­nes no las van a ga­nar los de siem­pre». «Si sien­ten co­mo yo que España se pue­de vol­ver a le­van­tar y si quie­ren un país jus­to, don­de na­die se que­de atrás, les pi­do que con­fíen en mí», di­jo Ri­ve­ra. Ra­joy se­ña­ló que España es un gran país que de­be man­te­ner el rum­bo para lo­grar que 20 mi­llo­nes de es­pa­ño­les tra­ba­jen al fi­nal de la le­gis­la­tu­ra. Sán­chez se di­ri­gió a los in­de­ci­sos pi­dién­do­les que pien­sen «en las be­cas de tus hi­jos, en las mu­je­res que su­fren la de­sigual­dad, en los de­pen­dien­tes, en los ni­ños que su­fren la po­bre­za, pe­ro so­bre to­do en tus hi­jos y tus nie­tos».

Ma­riano Ra­joy po­sa an­tes del ini­cio del de­ba­te ajeno al res­to de los can­di­da­tos, mien­tras Al­bert Ri­ve­ra ha­ce in­di­ca­cio­nes a Pe­dro Sán­chez con Pa­blo Igle­sias muy aten­to.

BE­NI­TO OR­DÓ­ÑEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.