A la UEFA se le va de las ma­nos

Los vio­len­tos es­ca­pan del con­trol del or­ga­nis­mo, que so­lo ame­na­za con san­cio­nar a las fe­de­ra­cio­nes

La Voz de Galicia (Lugo) - - Eurocopa - XUR­XO FERNÁNDEZ

Seis bri­tá­ni­cos, tres fran­ce­ses y un aus­tría­co. Son los pri­me­ros ul­tras en ser juz­ga­dos por los gra­ves in­ci­den­tes de Mar­se­lla. Nin­gún ru­so. Y no lo ha­brá, por­que co­mo re­co­no­ció ayer el fis­cal de la ciu­dad ga­la, Bri­ce Robin, el ope­ra­ti­vo de se­gu­ri­dad no sir­vió para de­te­ner a uno so­lo de los gran­des pro­ta­go­nis­tas de los al­ter­ca­dos que se desa­rro­lla­ron en­tre el vier­nes y el do­min­go. Tam­po­co al­can­zó para fre­nar la mul­ti­tud de pe­leas pro­vo­ca­das por gru­pos de radicales lle­ga­dos a Fran­cia con la dis­cul­pa del fútbol y la in­ten­ción real de ata­car in­dis­cri­mi­na­da­men­te a cualquier afi­cio­na­do de equi­pos ri­va­les.

Ru­sia, or­ga­ni­za­do­ra ba­jo sos­pe­cha del pró­xi­mo Mun­dial, da co­bi­jo (e in­clu­so alien­to) a va­rias fac­cio­nes de ul­tras ex­tre­ma­da­men­te vio­len­tos que se for­man para el com­ba­te ur­bano. Que acu­den in­clu­so a cam­pa­men­tos don­de re­ci­ben ins­truc­ción, co­mo se pue­de ver en dis­tin­tas fotos y ví­deos que es­tos días re­co­gen los me­dios in­gle­ses para do­cu­men­tar la sa­ña con la que fue­ron ata­ca­dos los hin­chas bri­tá­ni­cos.

Los se­gui­do­res lle­ga­dos de las is­las ha­bían em­pe­za­do las hos­ti­li­da­des en la Eurocopa, en­fren­tán­do­se con los agen­tes des­ple­ga­dos en Mar­se­lla. Sin em­bar­go, se vie­ron pron­to su­pe­ra­dos, tan­to en nú­me­ro co­mo en bru­ta­li­dad, por los ru­sos, que apro­ve­cha­ron el due­lo de su selección con la de los tres leo­nes para or­ques­tar una car­ni­ce­ría. «Se po­nían pro­tec­to­res bu­ca­les y guan­tes de com­ba­te an­tes de ata­car», re­la­tó el res­pon­sa­ble de la se­gu­ri­dad británica, Mark Ro­berts, al dia­rio The

Guar­dian. Las pa­li­zas de­pa­ra­ron 35 he­ri­dos, uno de ellos de ex­tre­ma gra­ve­dad. «Fue­ron ope­ra­cio­nes hi­per­rá­pi­das e hi­per­vio­len­tas», afir­mó Robin para dis­cul­par la fal­ta de de­te­ni­dos en el ban­do más agre­si­vo.

Aún más di­fí­cil de jus­ti­fi­car es lo ocu­rri­do en el es­ta­dio Ve­lo­dro­me, don­de la se­gu­ri­dad vol­vió a ver­se su­pe­ra­da por otro grupo de ul­tras ru­sos, que re­co­rrie­ron im­pu­ne­men­te to­da una gra­da gol­pean­do a afi­cio­na­dos in­gle­ses. He­chos que se su­man a la pre­sen­cia de ben­ga­las en es­te y otros en­cuen­tros de la primera fa­se pe­se a las me­di­das de con­trol de una or­ga­ni­za­ción des­bor­da­da. A la UEFA se le ha ido la com­pe­ti­ción de las ma­nos en­tre ino­cuas ame­na­zas a las fe­de­ra­cio­nes mien­tras el tor­neo pier­de ima­gen.

JEAN-PAUL PELISSIER REUTERS

Ul­tras in­gle­ses lan­zan­do ob­je­tos en Mar­se­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.