«Es­toy for­tí­si­mo, con ga­nas de se­guir»

El téc­ni­co pien­sa que cum­pli­rá su con­tra­to y cree que hay una bue­na ba­se para as­cen­der en el 2017

La Voz de Galicia (Lugo) - - Deportes - IVÁN ANTELO

Tre­men­da­men­te can­sa­do, Manuel Al­fre­do Mos­que­ra Bas­ti­da (A Co­ru­ña, 1968) atien­de a la lla­ma­da de La Voz para ana­li­zar la tem­po­ra­da del Fa­bril. Se ar­ma de va­lor para vol­ver a em­pren­der la ta­rea de ilu­sio­nar a los su­yos con ese as­cen­so que se re­sis­te. Sa­be que sus ju­ga­do­res lo si­guen co­mo a un pa­dre y ca­da una de sus pa­la­bras ca­la muy hon­do en ellos. Por eso, se cen­tra en ala­bar su en­tre­ga y en ex­pli­car­les que hoy son más ju­ga­do­res que ha­ce sie­te me­ses. Y eso, a pe­sar de la eli­mi­na­ción del do­min­go.

—Pri­mer día des­pués de la de­cep­ción. ¿Có­mo es­tá? —Lle­vo mu­chos años en es­to y al día si­guien­te tie­nes que pa­sar pá­gi­na y no mi­rar atrás. Sa­be­mos que lo he­mos he­cho de ma­ra­vi­lla los dos par­ti­dos, tu­vi­mos oca­sio­nes de gol, pe­ro no mar­ca­mos el que me­re­cía­mos y nos eli­mi­na­ron. Así que ya no le doy más vuel­tas. La pa­la­bra es esa, de­cep­ción, pe­ro ya has­ta ca­si se me es­tá pa­san­do por­que me que­do con que mis ju­ga­do­res se han va­cia­do. De mar­zo a aquí he­mos ido de buen jue­go a bri­llan­te.

—¿El ob­je­ti­vo era ga­nar la Li­ga de Ter­ce­ra y as­cen­der a Se­gun­da B? —Sí. Lo di­je en ju­lio y no voy a mo­di­fi­car­lo aho­ra por­que nos in­tere­se. Nos mar­ca­mos ese ob­je­ti­vo y lue­go pu­si­mos la co­le­ti­lla de «la com­pe­ti­ción nos pon­drá don­de nos me­re­ce­mos». Era muy di­fí­cil que con­si­guie­ra la primera pla­za por­que en los cua­tro pri­me­ros me­ses he­mos pa­ga­do mu­chos pea­jes. Si el Boi­ro nos sa­có diez puntos y el Cer­ce­da cin­co, yo creo que mu­chos los per­di­mos en la primera vuel­ta cla­ra­men­te. Otra co­sa es que a la gen­te le di­ga que so­mos un sú­per equipo que va­mos a que­dar cam­peo­nes con 20 puntos de di­fe­ren­cia res­pec­to al se­gun­do. Y yo eso no lo di­je en nin­gún mo­men­to y esas ex­pec­ta­ti­vas sí que hu­bie­sen si­do in­jus­tas. ¿Que hu­bié­ra­mos po­di­do ser cam­peo­nes con la re­gu­la­ri­dad de la se­gun­da vuel­ta en la primera? Pues sí. Pe­ro eso es muy di­fí­cil con un equipo ca­si nue­vo, mu­chos del año 96, en el que el 80 por cien­to de la plan­ti­lla no ha­bía ju­ga­do en Ter­ce­ra. Pe­ro hay que ser así. Hay que ser am­bi­cio­sos y mar­car­se ob­je­ti­vos al­tos. Qui­zás lo que no es­pe­rá­ba­mos es que en es­ta di­ná­mi­ca de ir de me­nos a más, el me­nos ha du­ra­do más que el más. Nues­tro me­nos du­ró has­ta fe­bre­ro, cuan­do de­be­ría ha­ber si­do has­ta no­viem­bre, y eso se pa­ga. —La par­te po­si­ti­va es que el club tie­ne aho­ra a un gran nú­me­ro de cha­va­les de 20 años con una ex­pe­rien­cia de mu­chos par­ti­dos en Ter­ce­ra Di­vi­sión. —Sin nin­gu­na du­da. Es que par­te de mi tra­ba­jo en el Fa­bril es ese. Es ha­cer­los evo­lu­cio­nar, es ha­cer­los ma­du­ros en la com­pe­ti­ción... Ga­na­mos par­ti­dos, nos me­ti­mos en el play off y aún en­ci­ma sa­be­mos que aho­ra nos que­da un equipo es­pec­ta­cu­lar para el año que vie­ne. Por­que ya te­ne­mos en­tre 13 y 15 ju­ga­do­res con con­tra­to y eso es mu­cho. Es­to es al­go que por fin podemos te­ner, por­que yo lle­vo dos años aquí y he te­ni­do dos gru­pos di­fe­ren­tes. Y aho­ra sí que va a que­dar una ba­se con ex­pe­rien­cia para el año que vie­ne.

—¿Y se ve con ga­nas? —Hom­bre, hom­bre... Yo ten­go mu­chas ga­nas siem­pre. Yo soy un pro­fe­sio­nal y mi pa­sión es en­tre­nar. Lo que pa­sa es que me pre­gun­tas el lu­nes, al día si­guien­te de que­dar eli­mi­na­dos, de lle­var un pa­lo tre­men­do, y se te cae un po­co el can­san­cio en­ci­ma... Pe­ro yo soy un ti­po que mi­rar para ade­lan­te, ani­ma­do, que siem­pre es­toy con el po­si­ti­vis­mo arri­ba, con la fra­se que le di­go a to­do el mun­do de «siem­pre sa­le el sol»... Con lo cual es­toy for­tí­si­mo y con mu­chas ga­nas de se­guir, cla­ro.

—¿Qué sa­be de su fu­tu­ro? —Bueno, a ver... En es­te mun­do esas co­sas pa­san y no voy a de­cir yo, aho­ra, que no pue­da ocu­rrir. Pe­ro es­toy muy tran­qui­lo y no por el año de con­tra­to. Yo no ne­ce­si­to ape­lar a él. Yo ape­lo a có­mo es mi re­la­ción con Tino Fernández, con Fernando Vidal y con Al­bert Gil, que son real­men­te los res­pon­sa­bles del Fa­bril. Veo có­mo es mi tra­to con ellos y lo que me di­cen siem­pre es que es­tán muy con­ten­tos con­mi­go. Así que por el ca­ri­ño que me dis­pen­san no ten­go nin­gu­na du­da. Con ese tra­to no ten­go que aga­rrar­me a nin­gún con­tra­to, ni mu­cho me­nos. EN­TRE­NA­DOR DEL FA­BRIL

CÉ­SAR QUIAN

Mos­que­ra lle­va dos años al fren­te del fi­lial de­por­ti­vis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.