In­tru­sos en los mer­ca­di­llos ga­lle­gos

De­nun­cian que el 50 % de los ven­de­do­res am­bu­lan­tes no tie­nen au­to­ri­za­ción, y pi­den una nor­ma­ti­va au­to­nó­mi­ca y más con­trol po­li­cial y de los al­cal­des

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia - LAU­RA G. DEL VALLE

A la Aso­cia­ción Ga­le­ga de Am­bu­lan­tes Au­tó­no­mos —AGAA— no le ha tem­bla­do el pul­so para acu­sar a los con­ce­llos ga­lle­gos y a la Po­li­cía Lo­cal de un «des­pre­cio» que, en pa­la­bras del pre­si­den­te, Fran­cis­co Al­vi­te, se ha­ce pal­pa­ble to­man­do for­ma de un in­tru­sis­mo atroz en el gre­mio. Si ya los vien­tos no so­pla­ban a fa­vor de los mer­ca­di­llos en los úl­ti­mos tiem­pos en Ga­li­cia, lo que le fal­ta­ba a es­tos ven­de­do­res era sen­tir el «re­cha­zo de los al­cal­des, la Di­rec­ción Xe­ral de Comercio y la Fe­de­ra­ción Ga­le­ga de Mu­ni­ci­pios e Pro­vin­cias —FE­GAMP—», ase­gu­ra Al­vi­te.

Es­ta si­tua­ción vie­ne de le­jos. Con­cre­ta­men­te del año 2010, cuan­do se apro­bó la Ley de Comercio In­te­rior de Ga­li­cia, se­gún la cual «los mer­ca­dos de­ja­ron de te­ner re­gu­la­ción au­to­nó­mi­ca», afir­ma Al­vi­te. Has­ta ese año, los mer­ca­di­llos se re­gían por un de­cre­to del 2001 que te­nía por ob­je­to la re­gu­la­ción de la ven­ta am­bu­lan­te den­tro de la co­mu­ni­dad.

El cam­bio, se­gún Al­vi­te, ha con- ver­ti­do a de­ter­mi­na­dos con­ce­llos en «pa­raí­sos fis­ca­les, en los que se les con­sien­te tra­ba­jar sin te­ner que cum­plir la nor­ma­ti­va le­gal». Así, se tras­la­da­rían a es­tos pun­tos a sa­bien­das de que tie­nen car­ta blan­ca para ven­der de ma­ne­ra frau­du­len­ta. «Bien por­que la po­li­cía no es­tá san­cio­nan­do, bien por­que los al­cal­des no tra­mi­tan, la cues­tión es que las mul­tas no se es­tán eje­cu­tan­do», sen­ten­cian des­de AGAA. Unas mul­tas que, de apli­car­se reite­ra­da­men­te, al­can­za­rían los 50.000 eu­ros, «pe­ro si so­lo hay aper­ci­bi­mien­to de pa­la­bra nun­ca se lle­ga­rá a su­mar es­ta cuan­tía, y por tan­to, los in­tru­sos se­gui­rán ac­tuan­do con­for­me a la ile­ga­li­dad», pun­tua­li­za Al­vi­te.

Por lo que de­no­tan las con­ti­nuas de­nun­cias, es­ta prác­ti­ca es ha­bi­tual en to­da la co­mu­ni­dad. «Por in­for­mes que he­mos re­ci­bi­do de di­fe­ren­tes con­ce­llos y por el nú­me­ro de pues­tos en los mer­ca­dos am­bu­lan­tes de Ga­li­cia que ve­mos sin au­to­ri­za­ción, es­ti­ma­mos que la mi­tad de los ven­de­do­res son in­tru­sos», ase­gu­ra Al­vi­te. Sin du­da, una ci­fra preo­cu­pan­te que, por otro la­do, «no cum­plen to­dos los con­ce­llos». Las cor­po­ra­cio­nes mu­ni­ci­pa­les más res­pon­sa­bles se­rían las de Bueu, Ma­rín y Re­don­de­la. Alfredo Gar­cía, pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Ga­le­ga de Mu­ni­ci­pios e Pro­vin­cias (Fe­gamp), quie­re su­mar el con­ce­llo del que es al­cal­de, O Bar­co, a es­ta lis­ta: «Aquí to­do el mun­do cum­ple con la le­ga­li­dad», ase­gu­ra.

Ya co­mo ca­be­za vi­si­ble de la Fe­gamp, Gar­cía co­men­ta que sí les lle­gó «un es­cri­to de AGAA en el que se pe­día que la Xun­ta crea­ra una or­de­nan­za para re­gu­lar la ven­ta am­bu­lan­te. Pe­ro no­so­tros ahí no te­ne­mos có­mo ope­rar, no nos com­pe­te». Asi­mis­mo, Alfredo Gar­cía afir­ma que no tie­ne co­no­ci­mien­to de si se co­rres­pon­den o no con la reali­dad los da­tos de in­tru­sis­mo que de­nun­cia es­ta aso­cia­ción, pe­ro «lo mi­ra­re­mos en la pró­xi­ma co­mi­sión de por­ta­vo­ces y en la eje­cu­ti­va. Así nos po­dre­mos ha­cer una idea más ge­ne­ral de en qué si­tua­ción se en­cuen­tra la ven­ta am­bu­lan­te y, si hi­cie­ra fal­ta, ha­bla­ría­mos con la Xun­ta».

Ima­gen del mer­ca­do de Ma­rín, con­ce­llo que, se­gún AGAA, es uno de los más res­pon­sa­bles con res­pec­to a las au­to­ri­za­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.