So­lo hay un per­de­dor en el de­ba­te: Pe­dro Sánchez

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - Gon­za­lo Bareño

¿ Quién ga­na un de­ba­te elec­to­ral? ¿Quién lo pier­de? Des­de lue­go, no aque­llos que in­di­quen las en­cues­tas rea­li­za­das en­tre to­do el es­pec­tro de vo­tan­tes. A Ma­riano Ra­joy, por ejem­plo, no le afec­ta en na­da lo que opi­nen de él los que pien­san apo­yar a Uni­dos Po­de­mos, y a Pa­blo Igle­sias no le in­flu­ye lo más mí­ni­mo có­mo le va­lo­ren los vo­tan­tes del PP, por­que en­tre ellos no se dispu­tan prác­ti­ca­men­te nin­gún vo­to. Y tam­po­co les su­ma na­da, ni a ellos ni a Pe­dro Sánchez ni a Al­bert Ri­ve­ra, la va­lo­ra­ción que ha­gan quie­nes ya tie­nen de­ci­di­do vo­tar­les y lo ha­rían aun­que res­ba­la­ran con una cás­ca­ra de plá­tano en pleno de­ba­te y se es­tam­pa­ran con­tra el sue­lo. La in­men­sa ma­yo­ría de los es­pec­ta­do­res, y sus va­lo­ra­cio­nes, son por tan­to pres­cin­di­bles para los can­di­da­tos, por­que los des­ti­na­ta­rios úti­les de este de­ba­te son ex­clu­si­va­men­te aque­llos que dudan a quién vo­tar. El due­lo lo ga­na quien cum­ple me­jor con sus ex­pec­ta­ti­vas so­bre esos in­de­ci­sos, y lo pier­de el que más se ale­ja de ellas.

Vea­mos en­ton­ces cuá­les eran esos ob­je­ti­vos. El de Ra­joy, sa­lir vi­vo del en­tuer­to, no co­me­ter erro­res gra­ves y man­te­ner ase­gu­ra­da su con­di­ción de ga­na­dor de las elec­cio­nes. El de Pe­dro Sánchez, recuperar te­rreno e im­po­ner­se a Pa­blo Igle­sias para evi­den­ciar que la al­ter­na­ti­va a Ra­joy es él, y no el lí­der de Po­de­mos. El de Ri­ve­ra, aguan­tar la po­si­ción, no per­der pro­ta­go­nis­mo y man­te­ner la ca­pa­ci­dad de pac­tar con PP y PSOE. Y el de Igle­sias, no asus­tar, afian­zar­se co­mo se­gun­da fuer­za y evi­den­ciar que so­lo hay dos al­ter­na­ti­vas: que go­bier­ne él o que lo ha­ga Ra­joy. Con esas pre­mi­sas, pue­de dis­cu­tir­se quien ga­nó, pe­ro re­sul­ta in­dis­cu­ti­ble que el per­de­dor cla­rí­si­mo es Pe­dro Sánchez, que no so­lo no lo­gró nin­guno de sus ob­je­ti­vos, sino que pro­ba­ble­men­te per­dió su úl­ti­ma opor­tu­ni­dad de al­can­zar­los.

Re­sul­ta inau­di­to que, sa­bien­do que se tra­ta de la pre­gun­ta cla­ve de es­tas elec­cio­nes, y tam­bién que se la iban a for­mu­lar en el de­ba­te, Sánchez so­lo fuera ca­paz de bal­bu­cear una tor­pe co­lec­ción de va­gue­da­des cuan­do se le in­qui­rió so­bre si apo­ya­rá o no a Pa­blo Igle­sias en el ca­so de que su par­ti­do que­da­ra ter­ce­ro. «No. Lean mis la­bios. El PSOE ja­más en­tre­ga­rá la pre­si­den­cia de España a Uni­dos Po­de­mos. Así que, si quie­ren un Go­bierno de iz­quier­das, vó­ten­me a mí». Esa ha­bría si­do la úni­ca res­pues­ta acep­ta­ble a la pre­gun­ta des­de el pun­to de vis­ta de los in­tere­ses del PSOE. En­tre otras co­sas, por­que no men­ti­ría. Él, des­de lue­go, no ten­drá opor­tu­ni­dad de apo­yar a Igle­sias, por­que si que­da ter­ce­ro ten­drá que di­mi­tir in­me­dia­ta­men­te, pre­sio­na­do por su par­ti­do. Y si él no da la pre­si­den­cia a Uni­dos Po­de­mos, mu­cho me­nos lo ha­rá un PSOE des­ca­be­za­do y obli­ga­do a re­no­var­se, por­que en­ton­ces co­men­za­ría su re­ge­ne­ra­ción sui­ci­dán­do­se.

Al ne­gar ta­jan­te­men­te que va­ya a apo­yar al PP, pe­ro no acla­rar si apo­ya­rá o no a Po­de­mos, Sánchez de­ja en el ai­re la idea de que po­dría ha­cer­lo. Y por esa puer­ta abier­ta sa­lie­ron de in­me­dia­to mi­les de in­de­ci­sos que po­dían ha­ber vo­ta­do al PSOE, pe­ro que ja­más ha­rían pre­si­den­te a Igle­sias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.